Argentina: Señales negativas en el ámbito militar por la designación de Jorge Taiana como ministro de Defensa

En plena campaña electoral, la designación de Jorge Taiana como ministro de Defensa de la Argentina ,agitó el escenario y reavivó la grieta en el ámbito militar. Las prevenciones, que vuelven a reflotar el debate sobre las Fuerzas Armadas y los derechos humanos, pesan más que las expectativas favorables.

Las primeras señales que pudo recoger LA NACION en fuentes castrenses fueron claramente negativas, sustentadas en su identificación con el Grupo de Puebla, la organización de líderes regionales que respaldan los regímenes de Cuba y Venezuela, a pesar de las fuertes denuncias de violaciones a los derechos humanos. Algunas voces, de todos modos, le conceden a Taiana el beneficio de la duda, a la espera de conocer su equipo de funcionarios y la orientación de su gestión. En un segundo plano queda su participación en el escándalo del vacunatorio VIP, publica La Nación.

Canciller en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Taiana fue contemporáneo de Nilda Garré, tanto en los años de la extrema violencia política de la década del 70 como en la gestión que la exministra encabezó en el área de Defensa (2005/2010), que no dejó un recuerdo grato entre los militares, a raíz de las reformas en los institutos educativos de las Fuerzas Armadas y las postergaciones de ascensos de oficiales por razones de portación de apellido, entre otras críticas que aun hoy persisten.

“El pasado lo condena. Sus vínculos con Garré y con Carlos Kunkel no son los mejores antecedentes”, razonó un oficial en actividad. Por Twitter, Victoria Villarruel, precandidata a diputada nacional por La Libertad Avanza (la fuerza de Javier Milei en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv), reactivó las denuncias que implican a Taiana en el atentado al bar El Ibérico, que provocó la muerte de dos civiles el 4 de julio de 1975, en pleno gobierno constitucional.

A pesar de ello, algunas fuentes militares reconocen que su experiencia como canciller le podría otorgar al nuevo ministro un conocimiento del escenario internacional en un mapa convulsionado, una herramienta vital para conducir hoy el área de Defensa.

 

Jorge Taiana apunta a obtener la tercera banca como senador nacional de la provincia de Buenos Aires

“Como canciller no avaló la Aduana paralela que funcionó en Venezuela en la anterior etapa kirchnerista. Es un punto a favor. Aunque ahora está alineado nuevamente con Cristina Kirchner”, reflexionó un exfuncionario conocedor de la sensibilidad militar.

Sectores vinculados con el peronismo, que saben decodificar el paño castrense, consideran a Taiana “un cuadro de primer nivel, que le dará densidad política al área de Defensa, lo que tal vez pueda reflejarse en el presupuesto”.

El viernes pasado, Taiana se reunió por la tarde con Jake Sullivan, el asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Joe Biden que visitó el país, para “intercambiar sobre distintas áreas de interés común”, explicó el flamante ministro ese día en un tuit. En ese encuentro participaron miembros del Grupo Parlamento de Amistad con Estados Unidos y es claro que, a partir de ahora, esas áreas de interés común adquieren mayor dimensión.

El ministro saliente, Agustin Rossi, reveló que habló por teléfono con Taiana para ponerse a su disposición, un detalle que no es menor, dado que el nuevo ministro deberá completar su elenco de colaboradores en un área que hasta el momento no ha transitado.

Más allá de los cargos políticos por cubrir, deberá definir cómo continuará el Fondo Nacional de Defensa (Fondef), que Rossi ideó para asignar recursos para favorecer el reequipamiento militar.

Entre otras tareas pendientes, le espera a Taiana la reformulación de la Directiva de Política de Defensa Militar dada por el presidente Alberto Fernández a las Fuerzas Armadas, que generó la inédita reacción de Chile por haber incluido erróneamente el Estrecho de Magallanes como un “espacio compartido”. Paradojas de la historia política, quien se comprometió a revisar esas instrucciones es el actual embajador en ese país, Rafael Bielsa, el primer canciller de los Kirchner y exjefe de Taiana.

 

Vía: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Santa Lucía amenaza con retirarse del Grupo de Lima

mar Ago 10 , 2021
La isla caribeña de Santa Lucía amenazó con retirarse del Grupo de Lima como parte de un cambio de política sobre Venezuela, que será consistente con la posición de la […]
blank