La Argentina se aleja más de la región y complica sus objetivos en política exterior

Ni el canciller Felipe Solá ni mucho menos el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (de gira oficial por Estados Unidos) estaban convencidos.

“Lo decidió Alberto” confiesa uno de los referentes diplomáticos del kirchnerismo que asistió a los cabildeos previos a la abstención de Argentina en la condena de la OEA al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua por violaciones a los derechos humanos y encarcelamiento de opositores.

La polémica decisión, que ubicó a la Argentina otra vez aliado a México pero casi en soledad en el continente, volvió a separar aguas entre su política exterior y la de sus socios del Mercosur, ya que Brasil, Uruguay y Paraguay se inclinaron por la condena al gobierno sandinista, sólo apoyado por Bolivia y Venezuela, publica La Nación.

La inminente votación para la presidencia de la Corporación Andina de Fomento (CAF), que renovará autoridades el 5 de julio y en la que el actual subsecretario de Relaciones Internacionales Christian Asinelli competirá contra el colombiano Sergio Díaz-Granados, actual director del BID para Colombia y Perú y cercano al presidente Iván Duque, es una muestra de relaciones dañadas más allá de las discusiones puntuales en el bloque regional, como la baja de aranceles que motoriza Brasil o la flexibilización que reclama Uruguay para facilitar acuerdos unilaterales con terceros países, a los que se opone el gobierno de Alberto Fernández.

En principio, ni Brasil ni Uruguay han adelantado su voto, aunque luego de la última reunión virtual por los 30 años del Mercosur las relaciones con los gobiernos de Jair Bolsonaro y Luis Lacalle Pou no pasan por su mejor momento.

Las divergencias obligaron a suspender la reunión de cancilleres prevista para el martes pasado, sin fecha tentativa a futuro.

“Hay una visión ideologizada”, dicen en la cancillería en referencia a sus dos vecinos, mientras desde Brasil y Uruguay utilizan términos similares para definir el “proteccionismo” del Gobierno en materia de relaciones comerciales, con aranceles altos y la negativa a dar vía libre para acuerdos extra-Mercosur.

A pesar del extenso y discreto trajinar de Asinelli en busca de apoyo, los únicos respaldos trascendentes asegurados son los de la Venezuela de Nicolás Maduro (sede central de la CAF) y Bolivia, detalle no menor ya que ambos tienen dos votos en lugar de uno en el directorio (tienen acciones tipo A), al igual que la propia Colombia, Perú y Ecuador, quienes ya respaldaron por escrito a Díaz-Granados.

La esperanza de que la cancillería brasileña se “despegue” de la posición “pro liberal” de Bolsonaro y su ministro de Economía, Pablo Guedes, está también presente en las especulaciones oficiales, aunque las divergencias con brasileños y uruguayos (además del caso Nicaragua suelen votar distinto en las distintas condenas a Venezuela y Cuba) no dan espacio para el optimismo desmedido.

“Será un final de bandera verde”, comentan desde Montevideo, desde dónde reconocen un pedido de Duque a Lacalle Pou para que apoye a su candidato y también conversaciones con Asinelli, “un nombre técnicamente bueno” para el cargo, y mano derecha del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

“El voto lo va a decidir más el Ministerio de Economía que la cancillería”, grafican desde el gobierno uruguayo.

La postura abstencionista argentina, que dejó “decepcionado” al gobierno de Estados Unidos, es curiosamente presentada desde el Palacio San Martín como un “guiño” a la principal potencia mundial, en su búsqueda de “intermediarios” con Venezuela y otros “populismos” latinoamericanos.

En busca de un triunfo diplomático asegurado, Solá y el titular del Observatorio Malvinas, Daniel Filmus, participarán desde el lunes en la reunión del Comité de Descolonización de la ONU, que-aquí sin con el apoyo unánime de los vecinos-volverá a pedir a Gran Bretaña que inicie conversaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

“La causa Malvinas vuelve a ser relevante para Argentina”, aseguran en la cancillería, diferenciándose de los reclamos “light” por Malvinas que, evalúan, se hacían durante el gobierno de Cambiemos en los foros internacionales.

Jaime Rosemberg

Vía: La Nación,

Entrada siguiente

Irán y potencias reanudan negociaciones nucleares

dom Jun 20 , 2021
Irán y potencias mundiales reanudaron negociaciones el domingo para tratar de restaurar el acuerdo de 2015 según el cual el gobierno iraní limitaría sus actividades nucleares a cambio del levantamiento […]
blank