Colombia y Panamá fijan en 650 el tope diario de migrantes a cruzar la frontera entre ambos

Una cuota migratoria establecida. Las autoridades de Panamá y Colombia acordaron este miércoles fijar una cuota de 650 migrantes diarios que podrán cruzar la peligrosa selva del Darién en su trayecto hacia Estados Unidos, una medida con la que buscan aliviar la latente crisis humanitaria en la frontera de ambos países.

Desde hace dos meses, la región de Necoclí, un poblado colombiano cercano a la frontera con Panamá, ha vivido la peor crisis migratoria de este año: 15.000 migrantes esperando cruzar la zona selvática en su trayecto hacia el norte.

“Las cuotas que se establecieron con Colombia son, mientras tengamos la crisis de los 15.000 hacinados en Necoclí, vamos a recibir hasta finales de este mes 650 personas por día”, declaró Samira Gozaine, directora de migración Panamá, quien añadió que a partir de septiembre este número se reducirá a 500 migrantes por día, de martes a sábado, publica France24.

La funcionaria calificó el acuerdo como “muy positivo, porque Panamá inclusive hay días que estaba recibiendo hasta 1.500 migrantes, 2.000 migrantes, hubo una semana que recibimos 10.000 migrantes, inclusive los domingos”, resaltó.

Según las autoridades panameñas, en lo que va del año, 49.000 migrantes han llegado a su territorio en su trayecto hacia Estados Unidos, la mayoría de nacionalidad haitiana y cubana, ciudadanos que perdieron sus empleos por la pandemia o que huyen de la violencia en sus países.

Los migrantes se reúnen junto a las tiendas mientras esperan cruzar a Panamá para continuar su viaje hacia los EE. UU., En Necoclí, Colombia, el 5 de agosto de 2021.
Los migrantes se reúnen junto a las tiendas mientras esperan cruzar a Panamá para continuar su viaje hacia los EE. UU., En Necoclí, Colombia, el 5 de agosto de 2021. © Henry Esquivel / Reuters

Estos migrantes, entre los cuales hay menores de edad y mujeres embarazadas, llegan al puerto colombiano de Necoclí en busca de embarcaciones que los transporten hasta la frontera con Panamá para atravesar la selva del Darién.

“No queremos que estos migrantes corran el riesgo de ahogarse o cosas por el estilo y tampoco, obviamente, queremos que pasen por Darién, donde sabemos que hay tantos riesgos, y donde también sabemos que hay muchos, muchos niños y mujeres que lamentablemente pasan por condiciones muy difíciles”, declaró el viernes Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Colombia.

Según Panamá, tan solo en lo que va de 2021, unas 55.000 personas que viajan hacia el norte han ingresado a su territorio, lo que representa un 33 % de la migración que ha entrado a Panamá desde 2013.

La reunión de ambos gobiernos pretende establecer un esquema de flujo controlado de migrantes en su paso hacia América del Norte, tras una reunión virtual de cancilleres de países como Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador y México, con la representación de Perú, Estados Unidos y Canadá.

La canciller panameña Erika Mouynes comentó que los acuerdos serán homologados con Costa Rica, con quienes comparten su frontera norte y experiencia en crisis migratorias, como en 2016, cuando miles de cubanos estuvieron varados y fue necesario acordar un protocolo similar que incluía atención sanitaria, alimenticia y registros biométricos.

Tras la reunión, Mouynes aseguró que se busca una “solución integral y oportuna” para una crisis como esta. “Dentro de las conclusiones se acordó hacer un equipo de trabajo en varias líneas. Específicamente en las direcciones de migración se presentaron propuestas concretas para cada uno de los temas que se abordaron”, indicó.

La funcionaria aclaró que “el fenómeno de la migración no lo podemos detener, pero sí podemos garantizar que tenga un paso seguro, controlado”, con la “disposición de todos” los países involucrados “de poder atenderlos (a los migrantes) de una forma conjunta”.

La canciller agregó que se plantea establecer a futuro una vía marítima o de otra naturaleza para evitar el paso de personas por la selva del Darién, considerada una de las rutas más peligrosas del mundo por su naturaleza hostil y la presencia del crimen organizado en la zona.

Hasta Necoclí llegó Simon Gyamfi, un carpintero de 42 años, luego de meses de trayecto que inició cruzando el mar de su natal Ghana hasta Brasil.

Tras la reapertura de fronteras se dirigió en autobús desde Brasil hasta este puerto colombiano, donde lleva casi una semana esperando cruzar. Hoy es uno de los miles de migrantes que esperan en la ciudad colombiana por un asiento en una embarcación.

 

Migrantes conversan mientras esperan cruzar a Panamá para continuar su viaje hacia Estados Unidos, en Necoclí, Colombia, el 5 de agosto de 2021.
Migrantes conversan mientras esperan cruzar a Panamá para continuar su viaje hacia Estados Unidos, en Necoclí, Colombia, el 5 de agosto de 2021. © Henry Esquivel / Reuters

“El viaje ha sido duro y lleno de sorpresas. El mes pasado, un amigo mío murió en el camino”, dijo Gyamfi, quien paga siete dólares la noche en una cuartería. Su meta es llegar a Estados Unidos y recoger suficiente dinero para llevar también a su hija, aunque reconoce que “se necesita mucho dinero para llegar aquí y grandes riesgos”.

“Me duele, pero en este camino, nadie puede ayudar a nadie. Solo puedes ayudar con un vaso de agua, con un caramelo, compartiendo un poco de comida, pero si se rompieran la mano o alguna otra parte de su cuerpo, puedes ayudarlos durante 5 o 10 minutos. Nadie te esperará”, dice Ricardo Renero, un migrante haitiano.

La jungla del Darién tiene alrededor de 575.000 hectáreas con ríos caudalosos y animales salvajes. Allí no existen caminos transitables o vías aptas para el tránsito humano. El corredor selvático es un desafío de 266 km para las personas que se ven obligadas a pasar por esta peligrosa travesía.

Foto: Reuters

Vía: France24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Canciller venezolano critica sanciones de EE.UU, la UE y otros países

jue Ago 12 , 2021
El canciller venezolano, Jorge Arreaza, calificó este miércoles (11.08.2021) de “crimen de lesa humanidad” las sanciones impuestas por EE.UU., la Unión Europea y otros países a la nación caribeña, tras […]
blank