Empresario dice fue torturado en Venezuela

Las llamadas pidiendo rescate comenzaron poco después de que Carlos Marrón se enteró de que su padre no había regresado a su casa tras su caminata de todas las tardes.

Los secuestradores querían lidiar con Marrón directamente, por lo que se tomó un avión desde Miami, donde residía, dispuesto a negociar una rápida liberación en Venezuela, publica Chicago Tribune.

En el aeropuerto de las afueras de Caracas Marrón fue detenido por agentes de las temidas fuerzas de seguridad del estado. Sin darle explicaciones, cuenta, lo llevaron a su sede central.

Marrón dijo que los interrogatorios comenzaron en una celda del sótano. Los agentes le pedían que confesase que manejaba un portal que publicaba la tasa de cambio del bolívar en el mercado negro, algo que el gobierno socialista consideraba un delito.

Carlos Marrón posa para una foto en su casa de Miami el 2 de diciembre del 2020. Marrón dice que fue torturado durante una detención arbitraria que duró casi dos años en Venezuela.

Carlos Marrón posa para una foto en su casa de Miami el 2 de diciembre del 2020. Marrón dice que fue torturado durante una detención arbitraria que duró casi dos años en Venezuela. (Cody Jackson/AP)

Cuando lo negó, afirmó Marrón, empezaron las torturas. Golpizas y asfixia.

Hubo dos días de intensos abusos, el inicio de casi dos años en la cárcel en Venezuela, según contó. Lo acusaban de delitos financieros, pero no fue juzgado. Finalmente fue liberado, nunca supo bien por qué.

La historia de Marrón fue mencionada el año pasado en un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que concluyó que el presidente Nicolás Maduro había cometido crímenes de lesa humanidad, algo que su gobierno niega.

Ahora, en una entrevista exclusiva con The Associated Press, Marrón habló por primera vez públicamente de su odisea.

Su objetivo, dijo, es limpiar su nombre y denunciar los abusos que presenció.

“Quiero que el mundo sepa lo que está ocurriendo en Venezuela hoy”, manifestó. “La dictadura sigue torturando”.

La AP no pudo verificar en fuentes independientes la historia de Marrón, pero su nombre y sus denuncias fueron incluidas en el informe que presentó la ONU el 16 de septiembre.

Los detalles que dio a la AP coinciden con los que reunieron los investigadores de la ONU en entrevistas con él y otros expresos y funcionarios que trabajaron en el centro de detenciones.

Marrón es un caraqueño de 43 años que ejerció como abogado antes de emigrar hace una década a Miami, donde vende propiedades e incursiona en el mundo del espectáculo.

Dice que sus problemas con las autoridades venezolanas fueron generados por el portal dolarpro.com, que adquirió hace años para ver si podía dar ganancias pero jamás llegó a despegar.

Afirma que le dejó el portal a una conocida, que empezó a publicar noticias de Venezuela e información financiera, incluida la tasa de cambio del mercado negro, que es distinta a la oficial.

Los detractores del gobierno dicen que usa esa tasa para sacar grandes beneficios mediante negocios turbios.

Un decreto presidencial del 2010 declaró ilegal la publicación de toda tasa que no fuese la oficial y las autoridades acusaron en numerosas ocasiones a “especuladores” de propagar información falsa para sacar provecho personal a expensas del bienestar de la nación.

Horas después de su arresto el 11 de abril del 2018, el fiscal general Tarek William Saab anunció su captura en la televisión, describiéndolo como un “terrorista financiero” decidido a socavar el bienestar de los venezolanos para sacar provecho personal.

Entre las acusaciones, señaló, figuraban la de publicar información falsa y lavado de dinero.

“Quizá está buscando destruir a más de 30 millones de venezolanos”, expresó, y comparó las acciones de Marrón con un “asesinato en masa”.

Dijo que lo golpearon con un bastón de metal en los hombros, las rodillas y las plantas de sus pies. Le pusieron una capucha en la cabeza y le tiraron agua encima, para darle la sensación de que se estaba ahogando.

“Te asfixian hasta que ven que te estás desvaneciendo”, declaró Marrón. A esa altura, “te liberan”.

En una sesión, alguien le preguntó si el padre necesitaba alguna medicina especial porque parecía al borde de la muerte. Ahí supo que su padre había sido secuestrado por agentes de seguridad para usarlo como carnada y hacer que él regresase a Venezuela.

Tiempo después se enteró de que su padre había sido liberado de la misma cárcel cuatro días después de que él fue detenido.

Si bien los peores abusos se produjeron en los primeros dos días,

Marrón dijo que siguió siendo sometido a una “tortura blanda”, como un confinamiento en una celda atestada de gente.

Tenían que defecar en botellas o en bolsas de plástico que podían vaciar de vez en cuando. Les daban poca comida y bebían agua sucia de una canilla, que causaba problemas digestivos. Marrón afirma que perdió 30 kilos (66 libras) en el tiempo que estuvo preso.

Tamara Taraciuk Broner, subdirectora de Human Rights Watch para las Américas, dijo que la experiencia de Marrón es típica de Venezuela, donde los civiles con frecuencia son detenidos arbitrariamente por efectivos de la inteligencia militar y sometidos a abusos y a juicios sin el debido proceso.

Marrón fue “víctima del perverso sistema que crearon Maduro y sus compinches para silenciar a cualquiera que publique información crítica o incómoda para el régimen”, manifestó.

La conocida de Marrón, que trabajó en el sector financiero de Venezuela antes de emigrar a la Florida, dijo que consideraba a dolarpro.com una oportunidad de aprovechar su red de contactos y publicar información certera sobre las tasas de interés.

Habló con la AP a condición de no ser identifica por temor a que sus familiares en Venezuela sufriesen represalias.

Acusó a las autoridades venezolanas de explotar el sistema.

“Nos dimos cuenta de que había una manipulación del precio en nuestro país”, expresó. “Veíamos que las páginas que publicaban estaban publicando unos precios que no eran” los reales.

En pocas semanas dolarpro.com ganó popularidad, lo mismo que otros portales como bolivarcucuta.com y dolartoday. Pero asegura que dolarpro.com nunca llegó a generar ganancias.

Tras el secuestro de Marrón, “decidimos simplemente acabar con esa página, cerrarla, olvidarnos de eso porque no tenía ningún sentido”, indicó.

“Nunca nos imaginamos que íbamos a ser víctimas de esto tan horroroso, que el que la pagó fue el pobre Carlos”.

Los detractores del gobierno dicen que las autoridades venezolanas, que enfrentan una inflación galopante causada por sus prácticas corruptas y buscan culpar a otros por la destrucción de la economía de una nación otrora rica por sus reservas de petróleo, con frecuencia la emprenden contra estos operadores de portales, para silenciarlos.

“Básicamente, quieren ocultar lo mal que han manejado la economía, lo alta que es la hiperinflación”, sostuvo Russ Dallen, director de la firma inversora Caracas Capital Markets con sede en Miami.

“Si mantienes a la gente a ciegas, no sabrán lo que está sucediendo”.

Lo hacen apelando a la violencia, de acuerdo con el informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que habla de torturas generalizadas y asesinatos por parte de las fuerzas de seguridad, las cuales usan técnicas como descargas eléctricas y mutilación genital, formas de abuso que Marrón dice no haber experimentado.

La Dirección General de Contrainteligencia Militar, el organismo que detuvo a Marrón, le responde directamente a Maduro en su condición de comandante en jefe de las fuerzas armadas, de acuerdo con el informe de la ONU.

Las autoridades venezolanas rechazaron las denuncias de la ONU, diciendo que están llenas de “falsedades” escritas a distancia y “sin rigor metodológico alguno, por una misión fantasma dirigida contra Venezuela y controlada por gobiernos subordinados a Washington”.

El Ministerio de Comunicaciones de Venezuela no respondió a pedidos de comentarios de la AP.

Las autoridades finalmente dieron libertad condicional a Marrón en enero del 2020, en que se relajaron los controles del dólar.

Marrón todavía no tiene claro por qué lo dejaron ir. Fue liberado junto con otros presos políticos en el marco de negociaciones entre el gobierno de Maduro y la oposición.

Las autoridades le hicieron entregar su pasaporte y se comprometió a no salir del país, pero planeó su fuga en coordinación con diplomáticos estadounidenses de Bogotá.

Cruzó en auto la frontera con Colombia y se encontró con funcionarios estadounidenses que lo ayudaron a volver a la Florida, donde lo esperaban su esposa y sus dos hijos.

En los 21 meses que Marrón pasó preso, las autoridades venezolanas eliminaron la tasa oficial que mantenían artificialmente baja y empezaron a publicar una con un valor del bolívar similar al de la calle, que sigue bajando por efecto de la inflación.

Ahora se acepta el dólar en todos lados en Venezuela, desde los supermercados hasta los vendedores callejeros. Pequeños negocios de productos importados ofrecen bienes suntuarios caros. Una botella de whisky de centeno cuesta unos 200 dólares.

Marrón todavía está acusado de delitos penales. Cualquier interesado puede adquirir el dominio dolarpro.com por 9.995 dólares.

Foto: AP

Next Post

Piden destitución del embajador de la UE en Cuba por alinearse abiertamente con el régimen

Thu Feb 11 , 2021
El eurodiputado Hermann Tertsch pidió al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, la destitución del embajador de la Unión Europea en Cuba, Alberto Navarro, por “alinearse abiertamente” con el […]
blank