Sangrienta campaña electoral de México pone al descubierto inseguridad crónica

Mientras repartía volantes con sus propuestas políticas, Abel Murrieta fue baleado a quemarropa a plena luz del día por una persona que luego huyó a pie, engrosando la lista de decenas de aspirantes asesinados rumbo a los comicios del 6 de junio, los más violentos en la historia de México, de acuerdo a expertos.

Ese 13 de mayo, el cuerpo del político de 58 años quedó tirado en el asfalto, con su camisa blanca ensangrentada, en una concurrida calle del violento municipio Cajeme, del norteño estado Sonora, donde buscaba ser alcalde por Movimiento Ciudadano.

Murrieta se convirtió en el político número 83 en ser asesinado. Después siguieron otros dos casos, también en mayo, publica Reuters.

Los volantes que cayeron de las manos del candidato, quien durante su campaña defendió el lema “no tengo miedo” y denunció la inseguridad en la región, quedaron tirados a su alrededor, de acuerdo a videos difundidos en redes sociales.

Poco después del homicidio, la fiscalía local dijo que investigaría el caso, pero hasta ahora no hay detenidos.

Etellekt, una consultora basada en Ciudad de México, dijo que los asesinatos de políticos aumentaron en más de un tercio desde la última votación de mitad de período en 2015, cuando hubo 61 casos en nueve meses.

El número incluye a miembros de partidos políticos y a quienes buscaban un cargo público.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien ha prometido justicia para las víctimas, ha dicho que los efectos corrosivos de la corrupción en administraciones pasadas han alimentado la violencia en el país.

Su Gobierno dijo el viernes que analiza cerca de 400 denuncias o investigaciones relacionadas con violencia electoral y que 148 candidatos han recibido protección. Pero la mayoría de los asesinatos quedan sin resolver, según muestran los estudios.

En los 10 meses anteriores a que AMLO, acrónimo con el que se conoce al mandatario, ganara las elecciones en julio del 2018, hubo 152 asesinatos de políticos, 26 de estos durante las últimas dos semanas de campaña, documentó Etellekt.

El recuento general de asesinatos en México alcanzó un récord ese año.

López Obrador asumió en diciembre del 2018 prometiendo reducir la violencia, pero los homicidios aumentaron aún más durante los siguientes dos años.

Sonora se ha visto particularmente afectada por la violencia. Murrieta, incluso, era abogado de Adrián LeBaron, un mormón de ascendencia estadounidense cuya hija y cuatro nietos fueron brutalmente asesinados y calcinados en una notoria masacre en ese estado en 2019.

Las elecciones intermedias de junio, las más grandes de la historia del país, ocurren en un momento clave donde el partido oficialista Morena, del mandatario, busca mantener la mayoría en la cámara baja del Congreso.

Además se disputan 15 gobernaturas y cientos alcaldías.

El caso de Murrieta, un exfiscal de Sonora, se suma al de muchos otros candidatos amenazados de muerte, asesinados o receptores de mensajes para que se retiren de la contienda, incluso algunos puestos junto a cabezas de cerdo cercenadas que aparecen en oficinas o plazas públicas.

“Estamos todos los días dando atención a candidatas y candidatos, a dirigentes que son amenazados, en algunos casos desgraciadamente les quitan la vida como ocurrió con el candidato de Cajeme”, sostuvo López Obrador un día después del asesinato de Murrieta.

De septiembre a mediados de mayo, las amenazas contra candidatos y políticos sumaron 665 y han renunciado 18 contendientes, dijo Etellekt.

En los últimos dos meses, la seguridad pública ha sido vista como el principal problema que enfrenta México, y dos de cada tres ciudadanos piensan que el Gobierno está manejando mal el tema, según una encuesta reciente para el diario El Financiero.

Mientras tanto, el apoyo a AMLO cayó en abril cuatro puntos frente al mes previo a un 57%, mostró el sondeo.

Una encuesta de seguimiento diaria de Consulta Mitofsky sugiere que su calificación bajó aún más después del mortal accidente en el metro de Ciudad de México el 3 de mayo.

La oficina de López Obrador no respondió a una solicitud de comentarios sobre la violencia política y cómo esta situación afecta a su Gobierno.

Foto: Depor

Vía: Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

La UE pide investigar el desvío de un avión en Bielorrusia

lun May 24 , 2021
Líderes occidentales condenaron como un acto de piratería y terrorismo el desvío de un avión a Bielorrusia para detener a un periodista opositor. La Unión Europea y otros reclamaron el […]
blank