Primer G7 post-Covid: fiscalidad, pandemia, desafío climático… los principales temas de la cumbre

Estas primeras bases establecidas antes del G7 son un impulso importante para la revisión de la fiscalidad internacional, y para acompañar a la economía digital del siglo XXI.

“El impuesto de sociedades era por término medio del 40-45% a principios de los años 80, ha bajado a una media del 20%, lo que significa que hay países que adoptan una legislación fiscal menos restrictiva para atraer a las empresas extranjeras y al capital extranjero y que tributan mucho menos”, explica a RFU Sylvie Matelly, economista y directora adjunta del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas.

“Hoy queremos poner fin a todo esto” dice Matelly y agrega que es interesante observar que nos estamos moviendo hacia el 15%, con un objetivo que puede parecer muy poco ambicioso en realidad, ya que la media mundial es del 20%, publica RFI.

Pero para el economista, “la cuestión principal es transmitir esta idea: que si no se pagan los impuestos como corresponde, porque hay países que no son ‘fairplay’ en la competencia internacional, hay que consolidar detrás para que la gente pague los impuestos”.

Además de la fiscalidad internacional, otros temas figurarán en la agenda del G7 de este año.

En primer lugar, los dirigentes debatirán sobre el periodo pospandémico, incluida la importante cuestión de la vacunación, especialmente en el Sur.

En un momento en el que los países del G7 han empezado a vacunar en gran medida a su población, sigue existiendo el problema del resto del mundo, así como la posibilidad de los pasaportes de vacunación, por ejemplo.

El virus, señalan médicos y expertos, no se detiene en las fronteras.

También es necesario pensar en la reactivación de la economía mundial, que se ha visto muy afectada por Covid-19.

“Esta es la primera reunión del G7 en la que se vislumbra el final del túnel”, explicó Sylvie Matelly.

“Así que nos reunimos para discutir lo que hay que hacer después”.

Los líderes del G7 se comprometerán a distribuir mil millones de dosis de vacunas contra el covid-19 a los países pobres con el objetivo de “poner fin a la pandemia” en 2022.

“Al vacunar a más personas en todo el mundo, no sólo ayudaremos a detener la pandemia de coronavirus, sino que también reduciremos el riesgo para los habitantes del Reino Unido” al “reducir la amenaza que suponen las variantes resistentes a las vacunas que aparecen en zonas con brotes importantes”, afirmó el Reino Unido, que tiene la presidencia rotatoria del grupo.

Por su parte, Londres donará 100 millones de dosis sobrantes de varios laboratorios gracias al avance de su programa de vacunación, que ya ha administrado casi 70 millones de inyecciones.

Se suministrarán cinco millones de dosis antes de septiembre y el resto hasta 2022, principalmente mediante el programa internacional Covax.

Estados Unidos ya se ha comprometido a proporcionar 500 millones de vacunas de Pfizer/BioNTech, que incluyen 200 millones este año, y el presidente francés Emmanuel Macron pidió a las empresas farmacéuticas que donen a países desfavorecidos el 10% de las dosis vendidas.

La presidencia británica del G7 también quiere pedir a los grandes laboratorios que proporcionen vacunas a precio de coste durante toda la pandemia, siguiendo el ejemplo de AstraZeneca/Oxford.

En mayo, Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson se comprometieron a suministrar 3.500 millones de dosis a precio de coste o con descuento a los países más pobres en 2021 y 2022, incluyendo 1.300 millones este año.

Vía: RFI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cuba suspende depósitos en dólares en efectivo en sus bancos

vie Jun 11 , 2021
El Banco Central de Cuba (BCC) anunció este jueves la suspensión de depósitos en dólares estadounidenses en efectivo a partir del 21 de junio como medida de “protección” de la […]
blank