En apenas cinco meses se derrumba capital simbólico del régimen cubano; se dan en la isla al menos 5 protestas por día

En el mes de marzo se produjeron 184 manifestaciones públicas de protesta en Cuba, la mayoría en reclamo de derechos políticos y civiles, indica el reporte mensual del Observatorio Cubano de Conflictos (OCC).

El grupo asegura que 38 protestas estuvieron relacionadas con derechos económicos, sociales y culturales.

El aumento de estas manifestaciones (un 15% con relación al mes de febrero), a un promedio de más de 5 protestas diarias, se debe principalmente a la represión y faltas de libertades fundamentales, la carencia de alimentos, medicinas y el bajo poder adquisitivo de los salarios por la mala gestión gubernamental, publica Radio TV Martí.

“La ineptitud administrativa sumada a la represión ha politizado las protestas en instantes en que el capital simbólico –credibilidad, prestigio e influencia– del gobierno cubano está en bancarrota”, asegura el informe.

“Sobrepasar las cinco protestas diarias en un país democrático no tendría relevancia. El hecho que se produzcan en un país totalitario donde cualquier expresión de disenso tiene graves consecuencias porque cualquier persona puede ser privada de libertad, de empleo, de acceso a centros de estudios, sufrir actos de repudios por hordas paramilitares o ser castigada con multas mayores al salario mensual significa que el gobierno cubano ha perdido la principal herramienta de control de la población: el miedo”, señala el informe mensual.

El OCC afirma que se ha consolidado una nueva conciencia de que “el bloqueo interno ha sido el más prolongado y dañino” y que se mantiene la tendencia de que “la represión lejos de contener las protestas las incrementa y radicaliza”.

Las manifestaciones públicas de protestas se producen por distintos sectores de la población: “La multiplicidad de sectores abocados a las protestas (artistas, campesinos, obreros, emprendedores, animalistas, militares), su visibilidad en las calles y redes sociales, la innegable raíz ciudadana y humilde de sus portavoces y la creatividad que ha desplegado la nueva generación de artistas independientes a la hora de expresarlas han marcado una nueva etapa de insubordinación”.

El OCC afirma que en apenas cinco meses se ha derrumbado el capital simbólico del régimen cubano porque “la percepción positiva de que Cuba representaba una revolución popular se ha transformado dramáticamente desde noviembre del año pasado”.

Como algo positivo el OCC destaca que las protestas –e incluso la amenaza de que se iban a realizar– durante el mes de marzo obligaron a policías e inspectores a revocar varias multas y confiscaciones a cuentapropistas, al Ministerio de Agricultura a comenzar a pagar las deudas que se debían a campesinos (pese a que fueron inicialmente atacados por boinas negras), a archivar el juicio contra la activista del 27N Carolina Barrero y a arreglar dos solares anegados de aguas albañales por varios meses, entre otras.

“El insidioso mensaje derrotista del gobierno, constantemente transmitido por medio de agentes de influencia dentro y fuera de Cuba, ha quedado desmentido: el cubano pierde el miedo, protesta e incluso gana. ¡Sí se puede!”, concluye el OCC.

 

Vía : Radio TV Martí

Entrada siguiente

La disputa política entre Maduro y Guaidó retrasa la vacunación en Venezuela

vie Abr 2 , 2021
La Covid-19 avanza en Venezuela. Sólo en las últimas horas se han registrado 1.348 casos de la enfermedad. Algunos están infectados por la variante brasileña. En la capital, Caracas, los […]
blank