Juez federal cuestiona a los CDC sobre sus normas de seguridad en los cruceros

¿Los Centers for Disease Control and Prevention tienen autoridad para exigir a las compañías de cruceros de la Florida que adopten medidas específicas para prevenir la propagación de enfermedades?

¿Y sus actuales mandatos son una carga injusta para la industria?

Estas preguntas fueron el centro de una audiencia de tres horas y media en el tribunal federal de Tampa sobre la petición del estado de la Florida de que el tribunal invalide las normas de los CDC para los cruceros mientras sigue adelante una demanda contra la agencia, publica El Nuevo Herald.

Era la segunda audiencia sobre la solicitud. Al igual que en la audiencia inicial, celebrada el 12 de mayo, el juez del Distrito Medio de la Florida, Steven D. Merryday, no emitió ningún fallo de inmediato, pero dijo que tendría una decisión “pronto”.

En el procedimiento, Merryday se adentró en cuestiones filosóficas, como qué nivel de riesgo es aceptable para los pasajeros de los cruceros y quién debe tomar esa decisión.

También preguntó a los abogados federales si el gobierno tiene pruebas de que las mascarillas son eficaces para limitar la propagación del coronavirus.

La demanda subyacente, presentada contra los CDC por el gobernador Ron DeSantis en abril, dice que la “orden de navegación condicional” de la agencia está apuntando injustamente a la industria de los cruceros con normas de seguridad demasiado gravosas, e impidiendo que la Florida recaude importantes ingresos fiscales.

La solicitud actual pide que se adopten medidas inmediatas hasta que la demanda pueda ser escuchada.

Al repasar los temas el jueves, Merryday preguntó “¿Cuál es el riesgo aceptable para viajar en un crucero y quién decide asumir ese riesgo o si es demasiado?” Señaló que un pasajero que contraiga el coronavirus a bordo de un crucero ha tomado “una decisión privada con una consecuencia pública”.

También cuestionó al abogado de los CDC sobre el origen de los poderes de la agencia para regular los cruceros y pidió repetidamente que esta definiera cuán grave debe ser la propagación del coronavirus a bordo de un barco para que la agencia pueda intervenir.

Los requisitos de los CDC establecen que, para reanudar las operaciones de los cruceros, el 95% de los pasajeros deben estar vacunados, o cada barco debe someterse primero a un crucero de prueba de dos días para asegurarse de que la enfermedad no se propague sin control.

James Percival, quien representó al estado de Florida, dijo que el umbral del 95% apunta injustamente a los cruceros, ya que el objetivo del presidente Joe Biden es que el 70% de todos los adultos estén vacunados, y otros estados han comenzado a reabrir con tasas de vacunación aún más bajas.

Foto: EFE

Vía: El Nuevo Herald

Entrada siguiente

Líderes del G7 esbozan declaración sobre futuras pandemias

sáb Jun 12 , 2021
Al margen del segundo día de la cumbre de los líderes del G7, el presidente estadounidense, Joe Biden, “convenció” al resto de líderes, reunidos en Carbis Bay (Reino Unido), para […]
blank