Para evitar unas quintas elecciones, Israel se dispone a formar Gobierno

“La principal consideración que me guiará en la selección de un candidato al que confiar la formación de Gobierno es la posibilidad de que éste asegure la confianza de la Knesset (Parlamento israelí)”, declaró el presidente al recibir los resultados.

Reuven Rivlin iniciará el próximo lunes 5 de abril las consultas con los partidos políticos y el miércoles 7 de abril designará al candidato con más apoyos potenciales, que deberá explorar complicadas coaliciones ante la falta de mayorías parlamentarias para terminar con el bloqueo político del país, publica France24.

“Todavía no he completado los siete años de mi mandato como presidente y, sin embargo, esta es la quinta vez que recibo los resultados de las elecciones, y la cuarta en menos de dos años”, dijo al principio de su discurso en la residencia presidencial en Jerusalén.

La clave de su decisión, dijo, será que el líder del partido pueda construir “un gobierno que logre reparar las fisuras entre nosotros y rehabilitar la sociedad israelí”.

Su invocación a la confianza se produce después de 12 años de división bajo el mandato de Benjamin Netanyahu, que está acusado de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos.

Netanyahu ha negado todos los cargos y ha acusado a los medios de comunicación, las fuerzas del orden y la justicia de una “caza de brujas”.

Tras la última revisión del Comité Electoral, los resultados oficiales se mantienen sin cambios, sin mayorías de 61 diputados de los 120 del Parlamento.

Esto ha obligado a los grandes partidos a formar coaliciones de gobierno, a veces difíciles de manejar, con facciones más pequeñas.

Entre los aspirantes se encuentra el primer ministro actual Benjamin Netanyahu, líder del Likud y persona que más tiempo ha estado en el cargo.

Netanyahu y sus socios consiguieron 52 escaños y el bloque anti-Netanyahu, 57. Por otra parte, el partido derechista Yamina, con 7, y el partido islamista Raam, con 4, de momento no han comprometido su apoyo a ningún candidato.

El derechista Likud de Netanyahu es el partido más votado con 30 diputados, seguido del centrista Yesh Atid de Yair Lapid, con 17, que lidera el llamado bloque del cambio, pero que no concentra el apoyo suficiente de las heterogéneas formaciones del bloque para ser candidato a primer ministro.

Guideón Saar, del derechista Nueva Esperanza, pidió ayer a Yair Lapid “dejar a un lado su ego” y permitir al ultranacionalista Naftalí Benet, del partido Yamina, ser candidato a jefe de Gobierno, con el fin de sumar su apoyo que daría mayoría a este bloque.

Un total de 4.420.677 de israelíes, de más de 6,4 millones con derecho a voto, acudió a las urnas, la participación más baja de las cuatro rondas electorales, con el 67,2%.

Las elecciones del 23 de marzo pasado en Israel fueron provocadas por el fracaso de las conversaciones sobre el presupuesto nacional en diciembre entre Netanyahu y su rival convertido en aliado, el centrista Benny Gantz.

Ambos habían llegado a un acuerdo de rotación en el cargo, en el que Netanyahu mantendría su puesto hasta noviembre de 2021.

Ese acuerdo se vino abajo al no poder aprobar el gobierno un presupuesto nacional, lo que desencadenó automáticamente las elecciones.

“La crisis política que nos sacude está dañando y debilitando nuestra democracia hasta cierto punto, pero no nos va a vencer. Somos más fuertes que eso. La sociedad israelí es más fuerte que ella”, aseguró el presidente Reuven Rivlin.

Foto: Reuters

Vía: France24

Entrada siguiente

Tania Bruguera, primera figura latinoamericana en recibir el Premio Arnold Bode de Alemania

mié Mar 31 , 2021
La artista Tania Bruguera ha sido marginada y difamada por el régimen cubano, pero sigue acumulando galardones alrededor del mundo y luchando por la democracia en Cuba. Bruguera se convirtió […]
blank