Cuba: red de estafas y tráfico humano hacia Guyana con contratos de trabajo falsos

El precio de un contrato de trabajo falso para gestionar desde Guyana una supuesta visa a Estados Unidos varía entre 5.500 y 10.000 dólares, dependiendo de en qué punto de la red se contacte al distribuidor del “servicio”.

Todo apunta  a que las autoridades cubanas tienen conocimiento del fraude, pero no intervienen porque buscan un nuevo éxodo masivo hacia los Estados Unidos y porque el régimen se benefician al ingresar al país divisas frescas, cualquiera sea su procedencia.


Radio Viva 24 investigó varias denuncias sobre presunto tráfico de personas en Cuba y confirma que, efectivamente, existe una red encargada de sacar de la isla a ciudadanos cubanos mediante contratos de trabajo falsos, destino a Guyana.

La red se mueve entre la estafa, el terror de los cubanos a permanecer en la isla y los planes del castrismo de crear un nuevo éxodo hacia los Estados Unidos.

Nuestro departamento de prensa pudo tener acceso a parte del turbio entramado. En esta grabación podrán escuchar un fragmento de la conversación que sostuvimos con una mujer que nos garantiza un visado legal a Estados Unidos, gestionado desde Guyana, previo pago de 10.000 dólares:


Tengamos en cuenta que los ciudadanos de nacionalidad cubana no necesitan visado para viajar a Guyana, aunque las autoridades migratorias podrían denegar el acceso y la estadía legal en el país si detectan inconsistencias en el propósito del viaje. Es ahí donde tener un contrato de trabajo falso facilita las cosas, al menos para residir en ese país sudamericano.

El precio de un contrato de trabajo falso  varía entre 5.500 y 10.000 dólares, dependiendo de en qué punto de la red se contacte al distribuidor del “servicio”.

En La Habana hay al menos dos bufetes jurídicos que presuntamente se encargan de realizar los trámites de inmigración ilegal con empresas que pertenecen a otros cubanos radicados en Guyana. Sin embargo, Radio Viva 24 no pudo constatar que los abogados de esos dos bufetes estén relacionados, además, con la posible tramitación de visas fraudulentas a Estados Unidos desde Cuba.

Desde estos bufetes se gestionan, entre otros, la carta de invitación, los certificados y seguros médicos, la constancia de poseer solvencia económica para la estadía en el país y la carta de responsabilidad de la empresa contratante.

La tramitación de un visado de trabajo fraudulento a Guyana es de aproximadamente un mes. Una vez conseguida, la persona puede entrar a ese país con la documentación falsa y permanecer allá por 3 años. De otro modo la estancia legal se restringe a 90 días.

El que sigue es un ejemplo de las muchas actividades de fraudes y estafas existentes en el mercado negro, que prometen conseguir visado de trabajo para entrar legalmente a los Estados Unidos:


No se confíe. Aunque la persona del chat cumpliera su palabra y le garantizara una visa P1B o P2 por 10.000 dólares, usted se arriesga a graves problemas judiciales al entrar a Estados Unidos con documentación falsa. Además, podrían prohibirle el acceso al país por 10 años.

El estado de opinión que se genera cada vez que el régimen de Cuba clava su vista en el fenómeno migratorio hacia Estados Unidos es alarmante. La gente supone, por lo que alguien contó, que la travesía hacia el norte será como coser y cantar, pero sabemos que esa es una falacia que se ha cobrado la vida de miles de nuestros compatriotas.

También sabemos que Cuba suele aceitar su maquinaria de éxodo cada cierto tiempo,  aprovechando las distracciones mundiales. Ahora, en medio de la guerra entre republicanos y demócratas, respecto a si hubo no fraude en las elecciones 2020, es el momento ideal para abrir la válvula y dejar salir varios miles de  ciudadanos cubanos.

¿Prepara el régimen cubano otro éxodo masivo?

Todo apunta a que sí. Desde fuera llama la atención que las autoridades cubanas no tengan conocimiento de la estafa legal hacia Guayana, que fomenta la llegada de más cubanos a los Estados Unidos de manera ilegal, arriesgando sus vidas.

De hecho, el fraude del contrato de trabajo falso no es un fenómeno nuevo. Radio Viva 24 ha podido acreditar casos similares  al menos desde 2018.

Desde dentro de la red, ya sea como víctima de ella o como parte del engranaje, hay certeza de que Cuba no solo está al tanto, sino que hace de la vista gorda, tal vez porque le conviene.

En momentos en los que todo apunta a un estallido social, se espera que el régimen haga lo de siempre: abrir la válvula de escape.

En una nota informativa publicada por la representación diplomática de Cuba en Guyana el 8 de diciembre de 2020 , se señala que “A partir de conocer que ciudadanos cubanos que viajaron de manera regular al extranjero por motivos personales, y con toda su documentación en regla, se han concentrado en la frontera de Surinam con Guyana con el propósito de ingresar a este país de manera irregular, en su periplo hacia los Estados Unidos; hemos sostenido intercambios con diferentes autoridades locales”.

La nota vas más allá y culpa a los Estados Unidos de las catástrofes políticas y económicas cubanas, que son las verdaderas causas del exilio: “Igualmente, hemos alertado sobre el incumplimiento, también de las autoridades estadounidenses, de los acuerdos migratorios firmados; en particular lo relacionado con el no otorgamiento del número mínimo de visas, establecido en los acuerdos, para ciudadanos cubanos que desean emigrar”.

La  declaración de la representación diplomática de Cuba en en ese país refuerza lo que todos sabemos: hoy por hoy Guyana funciona como el trampolín del régimen cubano hacia Estados Unidos. En Guyana operan  negocios propiedad del régimen  o que por lo menos tributan al régimen. De otro modo los operadores locales no podrían, por ejemplo, revender paquetes de telefonía e internet, cuyo servicio solo lo puede garantizar dentro de la isla el monopolio ETECSA.



Cubanos enviando remesas a la isla, el negocio redondo del régimen

A partir del 1° de enero de 2020 Cuba implementará lo que llama “ordenamiento económico”. Se trata de una restructuración del funcionamiento económico del país, basado en la premisa de cobrar todos los productos y servicios a un precio decenas de veces superior al que tenían, que, por cierto, ya era caro.

La población mayoritaria de la isla no podrá, por ejemplo, pagar el servicio eléctrico o la canasta básica.

Es ahí donde un nuevo éxodo cobra sentido para el régimen: muchos de los cubanos residentes en el extranjero están hartos de solventar con las remesas familiares a una dictadura que ya sobrepasó las 6 décadas de vida. Es decir, el castrismo necesita otra hornada de mano de obra barata, que produzca divisas frescas con la que perpetuar su tiranía.

Resulta obvio que el sentimentalismo y la añoranza harán que millones de cubano residentes en el extranjero asuman los costos de vida de sus familiares, cautivos en la isla.

Es decir, si antes la comida y lo básico de nuestra gente en Cuba se solucionaba con 100 dólares mensuales, ahora habría que mandar 500 para dejarlos en modo supervivencia.

 

Los oportunos éxodos propiciados por el comunismo en Cuba

El castrismo ha generado al menos cinco oleadas de cubanos hacia los Estados Unidos.

La primera ocurrió entre los años 1959 y1962. Consciente de lo que se avecinaba, la élite de Cuba, compuesta de ejecutivos, propietarios de firmas y de ingenios, grandes comerciantes, ganaderos, representantes de compañías extranjeras, y profesionales, decidió abandonar la isla.

Por aquel entonces la población de Cuba era aproximadamente de 6.5 millones. En total unos 173 000 cubanos abandonaron su país.

El segundo gran éxodo llegó 1965 dese el puerto de Camarioca, en Matanzas. Se cree que como mínimo unas 10.000 personas abandonaron el país, por barco, con destino a Miami.

La tercera oleada, la de “los Marielitos” de 1980, ocurrió entre abril a septiembre de 1980. Unos 125 000 cubanos llegaron a Miami, provenientes del puerto de El Mariel, en la actual provincia de Artemisa.  Como en los dos éxodos anteriores, todos huían del régimen.

El cuarto gran éxodo de cubanos hacia los Estados Unidos fue el de los balseros, en los años 90, durante la etapa que Fidel Castro llamó el “período especial”. Al desplomarse el comunismo en la Unión Soviética y los países de Europa oriental, la economía parasitaria de Cuba cayó en picada.  La vida para los cubanos se hizo insoportable.

La crisis, tanto política como económica, se agudizó en el verano de 1994. Para la fecha, más de 36 000 cubanos huyeron después de que Fidel Castro, personalmente, le diera instrucciones a los guardacostas para que permitieran la salida masiva desde la isla, rumbo a Estados Unidos.

El quinto éxodo fue el de los caminantes a través de Centro América entre 2014 y 2016. Se trató de otro período de profundo descontento popular, pero la abolición de la política de “pies secos, pies mojados” impidió que los cubanos siguieran viajando al norte, por mar, ilegalmente.

De una población estimada de 11.3 millones, se calcula que el 25 % de los cubanos residen en el exterior.

 

 

 

blank

Francisco Alemán de Las Casas

Next Post

Estados Unidos: nueva ayuda económica por el coronavirus debería ser aprobada este domingo

Sun Dec 20 , 2020
Esa ayuda incluirá cheques de $ 600 para la mayoría de los estadounidenses, que cubren a adultos y niños, beneficios de desempleo extendidos y préstamos adicionales de protección de cheques de pago para pequeñas empresas.   El senador John Barrasso, republicano por Wyoming, presidente de la Conferencia Republicana del Senado, […]