Armas y petróleo: los secretos de Rusia para quedarse en América Latina

Un estudio publicado por la Fundación Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés) aborda la injerencia rusa en América Latina aprovechando las vulnerabilidades de algunos gobiernos de la región, publica VOA.

Si bien la presencia china es mucho mayor, los investigadores de este estudio evidencian que los movimientos del Kremlin en esos países han ido aumentando en los últimos tiempos.

El trabajo se centra básicamente en el “capital corrosivo”, un concepto ya utilizado anteriormente para referirse “a los flujos monetarios de países autoritarios como Rusia, China, Turquía o Irán, que aprovechan las vulnerabilidades de los gobiernos, tales como la falta de transparencia o responsabilidad pública y eso permite el acceso preferencial para penetrar en sectores estratégicos”, según explicó a la Voz de América Martin Vladimirov, analista de la NED y uno de los autores de la tesis.

En los últimos años, el gobierno de Estados Unidos había alertado de la injerencia extranjera en la región latinoamericana, una situación que se sigue vigilando muy de cerca porque consideran que la penetración de China, Rusia o Irán supone una amenaza para la estabilidad y la seguridad en la región.

El objetivo del Kremlin, al igual que pasa con los otros países mencionados, es penetrar en industrias como la energética, las telecomunicaciones, la banca y el transporte.

“Cuando ese capital corrosivo ha penetrado en esos sectores, se puede expandir y básicamente, por ejemplo, puede acabar con la competencia y alimentar las redes oligárquicas en el país que apoyan a un gobierno corrupto”, dice Vladimirov.

El Centro para el Estudio de la Democracia revela que Rusia ha estado utilizando el mismo patrón no solo en América Latina sino también en otras regiones de Europa e, incluso, en África.

The logo of Russia’s oil company Rosneft is pictured at the Rosneft Vietnam office in Ho Chi Minh City, Vietnam April 26, 2018…

La petrolera estatal rusa Rosneft ha cerrado varios acuerdos estratégicos con la venezolana PDVSA.

En la zona del sur del continente americano, Rusia encontró en Venezuela su gran aliado para desarrollar sus actividades económicas e incrementar su presencia en esta región.

“Rusia pasó de ser un actor inexistente al comienzo de la era de Hugo Chávez, a principios de 2000, a convertirse en uno de los mayores inversionistas y actores económicos de Venezuela”, dijo Vladimirov.

¿Cómo lo hizo? Principalmente a través de dos sectores estratégicos: el militar y el petróleo.

“Rusia ha vendido armas por valor de 17.000 millones de dólares a Venezuela y la empresa estatal rusa Rosneft cerró varios acuerdos estratégicos con PDVSA (Petróleos de Venezuela)”, argumentó.

En los acuerdos de gas y petróleo, Rusia prestó “una enorme cantidad de dinero a PDVSA para el desarrollo de campos clave” y “cuando PDVSA no pudo pagar básicamente la deuda, Rosneft lentamente comenzó a hacerse cargo de activos clave del sector petrolífero venezolano”, un patrón que vuelve a repetirse hoy en día.

“Rusia generalmente intenta involucrar a los países con contratos a gran escala y luego cuando los gobiernos no están cumpliendo con los acuerdos, el Kremlin utiliza eso como palanca para cambiar la posición estratégica y la toma de decisiones estratégicas en estos países”, añadió.

Ahora, Rusia se ha convertido en “la potencia clave indispensable” para el gobierno en disputa del Nicolás Maduro.

“Sin la participación de Rusia, sería muy difícil para cualquier otra potencia cambiar el régimen en el país. Y Rusia se da cuenta de eso y aprovecha esta oportunidad para posicionarse no solo en la propia Venezuela, sino también en todo el continente”, explicó.

blank

 

“Rusia usa a Bolivia, Venezuela y Nicaragua como intermediarios, como puentes, para una mayor influencia en toda la región”, lo que supone “un potencial desproporcionado de la intromisión rusa” en América Latina.

El estudio se centra especialmente en dos países, Bolivia y Argentina, donde Rusia ha incrementado sus inversiones en sectores estratégicos.

El trabajo, en el que también participa Ruslan Stefanov, director del programa económico del Centro para el Estudio de la Democracia (CSD por sus siglas en inglés), aclara que Rusia “no es un actor económico importante” y que en cuestiones como el comercio o la inversión directa extranjera representa un “actor pequeño”.

“Tanto Estados Unidos como China son dos grandes potencias económicas en la región y tienen una presencia mucho más significante en las economías de ambos países”, aclara Vladimirov.

Pero el Kremlin ha podido cerrar acuerdos económicos con proyectos muy costosos y a largo plazo con un objetivo: penetrar en sectores estratégicos específicos.

“En el caso de Bolivia, esto ha sido más obvio con el gobierno del expresidente Evo Morales, ya que firmó un acuerdo muy costoso para la construcción de un centro de investigación nuclear por un estimado de 300 millones de dólares”, recordó el analista económico.

Esa firma se hizo “sin ningún procedimiento gubernamental transparente para el análisis de costos y beneficios” y ni siquiera hubo una invitación formal a la competencia para “organizar una licitación competitiva en la que las diferentes empresas de todo el mundo tendrían la opción de pujar con la mejor tecnología y al mejor precio”.

Según Vladimirov, tanto en las negociaciones del contrato como en la ejecución, los “individuos clave del lado ruso y del boliviano estaban jugando un papel de intermediarios, eludiendo básicamente los canales oficiales y las instituciones responsables de aprobar estos proyectos”.

“Esta es la gran diferencia entre un país donde las instituciones son efectivas y aquellos donde tenemos prácticas de captura del Estado, en las que las instituciones realmente lo evitan porque solo pueden causar problemas a las élites gobernantes que quieren ejecutar un determinado trato”, apostilló el experto durante la entrevista concedida a la VOA.

 

¿Qué opinas al respecto?

Next Post

Cabo Verde deniega la entrada a una abogada del equipo legal de Alex Saab

vie Dic 4 , 2020
Cabo Verde denegó hoy la entrada a una abogada del equipo legal del empresario colombiano Alex Saab, supuesto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y detenido en este país insular de África occidental a petición de Estados Unidos por presuntos delitos de blanqueo de dinero, publica EFE. Según informó […]
blank
A %d blogueros les gusta esto: