Felipe Solá habló por primera vez desde su expulsión del Gobierno: Como canciller a veces me costaba hablar con el Presidente

El excanciller Felipe Solá habló hoy por primera vez desde su expulsión del Gobierno el 17 de septiembre, cuando el mandatario Albero Fernández definió numerosos cambios en el Gabinete como consecuencia de la derrota electoral sufrida en las PASO.

En declaraciones televisivas, cuestionó “la forma” en la que le fue comunicada su salida del Ejecutivo y reveló: “A veces me costaba hablar con el Presidente”. También dio detalles de su relación con la vicepresidenta, Cristina Kirchner, el vínculo con Venezuela y su futuro político.

En diálogo con Nuria Am, por CNN, el exfuncionario ratificó las sensaciones que su entorno había dejado trascender luego de que Fernández decidiera reemplazarlo como titular del Ministerio de Relaciones Exteriores por el exjefe de Gabinete, Santiago Cafiero. “La forma en la que me enteré de mi salida no me pareció la apropiada”, sostuvo, publica La Nación.

Según pudo confirmar LA NACION en aquel momento, fue el propio Cafiero el encargado de comunicarle la decisión a Solá, que por entonces se encontraba de viaje en la ciudad de México para participar de una cumbre de la Celac, a la que finalmente no asistió.

Al ser consultado sobre si se sintió “defraudado o herido” por haberse enterado de la determinación de Fernández de ese modo y en plena misión diplomática, el exfuncionario apuntó: “Sí. La forma en la que recibí la noticia, que fue por un llamado de Cafiero, no me pareció la apropiada y se lo hice saber al Presidente”. Y confesó: “La Cancillería funcionaba y yo pensé que no iba a haber cambios”.

Fernández y Solá plantearon su visión regional

Durante la entrevista, Solá contó que la comunicación con Fernández se quebró completamente luego de su expulsión del Gobierno. Sin embargo, dio detalles del último contacto que mantuvo con el mandatario vía WhatsApp tras enterarse de su decisión.

“No volví a hablar con el Presidente. Uno habla con el Presidente cuando lo llaman y no me llamó”, aseguró el exfuncionario, para luego referirse a su intercambio final con Fernández: “[Después de hablar con Cafiero], yo estaba en el avión en El Salvador y le envié un WhatsApp y él me contestó con otro.

Yo le pedía que no anunciara la noticia así yo no quedaba desapoderado en México, pero la necesidad de anunciar el nuevo Gabinete era muy grande. Me contestó explicándome que los tiempos eran distintos y que lamentaba mucho que así fuera”.

Con respecto al nombramiento del exjefe de Gabinete como su reemplazante, expresó: “No tengo todavía una perspectiva de cómo será su Cancillería. Creo que lo que tenga de inexperiencia lo puede solucionar con la cercanía que tiene con el Presidente, que es muy importante para el canciller. Creo que Cafiero tiene esa ventaja, como también tiene otras desventajas como la inexperiencia en la política y en lo diplomático. Creo que hay que verlo caminar”.

Cuando le preguntaron si él tenía esa cercanía con el Presidente, respondió: “Yo tenía una cercanía menor a la de Cafiero. A veces me costaba hablar con el Presidente, dependía. Hubo temas como la pandemia, la deuda, el problema económico, que también hacían que algunas cuestiones de política exterior fueran vistas como secundarias. Y otras no. Viajé con el presidente muchas veces estuve con él en teleconferencias. Pero hay una intimidad entre Cafiero y el presidente que supongo será positiva”.

Solá habló además sobre su relación con la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y la dura carta que esta última publicó en plena crisis del oficialismo. “¿Habla con Cristina o lo hacía regularmente?”, le preguntaron, y respondió: “No, muy poco.

Me comunicaba a través de otras personas algunas veces. Hablé con ella en noviembre del año pasado, tuve una charla personal y después no he hablado con ella. Le he enviado documentos cuando consideraba que eran importantes ante algún problema serio como el de Chile, que estoy segura que ella lee. Pero no he tenido relación frecuente”, contó.

Asimismo, dijo que recibió “señales de apoyo” de la exmandataria en el marco de su salida de la Cancillería, aunque dijo que fueron expresiones “indirectas, no oficiales”. Y siguió: “Hay que entender esto: se solucionó un conflicto político con un nuevo Gabinete. Lo importante hoy es fortalecer al gobierno, repuntar en las elecciones y prepararse para dos años en el que el desafío es repuntar la economía argentina”.

Al ser consultado acerca de la carta publicada por la vicepresidenta, manifestó: “Me conmocionó porque se refería a un problema interno, me preocupó mucho que se agudizara mucho más. Me parece que hay algo a favor de esa actitud y es que no se juega por abajo: se juega a la vista de la gente que votó. Y eso tiene su valor.” Y evaluó: “La carta sirvió porque al día siguiente las cosas empezaron a solucionarse”.

En otro tramo de la nota, a Solá le preguntaron sobre su futuro en la política y señaló: “La política no se abandona nunca, pero no volvería a tener un cargo público. Lo que uno necesita es estar vinculado, buscar la mayor cantidad de vínculos posibles. Y el peronismo cada vez va a necesitar más vínculos y recuperar vínculos, inclusive con gente que está en la oposición y se puede conversar también”.

blank

Finalmente, se refirió al vínculo entre la Argentina y Venezuela. “La relación es relativamente buena, si bien no hay embajador en las dos puntas: hay encargados de negocios, que algo quiere decir. Pero varias veces Argentina fue invitada a mediar entre la oposición y el gobierno de Maduro. Creo que el presidente fue prudente en ese sentido”, sostuvo.

Cuando le preguntaron si creía que en Venezuela hay democracia, contestó: “No, hay una democracia que no es completa. Pero para demostrar que esa democracia no es completa tiene que haber elecciones libres y más democracia. Y tiene que haber una oposición que se presente: unida, desunida o como sea, pero que se presente. Que si cree en la democracia, vaya por las vías democráticas y no por las vías golpistas”.

Otras frases destacadas de Felipe Solá

“Se decidió que Cafiero no quedara afuera del Gabinete”.

“Los cancilleres se sorprendieron por mi salida en medio de un vuelo”.

“Hay una chance de que le vaya mejor al Gobierno en las próximas elecciones”.

“Me tomaría un café con Cristina. Pero con Alberto o Cafiero, si me llaman.”

“Me guardo si le diría a Santiago que me pida disculpas.”

“El presidente de la Celac va a ser argentino”.

“Hay una democracia totalmente imperfecta en Venezuela”.

“Si la oposición en Venezuela no se presenta a elecciones, va a ser olvidada o reemplazada por otros”.

“Bolsonaro siempre jugó duro con la Argentina”.

“Es difícil ponerse de acuerdo con Bolsonaro por sus ataques absurdos”.

“Uruguay nos debe más a nosotros que nosotros a ellos”.

 

Vía: La Nación

Entrada siguiente

Llegó a Miami y ya tiene agente, ¿cuál es el plan para este pelotero cubano fugado en México?

jue Oct 7 , 2021
Nada más llegar a Estados Unidos, Loidel Rodríguez sabía a quén debía llamar. El receptor cubano se convirtió en el nuevo cliente de RI Total Sports, una empresa de representación […]
blank