Cuba: oleada de arrestos de periodistas independientes

Agentes de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior de Cuba (Minint), un temido aparato que actúa como policía política del régimen comunista de La Habana, desataron en las últimas 48 horas una oleada de arrestos de opositores y activistas de derechos humanos, denunciaron hoy fuentes de la disidencia cubana, publica El Universal.

Las detenciones se registraron a partir del jueves en Holguín, en el área oriental de la isla, y en La Habana, en el occidental, dijeron las fuentes opositoras a EL UNIVERSAL.

Periodistas independientes o no oficialistas, defensores de derechos humanos, artistas, músicos, escritores y otros disidentes fueron víctimas de la operación, aseguraron los opositores en medios de prensa anticastristas de Miami, Florida, que alberga desde 1959 a la mayoría de migrantes cubanos, y de La Habana, donde operan en la ilegalidad.

“Esto es parte de una oleada represiva que se hace cada vez más frecuente”, relató por teléfono desde La Habana la periodista independiente cubana María Matienzo, reportera del diario digital Cubanet, de Florida.

Entre los capturados están 11 opositores “que fueron a reclamar la excarcelación de un activista” identificado como Denis Solís, enjuiciado y condenado por desacato, explicó Matienzo.

Por lo menos tres aprehensiones de disidentes se produjeron en Holguín, según los reportes.

El régimen comunista cubano, que define a los opositores y disidentes como contrarrevolucionarios y mercenarios pagados por el gobierno de Estados Unidos para intentar destrozar a la revolución gobernante desde 1959, seguía sin pronunciarse sobre la denunciada avalancha de detenciones.

Ninguna fuente oficial cubana estuvo disponible a consultas de EL UNIVERSAL para confirmar o desmentir estas detenciones y referirse a estas noticias.

La oposición política en la isla está constitucionalmente prohibida, ya que la única organización legal —y definida como rector de la sociedad— es el Partido Comunista de Cuba.

Diariamente, el régimen de La Habana culpa a Washington de todas sus dificultades socioeconómicas por el embargo que EU decretó contra Cuba desde 1962.

Atrapada en 2020 en su más grave crisis social del siglo XXI y en un escenario de acumulada tensión interna por impacto indirecto de la pandemia del coronavirus, Cuba cerrará este año con una contracción económica del 8%, según pronosticó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En una creciente represión política para contener el descontento popular, la crisis se evidenció en un generalizado desabasto de medicinas, alimentos y bienes esenciales.

La CEPAL, que pertenece al sistema de la Organización de Naciones Unidas (ONU), anticipó que el Producto Interno Bruto de Cuba tendrá este año un crecimiento negativo del 8%, luego de que aumentó apenas 0,5% en 2019 y 2,2% en 2018, publica El Universal.

Con un limitado aparato productivo y de exportaciones, Cuba debe importar el 80% de sus necesidades.

Las carencias son incesantes y golpean todos los días a los más de 11.5 millones de cubanos.

El periodista independiente cubano José Raúl Gallego escribió en su cuenta en Facebook, desde Cuba, que “la ola represiva que llevaba días produciéndose en silencio, ahora se ha desatado”.

Gallego aseguró que, en un video que subió este viernes por la noche a esa red, se observan a “los esbirros” del Minint “maltratando” a la profesora Omara Ruiz Urquiola “quien sólo grababa mientras espera que liberen” a la artista y curadora Anamelys Ramos.

Cubalex, una organización disidente de derechos humanos de la isla, aseguró ayer en Facebook que Ramos “está desaparecida” y que “su último contacto con nuestra organización” fue este viernes por la tarde.

Ramos “se encontraba al interior de la de”Ya estoy en casa, con mucho dolor en el cuerpo, pero más dolor tengo en el alma”, aseveró tras su liberación en la noche de ese mismo día.

“Experimenté lo que sabía que algún momento iba a experimentar, pero jamás imaginé que fuera hoy (jueves): fui empujado, golpeado; me gritaban en el oído como si estuvieran hablando con alguna persona con dificultad auditiva”, contó.

“Lloré, sí lloré mucho, el dolor me mataba, pero sabía que tenía que resistir. Como fiera a cada golpe que me daban, los miraba fijamente”, narró.

En lo que es una costumbre del aparato propagandístico de la revolución cubana, ninguna noticia se publicó en los medios oficialistas de la isla sobre las detenciones.

Pese a los silencios y desmentidos oficiales, activistas cubanos de derechos humanos acusaron reiteradamente la represión política en Cuba durante más de 60 años de revolución, con centenares de personas encarceladas desde 1959 por su ideología.

Las autoridades cubanas también refutaron a organizaciones globales no estatales de derechos humanos, como Amnistía Internacional (AI), de Londres, o Human Rights Watch, de Washington, que denunciaron repetidamente en los últimos 25 años la existencia en la isla de decenas de presos políticos o de conciencia, por un único delito: pensar diferente al régimen gobernante en Cuba.legación de la Policía Nacional Revolucionara en un sector de La Habana, “interesándose por el paradero de Maykel Castillo” y de Solís, disidentes también arrestados desde el jueves.

 

 

Written by 

Related posts

¿Qué opinas al respecto?

A %d blogueros les gusta esto: