Cuba cede ante transnacionales espacios en turismo, biotecnología y comercio exterior

Cuba anunció este miércoles una de sus principales reformas económicas sin muchos aspavientos.

La apertura de su economía centralizada de corte soviético a inversiones con con participación minoritaria cubana así como la irrupción de fondos de inversiones en la isla quedó relegada al último párrafo de una nota del diario oficial Granma, pero tienen importantes consecuencias, dijeron expertos, publica El Nuevo Herald.

“Estamos, qué duda cabe, ante el que probablemente es uno de los cambios estructurales más relevantes de la economía cubana, sobre todo porque deja a los cubanos sin participar de un proceso que el régimen quiere someter a su control”, dijo el economista cubano-español Elías Amor Bravo.

En los años 60 Cuba confiscó todas las propiedades de empresas extranjeras en la isla bajo el pretexto de que vendían el país y lesionaban la soberanía nacional.

Desde entonces se han acumulado más de 5,900 reclamos de industrias, bancos, fábricas y otras propiedades que alguna vez pertenecieron a estadounidenses y cubanoamericanos en la isla.

En 2020, con una economía que hace aguas por su modelo de centralismo soviético, las presiones de Estados Unidos, la pandemia de COVID-19 y la reducción sostenida de los subsidios del régimen de Nicolás Maduro, Cuba ha tenido que ajustarse el cinturón y emprender el camino de las reformas.

Las empresas extranjeras ya podrán tener acciones mayoritarias en negocios como el turismo, la biotecnología, la industria farmacéutica y en el comercio mayorista.

Según el gobierno elimina las restricciones anteriores como parte de “adecuaciones generales para dar más flexibilidad” a las inversiones.

Cuba también permitirá “la participación de fondos de inversión”, un instrumento financiero demonizado por el oficialismo.

También las empresas de capital 100 por ciento extranjero pueden establecerse en parques científicos tecnológicos como el que ya existe en La Habana.

Como ya es tradicional, el ministro de comercio exterior, Rodrigo Malmierca, presentó la cartera de inversiones, un catálogo de oportunidades para invertir en la isla que cuenta con 503 proyectos valorados en $12,070 millones.

Sin embargo, el atractivo del país para recibir estas inversiones parece ser escaso.

La Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), el proyecto estrella de inversiones extranjeras en Cuba ha sido un fracaso a juzgar por las cifras oficiales.

Las previsiones del gobierno cuando abrió la ZEDM a finales de 2013 era que recaudara al menos $2,500 millones anuales y un total de $12,500 en su primer lustro.

Al concluir ese quinquenio apenas se había logrado el 9,5 por ciento de lo proyectado, un total de $1,191 millones.

“Cuba, en inversión extranjera, no pinta nada. Comparada con su vecina República Dominicana, ni se acerca. República Dominicana, en tiempos de pandemia y crisis, ha recibido $3,013 millones en inversiones, casi el doble de la cifra anunciada por Malmierca”, dijo Amor.

“La piñata castrista ya empezó, el capital productivo de todos los cubanos, según dice la constitución, está en venta, pero solo para extranjeros, que se van a adueñar, con participaciones mayoritarias del mismo”, agregó.

Para Omar Everleny Pérez, economista que trabajó para el Centro de Estudios de la Economía Cubana adscrito a la Universidad de La Habana, las declaraciones de Malmierca son positivas.

El economista destaca que las autoridades reconozcan la compleja situación del país, así como que es necesario “cambiar la mentalidad existente si se pretende atraer capital extranjero”

“La ley 118 permite aprobar todo lo expuesto por el ministro, es decir, se permitía empresas con capital completamente extranjero, pero lo interesante es que se pueda crear una empresa mixta con mayoría de inversión extranjera y no al revés como fue la práctica habitual”, dijo.

Pérez señaló que “una vieja aspiración de economistas cubanos se ha aceptado”.

“Es muy útil el planteamiento de estimular a los cubanos que residan en el exterior a invertir, tal como lo hizo Vietnam desde el inicio de su reforma económica en 1986, de considerar a sus emigrados como parte indisoluble del progreso nacional, solo excluyendo a los que tenían causas judiciales o criminales pendientes”, agregó.

Cuba permitió legalmente la inversión extranjera de sus ciudadanos que residen en el exterior, aunque la apertura ha sido recibida con cautela por un sector al que no se le reconocen derechos cívicos y que ha tenido una relación tirante con el gobierno de la isla.

“En general la estrategia que se intenta poner en marcha debe ser aún más amplia y debe estar orientada a poner en uso todas las formas productivas existentes sin distingo entre lo estatal y lo no estatal”, apuntó Pérez.

Next Post

Cientos de hondureños parten en una caravana hacia EEUU

Thu Dec 10 , 2020
Cientos de hondureños volvieron a juntarse en San Pedro Sula, en el norte del país y una de las zonas más devastadas por los últimos huracanes, y comenzaron a caminar con la intención de formar una caravana y tratar de llegar a Estados Unidos, publica AP. El último intento de […]