Sexo, drogas e insultos: una campaña para las primarias legislativas en Argentina llena de polémic

Es una elección extraña, con un gobierno que llegó para, según su eslogan de campaña de 2019, “poner a Argentina de pie”, y terminó gestionando una pandemia, con un principal bloque opositor que se disputa entre pararse más al centro o más –mucho más– a la derecha y con emergentes que se ofrecen como una suerte de alternativa antisistema, lo que parece primar no son tanto las propuestas concretas, sino los pequeños escándalos, la búsqueda permanente del fuera de juego ajeno y el insulto.

Así llegan las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina, el mecanismo por el cual, un par de meses antes de la elección propiamente dicha, los ciudadanos deben concurrir a los centros de votación a decidir qué lista de qué partido debería participar de la competencia general. En este caso, para diputados nacionales en todo el país y senadores nacionales en algunas provincias, además de otros cargos en ciertos distritos.

Cada partido puede presentar varias listas que compitan entre sí o una sola. Este año, el oficialismo del Frente de Todos ha optado en la mayoría del país por una sola lista. Y la principal alianza opositora, Juntos por el Cambio, usará las PASO en casi todas las provincias para que los argentinos sean quienes determinen cuál de varias listas competirá en cada distrito, publica France24.

Al ser las PASO la etapa previa de una disputa legislativa, el foco debería estar, uno podría suponer, en conocer los proyectos que intentará presentar cada grupo de candidatos, las posiciones respecto a cuestiones que se están debatiendo o se debatirán en el Parlamento.

Seguramente las tienen, y ciertamente las mencionan ocasionalmente, con cuidado de esquivar los temas más delicados, para no perder a votantes volátiles. Pero la agenda de campaña está tomada no por esas cuestiones, sino por, como avisa –y no miente– el título de esta nota, referencias al sexo, discusiones bastante superficiales sobre el consumo de drogas, avisos de campaña que rozan lo ridículo, y también insultos.

Hace poco más de una semana, Victoria Tolosa Paz, candidata del oficialismo para la provincia de Buenos Aires, dio una entrevista de tono desenfadado en el programa emitido por YouTube, ‘Saliendo que es Eléctrica’. Allí dijo que “en el peronismo siempre se garchó”, una palabra utilizada en Argentina para referirse a tener relaciones sexuales. Luego habló de la situación de los jóvenes y el encierro en pandemia.

La frase se volvió central, tema casi único, recogida por medios y candidatos y generó todo un debate que fue desde algún sonrojo hasta defender justamente la posibilidad de hablar de sexo como tema vinculado al gozo y la plenitud. La propia Tolosa Paz dio reversa recientemente en una entrevista con el periodista Sebastián Lacunza en ‘ElDiarioAr’: “Pido perdón por decir garchar, soy una persona bastante centrada, no soy tan zarpada (lanzada) como quizás parece con ese título”.

Otro tema que se coló en la campaña fue el del consumo de marihuana, que está atravesando en Argentina un proceso de liberalización, desde lo informal hasta la aprobación de normas para el uso medicinal de la planta.

En una entrevista en Filo.News, María Eugenia Vidal, exgobernadora de la provincia de Buenos Aires y precandidata de la oposición de Juntos por el Cambio para la Ciudad de Buenos Aires, dijo que “una cosa es fumarte un porro en Palermo un sábado a la noche con amigos, relajado, o con tu pareja, o solo, y otra cosa es vivir en la 21-24, en Zavaleta, o en la 1-11-14, rodeado de narcos y que te ofrezcan un porro” (Palermo es un barrio de ingresos altos; los números corresponden a los nombres de barrios populares, las llamadas “villas miseria” en Argentina).

Sus comentarios fueron duramente atacados por estigmatizar, por usar lugares comunes vinculados con el consumo y sus riesgos. Pero también se terminó en una discusión de puro ataque de lado y lado en el que no se terminó de discutir realmente la problemática del consumo, la distribución, la adicción y qué trabajo podría hacerse desde el Legislativo para acompañar y solucionar, dependiendo del caso, cada una de esas temáticas. La propia Vidal, así como hizo Tolosa Paz, salió a aclarar sus dichos. En el programa Verdad Consecuencia, del canal de televisión TN, dijo que la comparación fue un error.

Florencio Randazzo, quien fuera ministro del Interior y de Transporte en el último gobierno de la actual vicepresidenta Cristina Fernández, se presenta con lista propia, Vamos con Vos, y difundió un aviso de campaña que también cobró relevancia por la polémica que generó. En el mensaje, Randazzo comienza a hablar a cámara y es interrumpido por un llamado de su madre, Gladys Campagnon.

Ella hace algunos comentarios en tono de humor, le da recomendaciones y en un momento le dice “explicale a este pueblo de pelotudos (…)”; él la interrumpe. El hecho de que ella llamara “pelotudos”, un insulto fuerte en Argentina, a los votantes fue muy criticado. Nuevamente, vinieron las aclaraciones: “No debería haber dicho ‘este pueblo de pelotudos’, debería haber dicho ‘este pueblo que no entiende'”, aclaró Campagnon en una entrevista en Radio con Vos.

En los tres casos mencionados, los candidatos ganaron visibilidad y se colocaron en el centro de la discusión, lo que evocó una conocida máxima de la política, que dice que “es mejor que hablen mal de uno a que no hablen de uno para nada”, algo que no ha quedado tampoco fuera del debate.

En esa línea, en una respuesta extraña al aviso de Randazzo, de un hombre que no es candidato pero sí funcionario, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, difundió otro video, en el que habla con su madre en el medio de un operativo antidrogas.

 

El video aprovecha para disparar no solo contra el exministro de Fernández, sino también contra Vidal por sus comentarios sobre la marihuana y para respaldar la candidatura de Tolosa Paz. Por otra parte, tiene algo de aviso personal, porque Berni no oculta sus aspiraciones a la Presidencia.

A estos partidos del que forman parte la mayoría de los candidatos y que absorberán la mayoría de los votos, se suman partidos provinciales y también la izquierda y una nueva derecha emergente.

Uno de los representantes más histriónicos de este último grupo es el economista Javier Milei, candidato a diputado por la Ciudad de Buenos Aires del partido La Libertad Avanza, que se define como libertario y cuestiona fuertemente el rol del Estado.

En sus apariciones públicas lanza discursos encendidos y cargados de agresiones e insultos, como cuando dijo del jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, “zurdo de mierda”, aunque el funcionario pertenece a Juntos por el Cambio, un partido considerado de centro derecha. También dijo, entre otras cosas: “Te puedo aplastar aún en silla de ruedas” y “sos un gusano asqueroso arrastrado”. Luego dijo, en el canal TN, que esa declaración, al ser un vivo de Instagram, tenía “la lógica de las redes sociales”.

Por su parte, la izquierda, acusada por sus críticos de vetusta y anacrónica, salió al ruedo con un aviso de campaña que imita a una serie argentina de inicios de los años 2000, ‘Los Simuladores’, con parecidos con el mítico programa estadounidense ‘The A-Team ‘, en el que un grupo de veteranos de Vietnam venden sus servicios de mercenarios para luchar por causas justas.

En el video del Frente de Izquierda el foco no está en los candidatos propios, sino en cuestionar a los de los otros partidos. Otro de sus avisos tiene la estética de otra serie de esa época, ‘Okupas’, que ahora puede verse en Netflix y está siendo ampliamente consumida en el país.

Muchas de las estrategias de los candidatos apuntan a recoger el voto de los más jóvenes, que constituyen un importante grupo de electores que los candidatos entienden que todavía no están “capturados”. Solo los que tienen entre 16 y 17 años son 861.149 y representan el 2% del padrón electoral.

Serán parte del total de algo más de 34,3 millones de personas habilitadas para votar este domingo, en 17.567 locales de votación, donde las urnas estarán abiertas hasta las 18:00 horas y se espera que los resultados comiencen a conocerse a partir de las 23:00.

 

Foto: Twitter: @radiociudads

Vía: France24

Un comentario en "Sexo, drogas e insultos: una campaña para las primarias legislativas en Argentina llena de polémic"

  1. Juntos por el cambio ellos mismos se definen de centro-derecha. Pero el programa que promueven es de la típica social-democracia. La derecha latinoamericana es una vergüenza a decir verdad. Salvo Bolsonaro, todos son estatistas socialistas cool.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cuba registra un nuevo aumento de casos de covid-19 con 8,394 en un día

vie Sep 10 , 2021
Cuba reportó este viernes 8.394 nuevos casos de covid-19 y acumula 129,133 enfermos desde marzo del año pasado cuando se registró el primer positivo al SARS-Cov-2, según el Ministerio de […]
blank
A %d blogueros les gusta esto: