El fraude de las “vacunas” cubanas contra el coronavirus (segunda parte)

blank

No hay un solo indicio de que Cuba esté llevando a cabo una campaña masiva de vacunación contra el coronavirus. El régimen miente de nuevo.

Incluso, no hay un solo indicio de que de que Soberana 01, Soberana 02, Soberana 02 Plus, Mambisa o Abdala hayan sido reconocidas como vacunas por la Autoridad Reguladora de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos de la República de Cuba (CECMED). Como su nombre lo indica, esta entidad sería la encargada de aprobar el uso de cualquier compuesto de origen biológico que pudiera afectar la salud humana.

Radio Viva 24 chequeó el sitio web de CECMED. Para nuestra sorpresa la entidad no ha publicado la aprobación de los candidatos vacunales cubanos como “vacunas”. Tampoco ha publicado la autorización para uso de emergencia de Abdala, Mambisa o los tres registros de la marca Soberana.

Lo que es mucho peor, en el CECMED, aparentemente no tienen idea de si los candidatos vacunales han sido o no aprobados para uso de emergencia bajo las condiciones de la pandemia.

Radio Viva 24 se comunicó por teléfono con la Autoridad Reguladora de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos de la República de Cuba (CECMED).  CEDMED. La persona que atendió el teléfono dijo que no tener información “de eso”. Le pedimos hablar con alguien que sí manejara la información. Le dimos tiempo para buscarla.


Escuchar podcast de esta publicación:


Volvimos a llamar, pero el resultado fue el mismo “No, esa información no la tenemos nosotros”, respondió el hombre que nos atendió la primera vez.

Insistimos en que nos dijera si podíamos llamar a otra dependencia con idéntico fin. Nos respondió con un muy poco entusiasta “no sé decirle…no sé decirle”.

¿Cómo se explica que la Autoridad Reguladora de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos de la República de Cuba (CECMED), no sepa “nada” respecto al uso masivo que se les está dando a los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02?

¿Por qué no aparece información al respecto en el sitio web de CECMED? No. No la hay. Las únicas informaciones oficiales que circulan sobre temas sanitarios cubanos actuales aparecen en los medios de comunicación de la isla, que, recordemos, pertenecen en su totalidad al Partido Comunista de Cuba.





¿Intervención sanitaria de emergencia o experimento masivo con humanos?

 

En abril de 2020, el Ministerio de salud de Cuba informó que, a mediados de mayo, iniciaría una “intervención sanitaria de emergencia”. Para ello utilizaría una segunda parte de otros “estudios de intervención” que ya habían realizado, pero a mayor escala.

Anteriormente, Cuba ya había inoculado a su personal de salud y a “sectores en riesgo”: para finales de abril, siempre según los datos del régimen, casi 450.000 personas habían recibido al menos una dosis de Soberana 02 y Abdala, según datos oficiales.

Esto ocurrió sin que siquiera el país concluyera de administrar los candidatos vacunales a los voluntarios para la fase III de investigaciones de ambas vacunas, lo que ocurrió a finales de abril en el caso de Abdala y el mes de mayo, en el caso de Soberana 02.



Por lo general, según la Organización Mundial de la Salud, la OMS, los ensayos de fase 3 se realizan en muchos países y en numerosos lugares de cada país, con el fin de asegurar que las conclusiones respecto de la eficacia de la vacuna sean válidas en relación con muchas poblaciones diferentes.

Que se sepa, hasta la fecha Cuba solamente ha firmado un convenio Instituto Pasteur, de Irán, para probar Soberana 02. No hay constancia de que otros países hayan participado en la fase III de ninguno de los candidatos vacunales producidos en la isla.

Con suspicacia, o quizás con sospechas bien fundadas, las voces críticas opinan que Cuba está llevando a cabo dentro de la isla el experimento que no consiguió aplicar en otros países, ya sea porque el programa COVAX garantizó al menos el suministro de parte de las vacunas para las poblaciones más vulnerables de los países pobres, o porque los proyectos cubanos para el desarrollo de vacunas contra COVID 19 generaron dudas.



Mientras tanto, crece la desesperación en el pueblo cubano. Las cifras de casos positivos y de muertos, aumentan. Los hospitales están colapsados, aunque la prensa local no lo mencione. No hay guantes, mascarillas, uniformes. No hay analgésicos, ni medicamentos básicos para bajar la fiebre o la presión arterial. No hay camas disponibles. Los enfermos esperan días enteros sobre los pisos de los hospitales, en contacto con otras personas que ni siquiera han sido diagnosticas.

Hoy por hoy, acudir a un centro de atención médica en Cuba es un acto temerario. A veces inclusos una sentencia a muerte. ¿Por qué? porque el régimen decidió poner todos los huevos en la canasta de las vacunas que no se habían fabricado aún. Cegados por la arrogancia y la avaricia los jerarcas cubanos soñaron hacer la América con las vacunas contra el coronavirus, pero no calcularon que los grandes consorcios farmacéuticos les llevaban muchas millas de ventaja.

Resumiendo: la canasta estaba rota y la gallina de los huevos de oro hace muchos años que se fue de Cuba.

¡Dios proteja a nuestra gente dentro de la isla!


El fraude de las vacunas cubanas contra el coronavirus (primera parte)

blank

Francisco Alemán de Las Casas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Derrumbe en Surfside: Aumenta a 11 cifra de muertos. Sigue búsqueda e investigaciones

mar Jun 29 , 2021
Los trabajadores de rescate en el mortal edificio de condominios de Surfside que se derrumbó cerca de Miami el lunes pasaron un quinto día usando sus manos y herramientas en […]
blank