Iglesias evita aplaudir al Rey y el Gobierno ensalza el papel de Juan Carlos I en el 23-F ante sus desplantes

El 23-F y el papel de Juan Carlos I abren otro frente de confrontación en el seno del Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos después de que el socio minoritario de la coalición haya protagonizado a lo largo de este martes diversos desplantes públicos liderados por Pablo Iglesias.

Se negó a aplaudir los discursos de Felipe VI y de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, después de haber hecho un reconocimiento público del emérito para frenar el golpe; aseguró que la monarquía ya “no es condición de posibilidad de la democracia”; y sembró dudas acerca de la “verdad” del golpe de Estado, publica El Mundo.es.

Algunas de estas declaraciones para deslegitimar la Corona tuvieron respuesta por parte de la rama mayoritaria del Gobierno. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, reivindicó la “aportación” fuera de toda “duda” de Juan Carlos I para detener aquel golpe de Estado y destacó la decisiva impronta de la Corona para la “consolidación” de la democracia en España.

El acto institucional en el Congreso con motivo del 40 aniversario del fracaso del golpe y las diferentes reacciones han visibilizado y profundizado la brecha entre el PSOE y Unidas Podemos, así como la que existente también con los socios parlamentarios en los que se apoya para gobernar.

La mayoría de ellos no sólo no han acudido el acto, sino que han renegado con duros ataques contra la democracia española.

Frente a todas estas reacciones y preguntada en concreto por las palabras de Pablo Iglesias sobre el 23-F, la portavoz del Gobierno señaló que “nadie puede dudar de la aportación que el ReyJuan Carlos I hizo a la democracia de este país”, e incidió en que se trata de un hecho “objetivo” que reconocen “todos los expertos de todas las condiciones ideológicas” y ante el que no cabe “discusión al respecto”.

“Su aparición marcó un punto de inflexión para el desarrollo de los acontecimientos teniendo en cuenta que era el jefe de las Fuerzas Armadas”, señaló en rueda de prensa en el Consejo de Ministros. Donde, además, recalcó que a “cada uno le corresponde en la historia” sus “logros”.

Por ello, Montero exigió a los que lo están cuestionando ese papel del emérito que sean “fieles a la realidad” y que opinen con el “rigor” histórico que merecen las nuevas generaciones.

Todo lo contrario a esa reivindicación es lo que hizo Unidas Podemos, que siguió su propio camino para cuestionar a la monarquía tanto en aquella época como en la actual.

Lo más visible fue que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se negó a aplaudir al Rey y a Batet cuando terminaron sus respectivos discursos sobre el 23-F en el acto institucional celebrado en el Congreso.

En ambas intervenciones, además de alabar y defender la democracia española, cuya “normalidad” Iglesias insiste en cuestionar, también fue coincidente el reconocimiento que se hizo del papel desempeñado por Juan Carlos I en 1981.

Así, Iglesias optó por bajar las manos y negarse a aplaudir mientras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de los vicepresidentes sí lo hacían, al igual que el resto de los representantes de los diferentes poderes del Estado.

Iglesias no fue el único en negarse aplaudir.

Siguieron la misma estrategia los demás miembros de Unidas Podemos en el acto.

Anteriormente todos ellos sí saludaron al Rey en el acto protocolario, aunque Pablo Echenique pasara un poco rápido por su lado.

No obstante, esa cortesía no pudo verse al final del acto. Iglesias evitó acercarse a Felipe VI como sí hizo Pedro Sánchez para quedarse aislado en una lado mirando su móvil.

A su llegada al Congreso, Iglesias ya daba pistas de sus intenciones cuando aseguraba en unas declaraciones a la prensa que su intención es la de “no callar” sobre lo que piensa sobre la Corona.

Así que, por un lado, puso en cuestión que la Monarquía pueda ser hoy “condición de posibilidad de la democracia”, como sí cree que pudo serlo en la Transición.

Y, por otro lado, exigió que los españoles quieren “conocer la verdad” sobre el 23-F antes que ver cómo se celebran “actos suntuosos” como el de este martes.

En este sentido, criticó que exista una ley de secretos oficiales con la que se “pueda ocultar a los españoles lo que realmente pasó”, azuzando la sombra de la duda sobre la versión conocida del golpe.

“Nuestra fuerza política va a defender en el Congreso y en el Gobierno que la ley de secretos oficiales deje de estar ocultando información que los españoles tienen derecho a conocer”, dijo, porque “no es aceptable considerar a los españoles como menores de edad”.

Iglesias también se refirió a la ausencia del rey emérito en el acto institucional para subrayar que hay “un clamor social” ante el hecho de que en España se “pueda ir a la cárcel por escribir un tuit o hacer una canción”, en alusión a Pablo Hasél, cuando el rey emérito está “huido en los Emiratos Árabes”.

Respecto a la “verdad” del 23-F, desde la sala de prensa del Consejo de Ministros le respondió María Jesús Montero.

Replicó a Iglesias que el golpe ha sido objeto de “mucha investigación” y que los historiadores han dado a conocer “todos los detalles” que rodearon el golpe de Estado.

Para la portavoz del Gobierno existe ya una información “suficiente e interesante”. No obstante, señaló que Iglesias está en su derecho de pedir lo que crea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Vacunas contra covid-19: los países de América Latina donde todavía no han llegado

mar Feb 23 , 2021
Mientras la mayoría de países de América Latina ya comenzaron a vacunar contra el coronavirus, hay otras naciones que ni siquiera cuentan con dosis en su territorio. Es el caso de Uruguay, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Cuba, que aunque esperan empezar a vacunar en las próximas semanas o meses, de […]