Las micro brigadas cubanas y el bayú de Lola (parte I)


Por Ivo Basterrechea


 

A lo largo de la historia revolucionaria de falso rostro humano, las autoridades dictatoriales cubanas se han aprovechado de los puntos más vulnerables de la población, como fuentes efectivas de adoctrinamiento político e ideológico para transformar la mentalidad de los ciudadanos. En una ocasión, valiéndose de la necesidad imperiosa de una vivienda, se crearon las micro brigadas en la construcción de viviendas.

A sus integrantes no los escogían solo por la necesidad de vivienda sino también porque sus puestos en los centros de trabajo no eran “imprescindibles”. Y para formarlas, uno de los métodos fascistoides más extendidos, era lo fácil que les prometían obtener su casa prácticamente “gratis”, a lo sumo en un par de años, gancho eficaz para repletar las listas de los candidatos.

A los brigadistas les hacían saber, que como era “gratis” la construcción de su vivienda, la primera condición era levantar dos edificios, el primero para que el Estado cubano lo entregara a las familias de combatientes internacionalistas, a los dirigentes considerados “imprescindibles”, a los deportistas de alto rendimiento, al personal médico en misiones internacionalistas, a los cuadros profesionales de las organizaciones del partido y de masas, e incluso a “destacados” intelectuales, etc.

Trabajadores Micro brigadas de la construcción en Cuba.

Las brigadas después de formadas con su núcleo de partido, su dirigencia sindical, su sistema de vigilancia y demás estructuras políticas, entonces le asignaban el terreno planificado, los módulos suficientes de los materiales de la construcción, equipos, cemento, arena, varillas metálicas, y todo lo necesario para terminar en tiempo record el primer edificio.

Como existían “planes de emulación” entre las brigadas mas cercanas que construían similares edificios, los brigadistas contentos, eufóricos, embriagados por el entusiasmo no escatimaban esfuerzos en acumular horas voluntarias que según lo pactado serían decisivas a la hora de la entrega de viviendas.

Así los trataban, como un colectivo vanguardista a quienes recibían estímulos como un viaje a una playa, un fin de semana a un hotel, o una semana en un campismo, toda una infraestructura creada, más el consabido diploma de destacado o de vanguardia, también las donaciones de sangre constituían un punto neurálgico en la emulación para la obtención de la anhelada vivienda, el tinglado estaba bien planeado.

Tal era la emoción de los brigadistas que, desde su guardia nocturna de doce horas, veían el edificio terminado como se iba ocupando de familias parásitas, mientras el aguerrido constructor ni siquiera lo envidiaba, era un efecto extraño, digno de estudiarse, porque hasta entablaban amistad con aquellos inquilinos, y compartían ideas de como les gustaría que fuera su nueva casa una vez terminado el segundo edificio casi siempre al frente, o al costado del ya construido.

Todos estaban listos para meterle mano a ese segundo edificio, el que se suponía tendría mayor calidad porque los miembros de la brigada se habían graduado de constructores, lo terminarían incluso con mayor rapidez porque iba a ser el de ellos, pero era aquí donde se equivocaban, era aquí donde les hacían creer que algo falso era verdadero, a muchas brigadas les permitían hasta el nivel de fundir con hormigón los cimientos, y entonces era cuando comenzaba la diabólica manipulación sin que nadie se percatara de ello.

No hay cemento y cuando llegaba el cemento, no había arena, si había arena, faltaban los bloques y si era prefabricado faltaba un módulo, el mismo modus operandi que sucede hoy en día con la comida, hay aceite, pero no hay huevo, hay huevo y aceite, pero no hay arroz…


Esta historia continuará.


 

 

 

Next Post

Viaje papal al polvorín iraquí para frenar el éxodo cristiano

Mon Mar 1 , 2021
Si todo sigue como está planeado, el papa Francisco cumplirá la semana que viene uno de sus mayores deseos: convertirse en el primer pontífice en pisar Irak, un viaje breve –de solo cuatro días– que reanudará la agenda internacional del líder de la Iglesia católica después de más de un […]