Disuelta en Honduras la caravana de migrantes que salió rumbo a EE.UU

La policía hondureña hizo retrodecer la noche del martes a la caravana con cientos de inmigrantes que se dirigían hacia Estados Unidos.

La policía estableció un puesto de control cerca del paso fronterizo en la localidad norteña de Corinto. Los migrantes que no tenían la documentación requerida fueron devueltos a San Pedro Sula, a 114 kilómetros (71 millas) de allí, en camiones y autobuses de la policía.

El oficial José Murillo aseguró que más del 90% de los migrantes que habían llegado a Corinto habían sido rechazados porque carecían de la identificación adecuada o de las pruebas negativas de COVID-19 requeridas, publica Telemundo.

Algunos migrantes que sí habían logrado cruzar a Guatemala fueron detenidos y devueltos a Honduras.

Horas antes, la nueva caravana formada por 400 emigrantes hondureños había salido hacia Corinto rumbo a Estados Unidos, pese a los riesgos del viaje, los reiterados anuncios de la Administración de Joe Biden de que la frontera está cerrada, y las medidas anunciadas por las autoridades guatemaltecas para evitar que pudieran atravesar su país.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, decretó el lunes un “estado de prevención” en cinco de los 22 departamentos a lo largo de la frontera del país con Honduras para contener la posible llegada de la caravana.

En su opinión, ésta puede poner en “peligro a la población y a las autoridades de Guatemala, inclusive a los propios migrantes a quienes también se les debe proteger”.

El decreto de emergencia restringe las reuniones al aire libre y las manifestaciones sin permisos y estará vigente dos semanas en las cinco provincias fronterizas con Honduras.

El Gobierno guatemalteco justificó las restricciones porque “grupos de personas podrían poner en riesgo la vida, la libertad, la seguridad, la salud, el acceso a la justicia, la paz y el desarrollo” de sus ciudadanos.

Los emigrantes salieron a pie de la Gran Central Metropolitana, la principal terminal de autobuses de San Pedro Sula, al norte del país, con una bandera nacional extendida en azul y blanco y entonando el himno.

El grupo se concentró la noche del lunes en la terminal de autobuses con la idea de salir en caravana, aunque en principio no tenían claro si irían por Corinto o Agua Caliente, otro punto fronterizo con Guatemala, según reporta la agencia de noticias Efe.

En la movilización, que partió hacia las cuatro de la madrugada (hora local) viajan mujeres, hombres y niños -algunos solos-.

“Nos vamos porque perdimos todo, unos por la pandemia y otros por las inundaciones de las tormentas Eta e Iota”, aseguró uno de los emigrantes, que no se identificó con su nombre y afirmó que viaja con dos hijos y un hermano desde el departamento de Francisco Morazán, donde se localiza Tegucigalpa, la capital hondureña.

Desde marzo de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 se comenzó a expandir en Honduras, 4,585 personas han muerto y cerca de 188,000 se han contagiado, según el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos.

Guatemala emitió un decreto similar en enero para bloquear una caravana anterior, argumentando que representaba un riesgo para la salud pública en medio de la pandemia de coronavirus.

Durante el intento anterior en enero, la policía y los soldados guatemaltecos lanzaron gases lacrimógenos y empuñaron porras y escudos para detener a un grupo de unos 2,000 migrantes en un retén.

La cifra de inmigrantes que intentan cruzar la frontera entre Estados Unidos y México ha aumentado recientemente, con más de 100,000 personas interceptadas en febrero, muchos de ellas niños sólos.

La mañana de este martes un hombre indocumentado de 38 años murió en una represa de la frontera de Texas tras ser arrastrado por la corriente.

El migrante intentaba llegar a EE.UU. junto a su hijo, quien no pudo salvarlo.’

Foto: Reuters

Vía: Telemumdo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Next Post

Macron, ante la presión de cerrar Francia

Wed Mar 31 , 2021
Con las unidades de cuidados intensivos ya superando el pico de la segunda ola, Macron soporta fuertes presiones del mundo médico  para adoptar medidas mucho más drásticas porque sino, según los especialistas de cuidados intensivos, pronto tendrían que elegir a qué pacientes salvar la vida. Hablar de escoger entre enfermos impacta a la […]