Mata Hari, la espía más famosa de la historia que perdió, literalmente, la cabeza

Muchas han sido las mujeres que, a lo largo de la historia, se han dedicado al espionaje, quedando algunas de ellas en el más absoluto de los olvidos, a pesar de haber protagonizado grandes y relevantes operaciones.

Sin embargo, el nombre de Mata Hari es el que más popular se ha hecho, siendo muy recurrente el citarla cuando se habla o poner como ejemplo a una mujer como espía.

Un hecho sorprendente al tener en cuenta que Mata Hari apenas actuó como espía a lo largo de medio año (entre mediados de 1916 y principios de 1917, durante la Primera Guerra Mundial), siendo poquísimas las misiones que realizó y, además, de escasa relevancia para la política y estrategia militar de la época y conflicto bélico.

A pesar de ello, su figura se hizo sumamente popular, convirtiéndose en todo un icono cultural.

Un gran número de películas sobre su vida o utilizarla como uno de los personajes en novelas, series o cómics, han aupado a Mata Hari a un pedestal de gloria y fama, el cual no debería ocupar al carecer sus acciones de relevancia alguna.

Pero, evidentemente, hay un motivo para que, tras su muerte (fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento, tras ser acusada por Francia de traición) su figura se hiciera mundialmente célebre: el hecho de ser bailarina de danzas exóticas y orientales y dar una imagen de ‘femme fatale’ (mujer seductora que ejerce sobre los hombres una atracción irresistible y peligrosa, tal y como se describe este término en el diccionario).

Nació en los Países Bajos y su verdadero nombre era Margaretha Geertruida Zelle.

Pertenecía a una acomodada familia que le proporcionó buenos estudios, falleciendo su madre cuando ella tenía quince años y arruinándose el padre (tras una fallida inversión en la industria petrolera), lo que la llevó a irse a vivir con unos familiares y optando por contraer matrimonio a los 19 años de edad con un hombre mayor (que le doblaba la edad), militar de profesión y llamado Rudolf MacLeod, a quien conoció a través de un anuncio en la prensa.

 

Tras la boda, la pareja se trasladó a la isla de Java, donde vivieron siete años y Margaretha dio a luz a dos hijos (falleciendo uno de ellos tras ser envenenado por uno de los sirvientes).

En aquel lugar aprendió muchísimo sobre la cultura y danza de Indonesia, algo que sería decisivo para su vida pocos años después, tras regresar a Europa y divorciarse.

Mucho se ha especulado sobre los motivos que propiciaron la ruptura de la pareja, siendo los de los malos tratos y alcoholismo del marido el que más historiadores avalan.

Tras la separación (el esposo se quedó con la custodia de la hija (Louise Jeanne) y Margaretha se marchó a vivir a París (en 1903) donde se dedicó a posar como modelo de desnudos para algunos pintores de la época, bajo el nombre de ‘Lady MacLeod’.

A punto de cumplir los 30 años de edad, creó otro personaje, el cual le daría la fama internacional: su alter ego ‘Mata Hari’.

De la noche a la mañana apareció ataviada con ropas orientales y haciéndose pasar por una princesa javanesa, además de bailarina de danza exótica.

Causó furor en el París de principios del siglo XX, actuando en importantes locales nocturnos e incluso realizando pases privados para los más célebres e importantes personajes de la época a lo largo de la siguiente década.

Algunos de esos insignes hombres (militares, políticos, empresarios e incluso algún que otro príncipe) también deseaban tenerla como amante, por lo que (según consta en numerosas crónicas) ejerció la prostitución de lujo.

Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, siguió actuando en diferentes locales de varias capitales europeas (entre ellos en España, Francia, Reino Unido, Alemania…), debido a que podía moverse libremente por el continente al tener nacionalidad neerlandesa (los Países Bajos se habían declarado neutrales).

El listado de amantes de Mata Hari era extenso y entre ellos se encontraba, el insigne príncipe heredero, Wilhelm de Prusia. Esto quería ser aprovechado por la inteligencia francesa, con el fin de utilizar a la exótica bailarina como espía (a partir del verano de 1916) y que les pasara información confidencial del prusiano con el fin de lanzar una campaña de desprestigio contra éste, al que tacharían de mujeriego, libertino, alcohólico y depravado sexual.

Pero no solo actuó como agente para los franceses, también lo hizo para los germanos e incluso para los rusos.

A lo largo de poco más de seis meses fue viajando por varias capitales europeas (en plena IGM) e intercambiando información secreta con unos y con otros, aunque ninguna de ellas fuese de relevancia.

En febrero de 1917 fue arrestada por las autoridades francesas en París, acusándola de espionaje.

Una de las peculiaridades de esa detención (que tuvo lugar en una suite del hotel Elysée Palace) fue que Mata Hari se mostró totalmente desnuda ante los soldados que acudieron al arresto y a quienes ofreció bombones que colocó en un casco de guerra alemán.

Se juzgó a Mata Hari en julio de aquel mismo año, encontrándola culpable de traición y condenada a morir frente a un pelotón de fusilamiento.

Una ejecución que tuvo lugar el 15 de octubre de aquel mismo año y en el que, para redondear más la historia y su personalidad frívola, se cuenta que lanzó un beso a la docena de soldados que iban a acabar con su vida.

Los actos de traición por los que fue acusada y ejecutada no eran de tanta importancia como para haber obrado así con ella, por lo que tras todo este tema había otros asuntos más relevantes en Francia (políticos, a nivel de la presidencia de la República) que nada tenían que ver con Mata Hari pero se la utilizó como cortina de humo, dándole mucha relevancia mediática con el fin de que los medios no hablaran de la crisis gubernamental del país y de su presidente.

Los restos mortales de Mata Hari no fueron enterrados(al no ser reclamados por ningún familiar), sino que se cedieron para ser utilizados en sus prácticas por los estudiantes de medicina, siéndole seccionada la cabeza y embalsamada y enviada posteriormente al Museo de Anatomía de París, donde sería guardada.

Publica Yahoo Noticias.

Por  Alfred López, Divulgador cultural e indagador de historias curiosas. Autor de los libros “Ya está el listo que todo lo sabe” (2012), “Vuelve el listo que todo lo sabe” (2015) y “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” (2018). Colaborador freelance en blogs, prensa, radio y televisión.

Written by 

Related posts

¿Qué opinas al respecto?

A %d blogueros les gusta esto: