Experto de Johns Hopkins: Todavía esta enfermedad es muy peligrosa

Cuando el mundo estrena 2021 con más de 84 millones de personas infectadas de COVID-19 y EE. UU. continúa a la cabeza de la lista con más de 20 millones 100 mil contagios, según la Universidad Johns Hopkins, mientras la vacuna apenas se abre camino como la posible respuesta definitiva a la pandemia, expertos en salud advierten que “no es el momento de bajar la guardia”.

La pandemia de coronavirus ha cambiado la forma de ver la vida. Científicos a nivel mundial aún tienen lagunas sobre el comportamiento del virus y las posibles mutaciones; sin embargo, expertos afirman que “hemos avanzado mucho”, pero hay que tener paciencia, porque aún con vacuna, “no es el momento de bajar la guardia”, publica VOA.

El Dr. Arturo Casadevall, Jefe del Departamento de Microbiología e Inmunobiología de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, quien lidera el equipo de investigación del tratamiento con plasma de convalecientes para tratar la COVID-19, habló en el programa Foro, de la Voz de América sobre este tratamiento que aún es experimental, pero que afirma ha dado muy buenos resultados, si se administra a tiempo.

“Uno produce anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas que son capaces de matar el virus. Entonces, este tratamiento consiste en obtener el plasma de personas que se han recuperado y darle ese plasma a personas que están enfermos. En este momento, ese tratamiento es experimental. Quiere decir que los ensayos médicos suficientes para saber cómo es el tratamiento y en qué forma trabaja, aún se están haciendo; pero la información que tenemos en este momento es favorable”, explica el Doctor Casadevall.

Comenta el Dr. Casadevall que, de acuerdo a los estudios realizados, este tratamiento con plasma de pacientes recuperados de la COVID-19 es bastante seguro; sin embargo, la duda es sobre cuál es su eficacia, por lo que las pruebas actuales van dirigidas a determinar si realmente incide o no en una reducción significativa de la tasa de mortalidad.

Los estudios realizados indican que mientras más temprano en la infección se administra el tratamiento con plasma, mejores son los resultados. “O sea – explica Casadevall – el mejor resultado se obtiene cuando la persona recién ha sido admitida en el hospital. Es cuando hablamos de una etapa primaria de la infección.

En la COVID-19 el daño al cuerpo es por la inflamación; es decir, que mientras más tarde se espera para dar el tratamiento, hay más inflamación, por lo que será más difícil la respuesta del cuerpo”.

Ante la pregunta si una vez que una persona reciba este tratamiento con plasma, logra la inmunización, el experto de la Universidad Johns Hopkins dice que el plasma le da a la persona anticuerpos y mientras que esos anticuerpos están en el sistema, el paciente tiene inmunidad, pero al cabo de una semana, esos anticuerpos son usados por el cuerpo y pierden su acción protectora, pero… “en ese tiempo, la persona hace sus anticuerpos propios, así que este tratamiento es para dar inmunidad a unas persona que esté en los primeros tiempos de la enfermedad, pero no da protección al largo plazo”.

El doctor Casadevall recomienda sobre todo precaución y paciencia, seguir los consejos dados hasta ahora por las autoridades sanitarias.

“Tres palabras precaución, precaución, precaución. Lo más importante es no contraer este virus y hacer todo lo que se pueda hacer: usar la máscara y tratar de evitar el contacto con mucha gente (…) Hay que tener paciencia, paciencia por unos meses más. Hemos hecho un gran progreso en la lucha contra esta enfermedad; pero en este momento la enfermedad sigue muy peligrosa”.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins hasta el sábado 2 de enero, EE. UU. tiene 20.147.745 casos confirmados de COVID-19 y 347.973 muertes registradas por la enfermedad.

Next Post

Senadores republicanos, encabezados por Cruz, objetarán la certificación del Colegio Electoral y exigen auditoría de emergencia

Sat Jan 2 , 2021
Los legisladores piden que se establezca una comisión electoral para auditar los resultados. Dicen, además,  que hay un precedente de demócratas que se opusieron a los resultados de las elecciones de 1969, 2001, 2005 y 2019 “. Y, tanto en 1969 como en 2005, un senador demócrata se unió a […]