Líder del Sáhara Occidental sale de España hacia Argelia

El líder de un movimiento que aspira a independizar el Sáhara Occidental de Marruecos, y que está en el centro de una disputa diplomática entre Rabat y Madrid, abandonó España el martes por la noche en un avión con destino a Argelia, según indicó su grupo.

Brahim Ghali fue dado de alta de un hospital en el frente de España tras más de seis semanas de tratamiento contra el COVID-19, según un comunicado enviado a The Associated Press por la autoproclamada República Árabe Democrática Saharaui, que tiene su base en campos de refugiados en el oeste de Argelia.

Ghali lidera el Frente Polisario, un movimiento independentista respaldado por Argelia que representa al pueblo saharaui en el Sáhara Occidental, y de la República Árabe Democrática Saharaui, publica AP.

Marruecos se anexionó el Sáhara Occidental en la década de 1970 tras el fin de la administración colonial española.

El Frente Polisario lleva años tratando de acabar con el dominio marroquí sobre la región.

Ghali despegó horas después de declarar por videoconferencia en una investigación española sobre las acusaciones en su contra de tortura, genocidio y otros crímenes de guerra.

Un juez español determinó tras su declaración que debía permanecer en libertad mientras prosigue la investigación.

Ghali, de 71 años, salió por la noche del aeropuerto de Pamplona y continuará su recuperación en Argelia, según el comunicado.

Su presencia en España ha enojado a Marruecos, que ve a Ghali como un terrorista, y desencadenado una crisis diplomática entre los dos países, que han cooperado en lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la migración hacia Europa.

En medio de la disputa, miles de migrantes cruzaron la frontera entre Marruecos y España después de que Marruecos pareciera levantar sus controles fronterizos.

Las autoridades marroquíes también cuestionaron públicamente que pudiera confiarse en España.

España, como la mayoría de países occidentales, ha instado a que se busque una solución negociada para el Sáhara Occidental negociada a través de Naciones Unidas.

Pero la cuestión se complicó más el pasado diciembre cuando el gobierno del entonces presidente de Estados Unidos Donald Trump reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Ocidental a cambio de que Rabat normalizara sus relaciones con Israel.

María Jesús Montero, portavoz del gobierno español, dijo el miércoles que esperaba que la marcha de Ghali diera “por concluida” la tensión con Marruecos.

“Hay que dejar trabajar a la alta diplomacia”, añadió.

Pero también respondió a la presión de Rabat.

“España ejerce la soberanía nacional y, por tanto, la política exterior española solamente la decide el Gobierno, el Parlamento español, y no se puede poner condicionalidad a ninguna cuestión que tenga que ver con nuestra propia capacidad decisoria sobre materias internacionales donde nuestro país es soberano”, afirmó.

Ghali ingresó el mes pasado en el hospital español bajo un nombre falso tras llegar al país en avión con un pasaporte diplomático argelino y con autorización del gobierno español, que dijo actuar por motivos humanitarios.

Rabat retiró a su embajador en Madrid y dijo que no volvería a enviarlo si Ghali abandonaba España con el mismo secreto con el que llegó.

Marruecos no respondió en un primer momento el miércoles a la marcha de Ghali.

 

Vía: A{

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Todavía es difícil, no se logra el control: otros 12 muertos y 1,191 casos de COVID-19 en Cuba

mié Jun 2 , 2021
Cuba reportó este miércoles 12 fallecidos y 1,191 nuevos casos de COVID-19, para un total de 144,514 contagios en la isla desde que comenzó la pandemia. “Todavía es difícil, no […]
blank