Cuba anuncia fuertes aumentos de los precios de las medicinas

El gobierno de Cuba no subsidiará más una serie de medicamentos y anunció un incremento sustancial en los precios de las medicinas.

Los cubanos ahora tendrán ahora que desembolsar fuertes sumas para comprar medicamentos, en el marco de su reforma económica, que comenzará a regir a partir del primero de enero, anunció el fin de semana en a televisión nacional la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, publica El Nuevo Herald.

Entre los medicamentos que subirán considerablemente de precios están algunos muy utilizados por los cubanos. Un analgésico como la dipirona (Metimazol sódico), por ejemplo, costará 13 veces más —de 3,50 pesos a 47,80 pesos (casi $2)— mientras que un antibiótico como la amoxicilina costará entre 18 y 33 pesos.

Durante décadas Cuba ha presumido de un sistema de salud gratuito que es considerado “un logro de la revolución” encabezada por Fidel Castro.

El fin de los subsidios soviéticos en los años 90 hizo que el gobierno destinara menos recursos a la medicina, lo cual se ha visto reflejado en el deterioro del sistema.

Bolaños dijo que el gobierno seguirá subsidiando algunas medicinas, como las que se venden de forma controlada en las farmacias cubanas.

El Presupuesto contempla más de 7 mil millones de pesos para subsidios de medicamentos, dijo.

Otros medicamentos no serán subsidiados, explicó, “aquellos que en un momento puntual la persona necesite, ya sean importados o de fabricación nacional”.

Casi un 20 por ciento de la población cubana supera los 60 años de edad, según un estudio publicado recientemente por el gobierno, que ve el envejecimiento como “el principal desafío demográfico” de la nación.

Maritza Martínez, una diabética de 69 años de Cienfuegos, dijo que agradecía que los medicamentos “controlados” sigan siendo subsidiados por el gobierno.

“Yo tomo glibenclamida, que me cuesta 1,80 pesos. El problema es que casi nunca hay. Tienes que estar detrás de las farmacéuticas haciendo colas el día entero. Lo mismo con las lancetas para medirme el azúcar”, dijo.

Cuba atraviesa por una severa crisis económica y busca eliminar subsidios y obtener divisas para mantener a flote su economía, duramente golpeada por la ineficiencia de las empresas estatales, la pandemia del COVID y la reducción de las ayudas del régimen de Nicolás Maduro.

El gobierno anunció un amplio plan de reformas de precios que incluye la eliminación del peso cubano convertible y una subida sustancial de precios, salarios y pensiones. Se prevé un incremento de la inflación y la quiebra de decenas de empresas estatales.

Entre las medidas más impopulares anunciadas por el gobierno está la subida de los precios de la electricidad y un corralito para los dólares en bancos cubanos.

“Yo no sé cómo va a hacer la gente para pagar la electricidad, los precios de la bodega (canasta báscica) y ahora también los medicamentos”, dijo Antonia Sánchez, una jubilada de 71 años que reside en Ciego de Ávila.

“Si antes no me alcanzaba con mi pensión de 350 pesos [unos $14 al mes] imagínate ahora con los precios por las nubes y las tiendas desabastecidas”, dijo Sánchez.

La mujer dijo que en su barrio “no se habla de otra cosa”.

Next Post

Venezuela rechaza decisión de CIJ sobre disputa fronteriza con Guyana

Mon Dec 21 , 2020
En Venezuela, rechazan la decisión de la Corte Internacional de Justicia sobre la histórica disputa territorial con Guyana tras declarar que intervendrá para dirimir la disputa entre ambos países, publica VOA. A través de un comunicado, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, condenó la decisión de la Corte Internacional […]