Cuba: donde muchos tienen lo que se ganaron y otros tendrán lo que se merecen


“Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”, José Martí.


No sé si el karma realmente existe o si es solo una linda fábula diseñada para consolar a los románticos que creemos en la justicia universal. A última hora ese es un detalle menor. Si el lado de la balanza se inclina a favor de aquello que los románticos consideramos como bueno, el karma hizo su trabajo. Al menos para nosotros.

Acabo de ver video que transmitió este lunes la activista Anyell Valdés Cruz. Ella vive con sus tres hijos menores de edad y su madre en un local de propiedad estatal, en Los Pinos, Arroyo Naranjo, La Habana.

El karma no se ha ensañado con ella y su familia. Se ensañó el régimen marxista cubano, esa sarna endémica que padece la isla desde hace 62 años. Lo explicaré mejor.

Hoy, una turba de facinerosos invadió la propiedad, luego de sonarle a Anyell y a los suyos un acto de repudio desde la acera. El objetivo de los maleantes era eliminar de la pared frontal de la vivienda un rótulo escrito por Anyell que decía “Patria y Vida”, “Diaz Canel no te queremos” y “Revolución es Represión”.



La familia respondió a la agresión gritando contra el castrismo, dentro de la casa, apoyándose en golpes de ollas. Es una acción valiente, temeraria, no solo porque se encontraban en inferioridad numérica, sino porque la policía y la justicia justifican esta clase de violencia organizada contra los que disienten del oficialismo.

Un tipejo, acompañado de una guaricandilla comunista, taparon con pintura azul el alegato escrito por la familia. También – porque sabían que la agresión estaba siendo grabada o transmitida en vivo para el mundo-, pintaron el cristal de la ventana, en un fallido intento por impedir que se tomaran registros del acto.

Antes de irse, el tipejo, la guaricandilla comunista o cualquiera de los otros lastres morales participantes de la agresión, envenenaron al perro de la familia.

Duele comprobar otra vez el nivel de crueldad bajo el que opera la chusma castrista. Se supone que ya deberíamos estar acostumbrados, pero a lo malo nadie se acostumbra. Nadie, salvo ellos mismos, que son capaces de vengarse del que piensa distinto atacando su casa y lo que es más doloroso, envenenando a la mascota de sus víctimas.

¡Maldita la morralla que no concede valor a la vida, a la que no le importa el daño emocional que causa la pérdida de un miembro de la familia!

Cuando vemos acciones como estas entendemos por qué, desde el estercolero marxista, algunos todavía gritan “patria o muerte”. Cada vez que lo hacen Dios o el karma o lo que sea, lentamente, a cuentagotas, les suministra una nueva dosis de miseria material, de enfermedad, de pobreza y de muerte para que acompañen la miseria moral que los parió.


blank


Es verdad que pagan justos por pecadores, que no todos los cubanos de la isla son responsables de que la mierda corra por las venas de los sicarios del régimen.

Citando a Martí “Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”, pero… ¿qué pasa con el resto de los hombres? ¿Qué pasa con las mujeres, los jóvenes que dicen participar de un acto de repudio, de la chivatería o del activismo digital porque, según ellos, los obligan?

Dejen ya de engañarse. Ustedes no son víctimas, sino cómplices del victimario, y, por tanto, co-ejecutores de los crímenes de lesa humanidad que sufren otros cubanos. Quitémonos de una vez la máscara: nadie los puede obligar siquiera escribir “patria o muerte” en Facebook, porque la sola idea de encadenar la patria a la muerte es una aberración gramatical, moral y humana; si usted es capaz de aceptar que la única manera de construir el concepto de patria es agrediendo al que discrepa, matando al que se opone pacíficamente a las reglas del poder, usted es una gigantesca y maloliente bola de mierda.

En tal caso merece otras 6 décadas más de sarna, sin lindano, sin benzoato de bencilo, sin Wilfre con azufre, para que tenga tiempo de reflexionar sobre el sentido de su existencia, mientras se da uña en el perineo el resto de sus días.

Entonces, cuando se rasque las costras putrefactas del niesni, tal vez comprenda que su vida, y la de sus hijos y nietos, pudo haber sido distinta si usted no hubiera formado parte del ejército de sicarios pasivos del régimen.

Si para entonces conserva la cabeza, se preguntará si esa patria manchada de sangre es la que le quiso legarle a los suyos. No se preocupe, que tendrá tiempo de responderse. Le tocará morir de sepsis generalizada sobre la cama sucia de un hediondo hospital, mal atendido por ese estudiante de medicina que se roba los medicamentos para venderlos fuera… porque eso tiene la sarna, que mata muy lentamente.

 

 

 

blank

Francisco Alemán de Las Casas

One thought on “Cuba: donde muchos tienen lo que se ganaron y otros tendrán lo que se merecen

  1. Muy de acuerdo contigo, son cómplices y no víctimas y lo que se ve, es un horror y venganza que representa una fuerza de poder que se sostiene de esta forma macabra, ni siquiera es el sustento de una ideología, ni de la más rancia. El mundo exterior también mira todo esto y despierta de lo que son capaces.

    Juan Carlos Recio Martínez

Comments are closed.

Next Post

Encarcelan a pariente de Isabel II por agresión sexual

Tue Feb 23 , 2021
Un familiar de la reina Isabel II de Inglaterra fue condenado el martes a 10 meses de prisión por una agresión sexual contra una mujer en su castillo familiar en […]
blank
%d bloggers like this: