En Cuba solo hay medicamentos en “bolsa negra” y una cama en un hospital cuesta 1,000 pesos, denuncian desde la isla

Cubanos desde la isla expresaron su preocupación este miércoles por el alza en el número de fallecidos por COVID-19 y la persistente falta de transparencia informativa de las autoridades sobre la crisis sanitaria que enfrenta el país.

Entrevistados dijeron a Radio Televisión Martí que, en medio de esa crisis, se ha incrementado el mercado negro de medicamentos, y hasta de camas para el ingreso en hospitales de pacientes con coronavirus, mientras las instituciones del Estado guardan silencio.

Henry Couto Guzmán, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la ciudad de Guantánamo, estuvo ingresado desde el 30 de julio con COVID-19 en el hospital provincial Dr. Agostinho Neto, publica Radio TV Martí.

“No había cama y estuve dos días en los pasillos del hospital. Se están muriendo personas por falta de oxígeno y falta de medicamentos, yo soy testigo de esto. Y el gobierno no dice que mueren por COVID-19, le ponen en los papeles que murió de un paro respiratorio”, aseguró el activista.

Según Couto Guzmán, “un paquete de azitromicina cuesta más de 3 pesos en la bolsa negra”, explicó Henry.

En la ciudad de Ciego de Ávila, el martes, el cuentapropista José Carlos Fernández visitó el hospital general Antonio Luaces Iraola.

En Cuba solo hay medicamentos en "bolsa negra" y una cama en un hospital cuesta 1,000 pesos, denuncian desde la isla
Enfermos en los pasillos del hospital de Cárdenas. (Captura de video/Reuters)

“Allí hay personas que están muriendo en las camillas, tirados en los pasillos; los fallecidos llegan a ponerse rígidos porque pasan horas y no vienen a recogerlo de la funeraria”, dijo.

También en el territorio avileño, la periodista Dairis González Ravelo subraya el colapso de las instituciones sanitarias, en especial, el hospital Roberto Rodríguez, en Morón.

“Se están muriendo diariamente hasta 14 personas en el municipio de Morón, y en el hospital comparten un balón de oxígeno hasta cuatro personas. Imagínense que hasta resolver una cama para un ingreso cuesta 1,000 pesos aquí”, señaló la comunicadora.

En Matanzas, en el municipio de Jagüey Grande, colapsó el hospital Iluminado Rodríguez, reportó la directora del diario independiente El Cocodrilo Callejero, Martha Lisset Sánchez Solís.

“Ya la institución médica no cuenta con disponibilidad de camas, y el crematorio provincial está saturado”, afirmó.

El periodista independiente Alejandro Tur Valladares y su familia están aislados con COVID-19 en su vivienda, en Cienfuegos. Desde allí, el comunicador dijo que el programa de trabajadores sociales del gobierno para atender a las personas que están aisladas es un desastre.

“Los medicamentos están en falta y los hemos conseguido por fuera y pagando, porque a nivel institucional es muy difícil encontrarlos”, aseguró.

La activista Diazniurka Salcedo en el municipio de Alquízar, en la provincia de Artemisa, advierte que la crisis sanitaria ya tocó fondo.

“Ya esto rebasó todos los límites, las personas están falleciendo por falta de medicamentos y las madres desesperadas por falta de una duralgina para bajarle la fiebre a los niños”, destacó la activista.

Image: A nurse asks a family to go to a vaccination center in Havana
A nurse asks a family to go to a vaccination center amid concerns about the spread of Covid-19 in Havana, Cuba, June 17, 2021. Alexandre Meneghini / Reuters

Y desde Holguín, el activista Ramón Zamora y su familia están contagiados con COVID-19 en su vivienda, luego de una detención de 72 horas la pasada semana, en la unidad de la policía de Pedernales. Al poco tiempo de llegar a casa ya se le presentaron los síntomas, por lo que responsabiliza al gobierno por las consecuencias de padecer la enfermedad.

“Nosotros estamos con fiebre muy alta y otros síntomas, y el desabastecimiento es tan grande que no tenemos medicamentos, ni alimentos; absolutamente nada”, dijo Zamora.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba reportó el miércoles 9,363 nuevos casos de COVID-19 y la cifra récord de 98 fallecimientos a causa de la enfermedad, elevando a 422,614 el total de contagios y a 3,091 la cifra de muertes desde que comenzó la pandemia el año pasado.

Según el reporte de las autoridades sanitarias, permanecen ingresados 97 mil 799 pacientes, de los cuales 46 mil 113 confirmados positivos, de ellos 368 son atendidos en terapia intensiva, 140 de ellos en estado crítico y 228 graves.

La tasa de incidencia de Cuba, con una población de 11,2 millones de habitantes, es de mil 141 por cada 100 mil habitantes.

La Habana volvió a ser la provincia con más casos nuevos, al reportar 1, 445 casos, seguida por Ciego de Ávila, con 1,192 y Cienfuegos, con 1,032 entre los territorios más afectados.

Foto: Reuters

Vía: Radio TV Martí

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cuba al límite; por COVID-19 ciudad convierte hotel en hospital

jue Ago 5 , 2021
El foco del rebrote de coronavirus en Cuba se trasladó el miércoles a la provincia central de Ciego de Ávila, que registró la mayor cantidad de contagios por habitantes y […]
blank