Faltan vacunas contra COVID en Miami, pero turistas latinoamericanos quieren venir a vacunarse

blank

Históricamente, el sur de la Florida ha sido una meca para turistas médicos, especialmente provenientes de naciones latinoamericanas con sistemas de salud deficientes.

Ahora, nuevamente, la región de Miami está atrayendo a estos extranjeros, quienes frustrados con los pocos esfuerzos de vacunación en sus propios países, buscan recibir la vacuna contra el COVID-19 cuanto antes., publica El Nuevo Herald.

Pero, ¿es posible? Eso depende en gran medida de la discreción de cada hospital, pese a que el gobernador del estado, Ron DeSantis, ha dicho que los residentes transitorios —popularmente conocidos como snowbirds— sí pueden, pero los turistas médicos no.

“Desalentamos a la gente a venir a la Florida solo para vacunarse”, dijo en una conferencia de prensa este martes en Miami.

“Si tienen una residencia y no solo están volando de noche durante una semana o dos, estoy totalmente de acuerdo con eso. Los [snowbirds] son muy diferentes a alguien que simplemente aparece y dice dame la inyección y luego van a volar de regreso a alguna parte”.

Sin embargo, en respuesta a las solicitudes de el Nuevo Herald, varios hospitales locales indicaron que no requerirían ninguna prueba de residencia para los pacientes que acudan a las citas para vacunas, incluidos Baptist Health South Florida y el Sistema de Jackson Health.

Carlos Migoya, presidente y director ejecutivo de Jackson Health, dijo el martes que el enfoque de los profesionales de la salud es evitar que la enfermedad se propague vacunando a la mayor cantidad de personas posible, de la manera más eficiente posible. Entonces,

“si usted es ciudadano de otro país o de este país” no es exactamente relevante cuando se trata de detener la enfermedad.

Por su parte, el Departamento de Salud del estado se pronunció de la misma forma.

La doctora Yesenia Villalta, de la oficina en el Condado Miami-Dade, dijo que el estado no negará la vacuna a ninguna persona que pueda proporcionar una identificación con foto, como un pasaporte, y permanecer en el país el tiempo suficiente para obtener las dos dosis necesarias.

Explicó que esto se debe a que prefieren inmunizar al paciente antes de que se infecte, contagie a otros y termine en alguno de los hospitales que ya se encuentran abrumados.

En un comunicado a el Nuevo Herald, el portavoz del Departamento de Salud de Florida, Jason Mahon, también acordó que “todas las personas elegibles” podrían recibir la vacuna. Actualmente, las personas elegibles son trabajadores de la salud, residentes de centros médicos de cuidado a largo plazo e individuos mayores de 65 años.

blank

Mount Sinai Medical Center, por su parte, dijo que por el momento solo aceptaría residentes del Condado Miami-Dade. Broward Health dijo que ya no está aceptando citas, ya que han alcanzado su capacidad hasta febrero.

Debido a que sí es relativamente posible, algunos turistas ya han puesto en marcha sus planes de viaje.

Nerilissa Aybar, una abogada que vive en República Dominicana, dijo que todavía no se sabe con certeza cuándo su isla caribeña comenzará a distribuir las vacunas y quiénes serán los primeros.

El gobierno dominicano aprobó las vacunas de Oxford-AstraZeneca el 31 de diciembre y dijo que comenzaría a administrarse en marzo.

Pero Aybar dijo que le preocupa tener que esperar mucho tiempo para recibir sus dosis.

“En mi caso, soy una persona sin ningún tipo de discapacidad, soy joven, por eso probablemente mi turno sería hacia el final, cuando todos los demás estén vacunados”, dijo Aybar. “Y por eso, si puedo ir al extranjero y vacunarme antes, sería mucho mejor”.

Dijo que comenzó a sopesar un viaje a Florida luego de ver en Twitter que un ex senador dominicano, Amable Aristy Castro, recibió la primera dosis de la vacuna en Miami. Comenzó a investigar cómo conseguir para ella y sus familiares acceso temprano a una vacuna.

Otros latinoamericanos que viven en Florida también están calculando cuándo podrán traer a familiares de sus países.

Patricia Medici, una brasileña propietaria de una agencia de seguros en Miami, teme que sus padres ancianos tarden meses en vacunarse en Brasil, por lo que quiere que vengan tan pronto como haya más vacunas disponibles.

La fuerte industria farmacéutica de Brasil podría haber apoyado la producción masiva de una vacuna COVID, pero la falta de planificación logística y las luchas políticas internas han dejado a la mayor economía de América Latina sin un programa de vacunación.

El brote de COVID en Brasil es el segundo más mortífero del mundo después de Estados Unido.

 

¿Qué opinas al respecto?

Next Post

Líder iraní prohíbe importar vacunas de EEUU y Gran Bretaña

vie Ene 8 , 2021
El líder supremo iraní, ayatolá Alí Jamenei, prohibió el viernes la importación de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, de Estados Unidos, y la británica AstraZeneca, reflejando su desconfianza hacia Occidente. Jamenei dijo en un discurso televisado que la importación de las vacunas estaba “prohibida”, y mencionó el brusco […]
blank
A %d blogueros les gusta esto: