Radio Viva 24.

Pelotero cubano se retira a los 33 años. El béisbol regala alegrías tremendas, pero también puede ser cruel

La aventura de Yonder Alonso en las Grandes Ligas llegó a su final.

El primera base anunció el cierre de su carrera profesional en su cuenta de Instagram, a pesar de que apenas cuenta con 33 años y todavía estaba en condiciones de aportar a alguno de los 30 equipos, publica El Nuevo Herald.

Su historia refleja lo difícil que suele ser la permanencia en el mejor béisbol del mundo, a pesar de que el habanero se mantuvo a lo lardo de 10 pedazos de temporadas y vivió momentos importantes, como su asistencia el Juego de las Estrellas del 2017.

“Retiro…Wow. No puedo creer que haya llegado’‘, escribió Alonso.

“Siempre estaré agradecido por las bendiciones de este juego y con las amistades que he creado. Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a mi familia’‘.

Séptima elección de los Rojos en el Draft del 2008, Alonso se convirtió de manera inmediata en un gran prospecto antes de debutar con Cinccinati y luego como parte integral del acuerdo con los Padres como retorno -junto con Brad Boxberger, Yasmani Grandal y Edinson Volquez- por Matt Latos durante la temporada 2011-12.

Durante cuatro contiendas con San Diego, Alonso terminó con línea ofensiva de 271/.339/.386 antes de que los Padres lo enviaran a los Atléticos en el 2015, otro de los siete uniformes que vistió a lo largo de su carrera, que tuvo muchos altibajos desde el punto de vista productivo con el madero.

Después de una decepcionante campaña en el 2016, Alonso trabajó fuerte en la reconstrucción de su mecánica de bateo, como uno de los primeros proponentes del llamado “uppercut swing’‘ para elevar la bola y en el 2017 impuso marca personal con 28 cuadrangulares que no solo le llevaron al Juego de las Estrellas sino que le sirvieron para logar un pacto de dos años con los Indios.

Desafortunadamente, esa mejoría no pudo sostenerla y tras una contienda promedio en el 2018, Cleveland lo envió a los Medias Blancas que fue como el principio del final al tener que contentarse con pactos de Liga Menor e invitaciones a los campos primaverales.

La temporada que recién concluyo no tuvo espacio para Alonso, quien finalizó de por vida con 1,072 juegos y compareció 3,773 a la caja de bate, además de pegar 100 jonrones y mostrar una línea ofensiva global de 259/.332/.404bro

Autor: Jorge Ebro.

 

Salir de la versión móvil