Presidente de Afganistán promete cambios en el ejército para luchar contra los talibanes

El presidente afgano Ashraf Ghani prometió el sábado removilizar a las Fuerzas Armadas, mientras los talibanes avanzan y se acercan a la capital Kabul, donde los residentes no ocultan su angustia por el futuro.

“La remodelación de nuestras fuerzas de seguridad y defensa es nuestra prioridad número uno y se están tomando medidas serias con ese fin”, dijo Ghani en un discurso a la Nación.

Sin embargo, no aludió a una posible renuncia, exigida por algunos, pero precisó que había iniciado “consultas” al interior del gobierno, con líderes políticos y socios internacionales, para encontrar “una solución política en la que se preserve la paz y la estabilidad”.

“Estas consultas avanzan rápidamente y el resultado será compartido con nuestros compatriotas muy pronto”, agregó.

La situación militar es crítica para el gobierno. En poco más de una semana, los talibanes tomaron el control de la mayor parte del norte, oeste y sur de Afganistán y llegaron a las afueras de Kabul. Los insurgentes están a solo 50 km de la capital y no muestran signos de desaceleración.

También este sábado se produjeron violentos combates en los alrededores de Mazar-i-Sharif, capital de la provincia de Balkh, donde el ejército afgano llevó a cabo nuevos ataques aéreos. Este centro comercial es la única ciudad importante del norte del país que los talibanes aún no se han apoderado, publica VeritasCapitur.cl.

Aparte de Kabul y Mazar-i-Sharif, Jalalabad (este), Gardez y Khost (sureste) son las únicas otras ciudades importantes que todavía están controladas por el gobierno.

A las mujeres se les prohibió salir sin un compañero masculino y trabajar, ya las niñas ir a la escuela. Las mujeres acusadas de delitos como el adulterio fueron azotadas y lapidadas hasta la muerte.

“Es particularmente horrible y doloroso ver cómo se les quitan los derechos ganados con tanto esfuerzo a las niñas y mujeres afganas”, dijo el viernes el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Este sábado, un ballet de helicópteros sobrevoló el cielo sobre Kabul, entre el aeropuerto y la embajada de Estados Unidos, un gigantesco complejo ubicado en la “zona verde” en el centro de la capital.

Un grupo de talibanes bajo un árbol, en marzo, en el distrito de Alingar de la provincia de Lagmán, AfganistánCredit…Jim Huylebroek para The New York Times

Un primer contingente de marines estadounidenses ha llegado a la capital, donde su función será asegurar la evacuación del personal diplomático y de los afganos que trabajaban para Estados Unidos y que temen las represalias de los talibanes.

Las calles de la capital todavía están concurridas, pero se están formando largas filas fuera de los bancos, y algunos hombres han dicho a la AFP que han comenzado a dejarse barba en anticipación a la inminente llegada de los talibanes a la ciudad.

Muchos afganos, en particular las mujeres, acostumbrados a la libertad de la que han disfrutado durante los últimos 20 años, temen un regreso al poder de los talibanes.

Cuando gobernó el país entre 1996 y 2001, antes de ser derrocado del poder por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, los talibanes impusieron su versión ultraestricta de la ley islámica.

Estados Unidos pretende evacuar a “miles de personas al día” y para ello el Pentágono desplegará 3.000 soldados en el aeropuerto de la capital antes del fin de semana, dijo este viernes su portavoz, John Kirby.

La embajada de Estados Unidos en Kabul ordenó a su equipo que destruyera documentos confidenciales y símbolos estadounidenses que pudieran ser utilizados por los talibanes “con fines propagandísticos”.

Londres anunció la redistribución de 600 soldados para ayudar a los británicos a partir.

Varios países – Holanda, Finlandia, Suecia, Italia y España – también anunciaron este viernes la reducción de su presencia en el país al mínimo, así como programas de repatriación para sus empleados afganos.

Alemania también reducirá su personal diplomático “al mínimo absoluto”.

Otros, incluidos Noruega y Dinamarca, prefirieron cerrar temporalmente sus embajadas.

Suiza, que no tiene embajada en el país, ha anunciado la repatriación de algunos funcionarios suizos y unos cuarenta funcionarios locales. E Italia dijo hoy que está dispuesta a retirar a sus diplomáticos y ciudadanos de Kabul.

Los talibanes lanzaron su ofensiva en mayo, cuando el presidente estadounidense Joe Biden confirmó la retirada de las últimas tropas extranjeras del país, 20 años después de su intervención para expulsar a los insurgentes del poder.

Este retiro debe completarse antes del 31 de agosto. Biden dijo que no lamenta su decisión, aunque la velocidad con la que se desintegró el ejército afgano ha sorprendido y decepcionado a los estadounidenses, que gastaron más de mil millones de dólares para entrenarlo y equiparlo.

Aun así, Estados Unidos aseguró el viernes que Kabul no enfrenta una “amenaza inminente” y que la toma del poder de los talibanes no fue, a sus ojos, un resultado inevitable.

 

Vía: VeritasCapitur.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Polonia aprueba ley que restringe restitución de propiedades

sáb Ago 14 , 2021
El presidente de Polonia aprobó una ley el sábado que restringe los derechos de los antiguos dueños de propiedades en Polonia, incluidos sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, para recuperar […]
blank