Detenido e interrogado el pasado 31 de octubre en La Habana, el científico y activista cubano Oscar Casanella por protagonizar protesta pública

El pasado 31 de octubre la Seguridad del estado cubano detuvo en La Habana al científico y activista pro Derechos Humanos Oscar Casanella. Según el activista, una convocatoria que circuló por varios canales de comunicación, como Telegram, en la que se hacía un llamado anónimo a la protesta pública, lo sensibilizó por ser él “cuentapropista y porque las condiciones económicas están muy malas”.

“Desde que yo conocí el llamado comencé a difundirlo en las redes”, expresó a Radio Viva 24 el joven científico. Ya desde días antes la Seguridad del estado había comenzado a rondar su casa, Casanella dice que su esposa le refirió que el lunes 26 de octubre un supuesto agente se personó para dejarle una citación, la cual ella no aceptó. La citación, según Oscar, era para sostener una ‘conversación’ con él.

“Amenazaron a mi esposa y luego fueron a casa de mi padre y lo amenazaron también porque le dijeron que me podían acusar de sedición y que iba a terminar en prisión.”

Una razón convincente para salir a protestar es que junto a su familia está “pasando mucho trabajo para conseguir alimentos y más con un niño chiquito,” explica Casanella, quien también se refirió a la complicidad de ETECSA, la única empresa de comunicación existente en Cuba, con su propietario que es el régimen cubano, ya que el viernes en la tarde le eliminaron el servicio de datos móviles dejando su celular incomunicado.

“Mi casa estaba sitiada, -dice Oscar refiriéndose al viernes en cuestión-, pero yo no estaba en mi casa, había salido uno o dos días antes del sábado 31. Ese día yo comienzo mi performance protesta acompañado de la única persona que pude contactar y que me dijo que si iba a acompañarme, que fue Camila Acosta, la periodista de Cubanet a la que le agradezco mucho que haya ido conmigo y haya grabado…”

Casanella declara también que pudo caminar varias cuadras ejecutando su performance y que todas las calles por donde anduvo estaban muy concurridas: “la inmensa mayoría de las personas me apoyaban, otras miraban con un poco de temor. Las personas mayores abrían los ojos y decían, mi madre le van a hacer algo, y dos personas reaccionaron atacándome.”

Para el performance Oscar Casanella usó una máscara de Halloween y escribió consignas en la parte anterior y posterior de su camiseta: “libertad económica para el pueblo” y “cierren las tiendas en dólares”, portaba también unas rosas blancas, idea que un amigo suyo le sugirió: “fui regalando las rosas blancas hasta que me quedé con una que si la guardé para dársela a los represores”, dice a Radio Viva 24 el activista.

Oscar Casanella refiere también haberse sorprendido porque le permitieron avanzar más de lo que esperaba y que todo el tiempo sintió la presencia de los represores alrededor suyo: “como la calle estaba tan concurrida y muchas personas me daban su apoyo, ellos prefirieron esperar a detenerme en un lugar con menos público.”

La detención ocurrió en la muy popular esquina habanera de San Rafael y Prado, “en el lateral del Gran Teatro de La Habana“: “inmediatamente me arrebatan la rosa blanca, me quitan los carteles que llevaba, me hacen una llave para inmovilizarme entre dos, me tapan la boca porque yo me resisto porque los que me están deteniendo ni me enseñan identificación y están vestidos de civil, si hubiera sido un policía yo no hubiera ofrecido ningún tipo de resistencia, además los policías tienen un número, si ellos cometen alguna violación yo puedo acusarlos.” Refirió el activista Casanella.

El científico denunció además a través de Radio Viva 24 que fue llevado a la estación de Zanja y Dragones en Centro Habana, allí lo encerraron en un calabozo y un agente, que se identificó como Cristian Pérez Alfonso, supuesto jefe de la Contrainteligencia de todo el municipio de Centro Habana, lo interrogó. Lo obligaron a desnudarse y revisaron su ropa: “al parecer buscando mi celular o cualquier otra cosa”.

Lo trasladaron luego para la Cuarta estación de policía en Infanta y Manglar, en el habanero municipio Cerro donde se le volvió a interrogar esta vez por el Mayor nombrado Angel, quien estuvo encargado del operativo policial frente a su casa días antes.

Oscar Casanella fue liberado ese mismo día 31 de octubre a las 7 de la tarde, lo condujeron en una patrulla hasta su casa, pero luego supo por varios vecinos que el operativo había continuado frente a su vivienda y además estuvo sin servicio en su celular hasta el domingo.

“Estoy muy agradecido a los amigos que desde el anonimato me ayudaron, le estoy muy agradecido a Camila Acosta que tuvo la valentía de acompañarme, ella también fue detenida y por más tiempo que yo, la detuvieron dos veces, gracias al Movimiento San Isidro. Fue una experiencia increíble, yo estaba preparado para estar en prisión. Gracias a Radio Viva 24 por permitirme expresarme y contar mi experiencia.”

 

Related posts

¿Qué opinas al respecto?

A %d blogueros les gusta esto: