Los talibanes responden con violencia a las primeras señales de resistencia civil

Este jueves 19 de agosto fue una jornada con valor histórico para Afganistán al conmemorar la independencia de la corona británica desde 1919. Motivo por el que centenares de afganos decidieron cargar con la bandera nacional -verde, roja y negra- y salir a manifestarse por las calles de Kabul y otras ciudades del este del país, también en muestra de rechazo a la nueva bandera blanca impuesta por el Gobierno ‘de facto’ del Talibán.

Las protestas provocaron choques entre los manifestantes y los talibanes, en la que fue la primera oposición popular a los militantes fundamentalistas desde que tomaron la capital el pasado 15 de agosto, enfrentamientos que se saldaron con varios muertos.

“Nuestra bandera, nuestra identidad”, proclamaba en Kabul una multitud de mujeres y hombres mientras ondeaban banderas nacionales, según muestran vídeos difundidos en las redes sociales.

En las calles de la capital afgana varias ciudadanas marchaban con la bandera nacional enrollada al cuerpo más de un siglo después de la liberación del dominio británico, mientras el país está sumido en una profunda crisis política y social, publica France24.

En Asadabad, al este del país, varias personas murieron después de que los talibanes abrieran fuego durante una congregación política, aunque las fuentes oficiales todavía no han conseguido determinar si la causa de la muerte de las víctimas fueron debido a impactos de bala de los talibanes o la estampida que estos provocaron entre los presentes.

El caos sigue asolando al país centroasiático y no solo por los enfrentamientos entre opositores y talibanes, si no también por la desesperación de muchos por salir del país. Mientras en Kabul reina una relativa calma desde la toma de los talibanes del domingo, en el aeropuerto de Hamid Karzai se viven escenas dramáticas a diario. Aviones de evacuación de potencias occidentales abarrotados, aglomeraciones e incluso estampidas.

Razón por la que desde el domingo, con el Talibán en el poder, al menos 12 personas han muerto en el aeropuerto y sus inmediaciones.

Además, se han registrado varios enfrentamientos entre los talibanes que vigilan las inmediaciones del aeropuerto y las personas que intentan entrar a la edificación. En momentos de grandes aglomeraciones, los talibanes llegaron a disparar en el aire para dispersar a la multitud.

Ahora, los talibanes piden a aquellos ciudadanos que no disponen de papeles y que no pueden viajar que abandonen el aeropuerto para evitar encuentros masivos.

“No queremos hacer daño a nadie en el aeropuerto”, aseguró un funcionario talibán que prefirió no ser identificado.

Mientras, países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia -entre otros- siguen evacuando a refugiados afganos y a extranjeros de la capital del Talibán. Hasta el momento, más de 8.000 personas han sido evacuadas, según un funcionario a cargo de la seguridad.

Abiertamente en contra del nuevo gobierno Talibán, Amrullah Saleh, el ex vicepresidente primero de la Administración afgana, instó a la población a la “resistencia” y se autoproclamó presidente del país, amparándose en las leyes de la Constitución tras la salida del presidente del país.

“De acuerdo con la Constitución de Afganistán, en ausencia, fuga, renuncia o muerte del presidente, el vicepresidente se convierte en el presidente interino. Actualmente estoy dentro de mi país y soy el legítimo presidente a cargo. Me estoy comunicando con todos los líderes para asegurar su apoyo y consenso”.

Tras la huida del depuesto Ashraf Ghani, el autoproclamado presidente está en la provincia de Panjshir, a un centenar de kilómetros al norte de Kabul. La zona y su famoso valle se han convertido nuevamente en el principal bastión contra los talibanes, después de que el resto del país cayera en manos de los fundamentalistas.

Con la salida del que fue presidente de Afganistán, ahora Saleh es la máxima figura dentro del Gobierno, otrora guerrillero e integrante de la ‘Alianza del Norte’ -en contra de la dominio de los talibanes entre 1996 y 2001-, acérrimo opositor del nuevo Ejecutivo Talibán.

Su posicionamiento desde la huida de Ghani y la aplastante victoria de los talibanes fue reafirmar que mantendrá la lucha contra los insurgentes. Además, culpó a Pakistán, nación vecina, de la victoria de los talibanes por su apoyo a la formación política, que lograron hacerse con el control del país con una ofensiva relámpago.

En medio de la caótica situación política y social -con el riesgo de un gran retroceso de los DDHH de los afganos con los talibanes en el poder-, los operativos de evacuación siguen funcionando diariamente, con cerca de 8.000 personas evacuadas desde el domingo.

En el caso de Estados Unidos, uno de los países que encabeza la lista de los evacuados, el presidente Joe Biden aseguró el miércoles que estaba dispuesto a sobrepasar el 31 de agosto, fecha límite para que las tropas abandonen el país asiático, si todavía quedan estadounidenses allí.

Foto: AFP

Vía: France24

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Genocidio en Cuba: enfermos críticos de COVID 19 son tratados con aire comprimido, no con oxígeno

jue Ago 19 , 2021
  Estuvimos a punto de creer que el problema de la falta de oxígeno en los hospitales y centros de salud de Cuba estaba por terminarse. Primero porque la prensa […]
blank