La nueva era de Israel sin el rey Bibi

La foto es histórica: un centrista liberal firma con un ultraderechista judío y con un árabe islamista un acuerdo para conformar un gabinete de unidad en Israel.

 

 

Era el final, in extremis, de una negociación que ha cuajado en una amalgama de ocho formaciones de todo tipo y condición, unidas por un mismo lema: “Bibi, a casa”.

Fin a 12 años consecutivos de reinado de Benjamin Netanyahu, o eso parece, porque con el halcón del Likud nunca se sabe y queda aún una semana para que la votación definitiva del gabinete.

Estupefacción, incertidumbre y algo de esperanza, también, es lo que se vive ahora mismo en Israel.

Estupefacción, porque se roza un cambio de primer ministro que parecía impensable a juzgar por los números arrojados por las elecciones de marzo, con un país absolutamente fraccionado ideológicamente y más propenso a votar según lo bien o mal que caiga un candidato, o a la contra: pro Bibi o anti Bibi, publica HuffPost.

Incertidumbre, porque existe un riesgo claro de que Netanyahu, en su labor de zapa, convenza a algún diputado derechista de los que ahora mismo están en el bloque que aspira al Gobierno para que no vote como sus compañeros.

Que se convierta en tránsfuga, vaya.

El aún primer ministro cuenta con apoyos de 58 parlamentarios y la mayoría absoluta de la Knesset está en 61.

Un pequeño movimiento desestabilizador y se cae el castillo de naipes que tanto le ha costado levantar a Yair Lapid, líder de Yesh Atid y segundo más votado.

Y la esperanza, entreverada de escepticismo, es la que ha hecho que muchos ciudadanos salgan a la calle a festejar la alianza que pone fin a la era Netanyahu.

Vía: HuffPost

Entrada siguiente

En un parque en Washington, DC, una manifestación pacífica y jornada artística por la libertad en Cuba

dom Jun 6 , 2021
Activistas y artistas cubanos vinieron este sábado a Washington, DC, de diferentes ciudades de Estados Unidos pero con el mismo objetivo: pedir por la libertad de los presos políticos y […]
blank