Superdomingo electoral: Ecuador y Perú eligen presidente

Gran jornada electoral en América Latina. Ecuador, Perú y Bolivia van a las urnas bajo la sombra de la pandemia del Covid-19 que, además de las víctimas mortales y la emergencia sanitaria, ha desplomado la economía.

Un asunto clave con el que los candidatos esperan convencer con sus propuestas al electorado.

Los indecisos son los protagonistas en la recta final. “Tengo miedo de elegir al candidato equivocado y que sus planes nos hundan más”, dijo Javier Guevara, un estudiante ecuatoriano que aún no ha definido su voto para este domingo., publica France24,

Ningún candidato en cada nación ha obtenido suficiente apoyo para ser un claro favorito, y después de un año de sufrimiento colectivo y escándalos de corrupción, los ciudadanos parecen estar esperando un ganador que pueda sacarlos del caos económico de la pandemia con los menores tropiezos posibles.

La prolongada crisis de salud pública también ha puesto sobre la mesa las inequidades de larga data y la falta de inversión en esta materia, en la que algunos ponen su lupa para tomar una decisión.

Ecuador, entre el neoliberalismo o el retorno al socialismo

El país se encuentra fraccionado por cuenta de las elecciones. Los ecuatorianos enfrentan una segunda vuelta entre el banquero conservador Guillermo Lasso y el izquierdista Andrés Arauz, delfín político del expresidente Rafael Correa. El ganador sucederá al mandatario Lenín Moreno, un exaliado de Correa que se volvió en su contra mientras estaba en el cargo y que no busca la reelección.

Son dos modelos políticos y económicos opuestos los que se enfrentan en el balotaje. Después de la primera vuelta del pasado 7 de febrero, en la que Arauz quedó en primer lugar, pero con alrededor del 30 % de los votos, lejos de más del 50 % necesario para declarar un ganador sin balotaje, los ecuatorianos finalmente tendrán que tomar una decisión.

Ambos prometen la superación de la grave crisis económica, pero cada uno con una propuesta distinta. El izquierdista de 37 años apuesta por las ayudas sociales. Entre sus planes más llamativos está la propuesta de dar 1.000 dólares para un millón de familias pobres, además de brindar beneficios a los jóvenes, como trabajos, becas y acceso gratuito a Internet.

Arauz cuenta con el respaldo de Rafael Correa. El exmandatario sigue siendo muy influyente políticamente pese a una condena por corrupción, que rechaza, y que lo obliga a mantenerse en Bélgica, más allá del alcance de los fiscales ecuatorianos.

El representante del posible regreso del correísmo ha propuesto hacer que los ricos paguen más impuestos, desistir de acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y buscar mecanismos legales para forzar la repatriación de los depósitos que los ecuatorianos tienen en el exterior. Medidas que contrastan con las de su contrincante: el exbanquero Guillermo Lasso.

El candidato de centro derecha apunta principalmente a la generación de empleo. En sus actos de campaña, también ha asegurado que propiciará la inversión en infraestructura, caminos vecinales, “crédito a los pequeños agricultores, pequeños ganaderos y a los artesanos”, al 1 % de interés y a 30 años plazo.

Lasso ha perdido las dos últimas contiendas presidenciales. Favorece las políticas de libre mercado y el acercamiento de Ecuador a organismos internacionales. Modificó su mensaje conceptual anterior desde que avanzó a la segunda vuelta, ofreciendo propuestas específicas como aumentar el salario mínimo a 500 dólares, encontrar formas de incluir a más jóvenes y mujeres en el mercado laboral y eliminar las tarifas para los equipos agrícolas.

“Los seguidores de Arauz y Correa dicen que es una disputa entre el neoliberalismo y una visión de una gestión más estatal de los recursos públicos, posneoliberal lo llaman (…) No sé cuánto pueden hacer con recursos tan agotados. Honestamente, es un desastre total, y hay mucha ira contenida”, dijo Carlos de la Torre, director del Centro de Estudios sobre América Latina de la Universidad de Florida.

La pandemia paralizó el 70 % de las empresas en Ecuador en 2020 y llevó la tasa de desempleo del país a casi el 68 %. El país ya había atravesado una desaceleración económica que comenzó en 2015, impulsada en gran medida por la caída de los precios del petróleo.

 

Vía: France24

Entrada siguiente

Obligan a Pensilvania a eliminar 21,000 muertos de su lista de votantes: Resolución

sáb Abr 10 , 2021
El estado de Pensilvania eliminó a más de 20,000 votantes fallecidos de poder votar luego de una demanda que fue resuelta por la Public Interest Legal Foundation, según un anuncio […]
blank