Fallece comediante cubano que sacó risas al exilio imitando a Castro en radio y TV de Miami

Un capítulo de risas, alegrías y remembranzas se cerró el sábado para el exilio cubano, cuando uno de sus comediantes e imitadores más predilectos, Eddy Calderón, falleció de un paro cardiorrespitario en Miami. Tenía 65 años de edad, publica El Nuevo Herald.

Actor, humorista y libretista, Calderón fue un creador multifacético que dedicó décadas a hacer reír a los demás, dejando huella en la televisión, la radio y el teatro hispanos de Miami, así como en los locales de entretenimiento nocturno, donde destacó por los shows de improvisación.

Pero fueron sus imitaciones de Fidel Castro, del Papa y de Walter Mercado, así como de los cantantes Raphael y Joaquín Sabina, y de los comediantes Leopoldo Fernández en su gran rol de Tres Patines, entre una larga lista de personajes, las que le conquistaron un sitial especial en los gustos de la audiencia.

“La popularidad de la que gozan mis imitaciones de Fidel se debe a que yo he ido incorporando las incoherencias que muestra el dictador a través de los discursos que llegan a Miami”, explicó el comediante en una entrevista con el Nuevo Herald en 2006, cuando lanzó al mercado un CD con conversaciones reales en las que llamaba a funcionarios cubanos haciéndose pasar por Castro.

Su humor y perspicacia fueron apreciados en diversos programas de radio y televisión, incluyendo Telemundo y America TeVé Canal 41.

Su programa más reciente fue Sawesiando, el show de Eddy Calderón, en La Poderosa 670 AM, en el que trabajó hasta junio, cuando se agravaron sus padecimientos de salud.

“Tenía una gran capacidad histriónica, podría desdoblarse en muchos personajes, y también podía hacerte reír o llorar”, recordó el periodista Arturo del Monte, también su amigo.

En una columna publicada en el Nuevo Herald, el difunto crítico Evelio Taillacq definió a Calderón “como uno de esos artistas multifacéticos, que hace varias décadas, reinaban en los teatros de variedades de Latinoamérica y se presenta en ese tono”.

“Tanto en teatro como en radio, Calderón tiene como carta ganadora su capacidad para imitar. No perdona ni a figuras de la farándula como Miguel Bosé, ni a políticos como Fidel Castro”, escribió.

Calderón nació en La Habana el 7 de diciembre de 1955, y se crió en el barrio de Lawton.

Desde pequeño en la escuela, donde ya comenzaba a imitar a las personas, se convirtió en “el payaso de la clase”, recordó en el 2006, al señalar que en la isla nunca actuó profesionalmente.

“Yo soy autodidacta, pues comencé espontáneamente a destacarme como comediante”, contó en aquella ocasión. “Mis primeras imitaciones fueron de los muñequitos que veía en la televisión”.

Fue después de salir al exilio y afincarse en Nueva Jersey, donde trabajaba en una compañía de construcción, que sus talentos fueron evolucionando hasta convertirse en un artista profesional.

Sus bromas a los colegas se hicieron muy conocidas y así lo descubrió la compositora Vilma Planas, que le dijo que debía aprovechar su talento de forma artística.

Planas lo invitó a participar en un programa suyo y así comenzó la carrera de Calderón, quien anteriormente era solo un aficionado y “decía cuentos por amor al arte”, dijo el difunto años atrás.

 

Next Post

Coche bomba en Nashville: la atención se centra en el motivo

Mon Dec 28 , 2020
Después de que las autoridades federales identificaron al presunto responsable de la explosión de un coche bomba en el centro de Nashville el día de Navidad, se dedican ahora a la tarea monumental de reconstruir el motivo del ataque, que dañó gravemente decenas de inmuebles e hirió a tres personas, […]