Los cubanos podrán ser dueños de empresas privadas en la isla. Los cubanoamericanos no

Contra la pared por un levantamiento, una economía hundida y una pandemia incontrolada, el gobierno cubano va a permitir la creación de pequeñas y medianas empresas privadas por primera vez en décadas. Aún así, muchos sectores permanecerán en manos del Estado y los cubanos en el exterior no podrán ser propietarios.

Los cubanos no han podido ser dueños de un negocio desde 1968, cuando el gobierno de Fidel Castro confiscó los últimos establecimientos que aún estaban en manos privadas, desde bodegas hasta puestos de fritas.

Cinco décadas después, la mayoría de las empresas estatales están en quiebra, la producción agrícola e industrial se ha desplomado y la escasez generalizada de alimentos, medicinas y productos básicos son la fachada pública del socialismo cubano, publica El Nuevo Herald.

“El mero hecho de que hayan hecho esto, sabiendo lo doloroso que es para algunas de las personas del Partido Comunista, es enorme”, dijo John Kavulich, quien ha estado siguiendo durante años los cambios en Cuba como presidente del U.S.-Cuba Trade and Economic Council.

“Hay pocas admisiones que el gobierno cubano podría hacer que demuestren mejor el fracaso de su sistema que este anuncio”.
Las nuevas leyes — publicadas la semana pasada en la Gaceta Oficial — también sientan las bases de lo que los expertos creen son los primeros pasos hacia una privatización velada mediante la reconversión de las empresas estatales en pequeñas y medianas empresas (pymes) que seguirán siendo propiedad del estado, pero que supuestamente actuarán de manera independiente.

La tienda Mercabal en Cuba el 30 de julio de 2020.
La tienda Mercabal en Cuba el 30 de julio de 2020.. AP

El gobierno también autorizó cooperativas en algunas actividades distintas de la agricultura.

Pero por muy transformadores que puedan parecer estos cambios, vienen con varias limitaciones.

Según el Decreto Ley 46 publicado la semana pasada, los cubanos podrán ser propietarios de empresas de hasta 100 socios y empleados, organizadas como Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRLs).

Aún así, solo aquellos que residen permanentemente en la isla pueden ser socios. La ley también considera la posibilidad de empresas “mixtas”, que la mayoría de los observadores interpretan como empresas conjuntas entre empresas privadas (incluida la inversión extranjera) y estatales, pero los detalles están “por determinarse”.

El anuncio que excluye a los cubanoamericanos y los cubanos que viven en otros países se produce después de que una funcionaria del gobierno dijo al Herald que la isla estaba abierta a la inversión cubanoamericana.

“Esto es un balde de agua fría”, dijo el abogado Pedro Freyre, quien asesora a empresas con negocios en Cuba y ha abogado por la expansión del sector privado de la isla.

“Uno de los problemas fundamentales de la economía cubana es su falta de capital. Uno de los principales propósitos de esta estructura empresarial es la captación de capital. Si solo los cubanos que viven en la isla pueden ser socios y no tienen dinero, ¿de qué te sirve?”.

En elaboración por más de una década, la nueva legislación brindará reconocimiento legal a las miles de pequeñas empresas, desde paladares hasta los AirBnB, que florecieron bajo las regulaciones para el autoempleo. Esta última categoría seguirá abarcando a los pequeños negocios familiares o aquellos que tengan hasta tres empleados.

Los cubanoamericanos ya están apoyando a muchas de estas empresas a través de remesas, pero la comunidad cubanoamericana ha pedido durante mucho tiempo el reconocimiento del gobierno más allá de eso. Los emigrados cubanos pierden la mayoría de sus derechos de ciudadanía cuando abandonan el país. Ahora, eso también incluye ser socio de una empresa privada.

“El gobierno de Díaz-Canel ha declarado repetidamente que busca tanto estimular la inversión extranjera directa como mejorar la relación del estado con la diáspora cubana. Al negar a los emigrados cubanos el derecho a invertir en pequeñas y medianas empresas privadas, el gobierno cubano ha socavado efectivamente ambos objetivos ”, dijo Ricardo Herrero, director ejecutivo del Cuba Study Group, una organización con sede en Washington, D.C., que promueve políticas de acercamiento a Cuba.

Herrero dijo que canalizar la inversión extranjera a empresas conjuntas con el estado tendrá un “efecto paralizador”, ya que la mayoría de los inversionistas cubanos serios en el exterior solo considerarán financiar empresas del sector privado.

“Además, la nueva ley representa otra oportunidad perdida por parte de este gobierno para mejorar las relaciones con la diáspora, ya que trata a los cubanos en el exterior, una vez más, como ciudadanos de segunda clase”, dijo.

Foto: Reuters

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Conocido y barato medicamento saca de ventilación artificial a pacientes graves de COVID-19

mié Ago 25 , 2021
La Universidad Hebrea de Jerusalén informó que el medicamento TriCor (fenofibrato) redujo la inflamación provocada por el coronavirus en 19 pacientes en 48 horas y permitió la retirada de respiración […]
blank