Acusan a la Seguridad de Estado cubana de implantar pruebas falsas al preso político Misael Díaz Paseiro (audio)

Díaz Paseiro es activista del Frente Nacional de Resistencia Cívica “Orlando Zapata Tamayo” y fue sentenciado en noviembre de 2017 a 3 años y 6 meses de prisión por un presunto delito de “peligrosidad social predelictiva”.


 

Arianna López Roque, esposa del prisionero político Mitzael Díaz Paseiro denuncia a través de Radio Viva 24 que la policía política cuba intenta una nueva acción contra Díaz Paseiro.

 

Esta vez, según relata, usan a presos comunes para implicar a su esposo en acciones altamente sancionadas en las cárceles de Cuba, como el contrabando de armas mortales.

Los hechos ocurren en la prisión Guamajal de la provincia de Villa Clara.

Según la denunciante, un peligroso preso común, de nombre Fernando Cordero Montes, fue sorprendido escondiendo armas cortantes en el maletín de Díaz Paseiro.

Si durante una de las frecuentes requisas carcelarias se detectan armas en las pertenencias de un recluso, la sanción inmediata puede incluir golpizas y aislamiento en celdas de máxima seguridad.

En algunos casos la duración de la sentencia puede llegar a duplicarse y la pérdida de cualquier beneficio se aplica de inmediato.

Díaz Paseiro es activista del Frente Nacional de Resistencia Cívica “Orlando Zapata Tamayo” y fue sentenciado en noviembre de 2017 a 3 años y 6 meses de prisión por un presunto delito de “peligrosidad social predelictiva”.

Con anterioridad Arianna López Roque ha denunciado actos similares en los que el régimen cubano habría implicado presos comunes, incluso para atentar contra su vida de su esposo.

 

¿Qué es la “peligrosidad pre delictiva”?

 

Se trata de uno de los legados del nacismo que con más apetencia implementó Fidel Castro en la Cuba revolucionaria.

Al igual que en la Alemania de 1937, en la actualidad los fiscales de la isla pueden castigar a los “sospechoso” con penas de cárcel antes de que, supuestamente, cometan un delito.

En ambos casos los “arrestos preventivos” no solo se aplican a delincuentes habituales sino también de personas que consideradas como “potenciales delincuentes”.

En la Alemania de Hitler se les conoció como “volksschädling” o “plaga común”, una categorización que incluía, entre otros, a repetidores de chistes y comentarios en contra de los nazis, a prostitutas, homosexuales, mendigos, sicópatas y a quienes que se negaran a aceptar en dos ocasiones los empleos que les ofrecía el estado.

En la Cuba de Castro la ominosa lista incluye también a disidentes y opositores.

La “peligrosidad social” es, hoy por hoy, el recurso legal represivo que con más frecuencia se aplica a quienes disienten del régimen comunista.

 

 

 

 

Related posts

¿Qué opinas al respecto?

A %d blogueros les gusta esto: