Alemania y Estados Unidos llegan a un acuerdo sobre el gasoducto Nord Stream 2

La disputa sobre el controvertido Nord Stream 2 ya tendría una solución. Los gobiernos de Estados Unidos y Alemania anunciaron este miércoles 21 de julio un acuerdo sobre el famoso gasoducto que se está construyendo bajo el Mar Báltico para transportar gas desde la región rusa del Ártico hasta Alemania.

El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, expresó en Twitter su “alivio” por una “solución constructiva”. “Ayudaremos a Ucrania a construir un sector de energía verde y presionaremos para asegurar el tránsito de gas a través de Ucrania en la próxima década”, agregó.

Y, según AFP, el Kremlin sostuvo que Angela Merkel y Vladimir Putin declararon estar “satisfechos de que la construcción del Nord Stream 2” estuviera “a punto de completarse”, publica France24.

El pacto resuelve la mayor fuente de tensión en la relación entre Berlín y Washington: la rotunda oposición estadounidense a Nord Stream 2. En efecto, la nación norteamericana desaprobó firmemente al oleoducto durante años.

Lamentaba que pase por el Mar Báltico, lo que permitiría a Rusia exportar gas directamente a Alemania, dejando potencialmente aislados a otros países aliados en el este de Europa, en especial a Ucrania.

Sin embargo, en primavera, el presidente Joe Biden abandonó finalmente la idea de imponer sanciones para bloquear el proyecto, por considerar que era demasiado tarde y que era mejor confiar en la cooperación con Alemania, a favor del Nord Stream 2.

Aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos subrayó que sigue "oponiéndose" a ese gasoducto por considerarlo un plan de Rusia para "extender su influencia maligna en Europa", el gobierno de Biden ha decidido aceptar que se complete ese proyecto, que ya está terminado en más de un 90 %.
Aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos subrayó que sigue “oponiéndose” a ese gasoducto por considerarlo un plan de Rusia para “extender su influencia maligna en Europa”, el gobierno de Biden ha decidido aceptar que se complete ese proyecto, que ya está terminado en más de un 90 %. © Odd Andersen / AFP

La número tres de la diplomacia estadounidense Victoria Nuland precisó el miércoles que la administración Biden había heredado un Nord Stream 2 “completado en más de un 90%”, y por lo tanto imposible de parar.

Para hacer frente al temor de sus aliados en el este de Europa, Alemania y Estados Unidos apoyaron una prórroga de 10 años del acuerdo de tránsito de gas entre Rusia y Ucrania, que expira normalmente en 2024.

Pero el punto más importante del acuerdo es el compromiso de Alemania de promover la aprobación de sanciones contra Rusia, en caso de que Moscú cometiera “nuevos actos agresivos contra Ucrania”. Así, en un comunicado conjunto, Estados Unidos y Alemania se comprometieron a “asegurar que Rusia no usará de forma inadecuada ningún gasoducto, incluido Nord Stream 2, para lograr fines políticos agresivos mediante el uso de la energía como un arma”.

En ese caso, el ejecutivo alemán buscaría impulsar medidas “efectivas” contra Moscú, lo que podría afectar a las capacidades exportadoras rusas hacia la Unión Europea en materia energética, pero también “en otros sectores económicos relevantes”, señala el comunicado. “Estados Unidos y Alemania están unidos en su determinación de hacer que Rusia rinda cuentas por su agresión y sus actividades malignas”, declararon ambos países.

A pesar de estas promesas, Ucrania y otros países del este de Europa reiteraron que Nord Stream 2 era una amenaza para toda Europa Central. Ante esa conclusión, Ucrania inició consultas oficiales con la Unión Europea y Alemania sobre el gasoducto, afirmó el miércoles el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba.

El diplomático aseguró en Twitter que el proyecto “amenaza la seguridad de Ucrania” y va en contra de los principios de diversificación de la Unión de la Energía de la UE.

Los informes sobre el acuerdo suscitaron también las críticas de algunos legisladores, tanto en Alemania como en Estados Unidos. “Siempre supimos que Biden compartía la cama de Putin, y ahora se abrazan”, se burló el senador republicano Ted Cruz, refiriéndose a un “regalo” que permitiría a los “dictadores rusos” “chantajear a Europa por energía”.

En Alemania, altos cargos del partido ecologista Los Verdes calificaron el acuerdo notificado como “un amargo revés para la protección del clima”, que beneficiaría a Putin y debilitaría a Ucrania.

Foto: AFP

Vía: France24

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cuba reporta aumentos dramáticos de casos de covid-19, dice OPS

jue Jul 22 , 2021
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo el miércoles que Cuba reportó “aumentos dramáticos” de casos de covid-19 en algunas provincias la última semana, pero aclaró que la isla […]
blank