Restricciones para viajeros sacará a relucir falta de acceso a vacunas en las Américas

Un plan de la administración de Biden para restringir el arribo de los viajeros no vacunados afectaría particularmente a las personas de América Latina y el Caribe, una región donde las grandes disparidades y la falta de acceso a las vacunas COVID-19 han dejado a la mayoría de la población sin protección contra el coronavirus.

Las nuevas reglas que entrarán en vigor a principios de noviembre, según dijo el coordinador para la pandemia de COVID-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, también podrían prohibir que algunos viajeros vacunados ingresen al país si recibieron vacunas que las autoridades estadounidenses no reconocerán cuando implementen el plan, publica El Nuevo Herald.

La Casa Blanca dijo el mes pasado que estaba considerando prohibir a los viajeros que recibieron vacunas COVID-19 que no hayan recibido la autorización de emergencia de la Organización Mundial de la Salud. Estados Unidos solo ha autorizado tres vacunas — Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson — pero la lista de uso de emergencia de la OMS es mucho más amplia e incluye vacunas producidas por AstraZeneca y Sinopharm de China.

Actualmente no incluye la rusa Sputnik V ni la cubana Soberana, que algunos países de la región han tenido que usar para aumentar los suministros de vacunas.

Una portavoz de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dijo que la agencia “está trabajando activamente con expertos en vacunas con respecto a las vacunas que se aceptarán, los requisitos de edad y la puesta en funcionamiento de este requerimiento”. El CDC, dijo, proporcionará más información sobre los reglas en las próximas semanas.

Aunque algunos creen que el plan es positivo porque abrirá el país a los viajeros europeos, que han estado excluidos durante más de un año, otros temen su posible efecto en los viajes regionales.

Cualquiera que sea la decisión que tomen las autoridades estadounidenses, dejará a muchos latinoamericanos y caribeños excluidos en un momento en que la aprobación de visas tiene grandes atrasos debido a la pandemia y el poco personal en las embajadas, y probablemente creará más tensiones diplomáticas en una región que ya se está sintiendo ignorada por su vecino más cercano y poderoso.

“Afecta de manera desproporcionada a países en desarrollo como Guyana”, dijo la ministra de Turismo y Comercio de la nación sudamericana de habla inglesa, Oneidge Walrond, quien teme que la vacuna Sputnik V no esté en la lista aprobada de Estados Unidos.

A principios de este año Guyana recurrió a la vacuna de fabricación rusa y compró 200,000 dosis a $20 cada una, después de no poder obtener ninguna de las vacunas fabricadas en Estados Unidos.

A pesar de que se ha unido a varios países del Caribe para aprobar requisitos de entrada similares para los visitantes internacionales (uno debe mostrar prueba de vacunación y una prueba de PCR COVID-19 negativa tomada dentro de los 7 días de viaje), el país cree que ahora está siendo castigado por el nuevo requisito de Estados Unidos pese a no haber podido acceder sus vacunas. “Creemos que es injusto y resalta y profundiza la división entre los que tienen y los que no tienen”, dijo Walrond.

El miércoles, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, dijo que solo el 37 por ciento de los 653 millones de personas en América Latina y el Caribe habían sido vacunadas, mientras que países como Nicaragua y Jamaica aún no llegaban al 10 por ciento. Haití, que solo ha administrado alrededor de 60,000 vacunas de Moderna, tiene menos del 1 por ciento de su población vacunada.

Dado que muchas personas carecen de acceso a las vacunas, Estados Unidos comenzó este verano a enviar dosis a la región a través de la plataforma de acceso global a las vacunas de la Organización Mundial de la Salud conocida como COVAX.

Pero las fricciones por la disponibilidad de vacunas en una de las regiones más afectadas del mundo ya han aparecido incluso entre socios como Colombia, que ya ha recibido seis millones de dosis donadas por Estados Unidos.

EEUU: Pese a pandemia, millones planean viajar por feriado
Pasajeros de vuelos internacionales llegan al Aeropuerto Internacional de Miami, donde son sometidos a revisiones minuciosas de parte de personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés), el viernes 20 de noviembre de 2020, en Miami. (AP Foto/Lynne Sladky)

En su discurso en la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Iván Duque habló de las brechas “inauditas” en la cobertura de vacunación, y agregó una crítica velada al plan de Estados Unidos de ofrecer una tercera dosis de refuerzo.

“Mientras que algunas naciones adquieren un número de dosis adicionales para seis o siete veces su población y anuncian terceras dosis de refuerzo, otras no han aplicado ni una sola dosis que les inyecte esperanza”, dijo.

Las restricciones de viaje probablemente dejarán a la población de cada nación atada a la decisión de sus respectivos gobiernos sobre qué vacunas comprar. Millones en la región han recibido vacunas producidas por Rusia, China, India y Cuba que no han recibido la autorización de emergencia de la OMS.

Las reglas también destacarán las desigualdades regionales, cuando los países más pobres luchan por vacunar a sus ciudadanos en medio de la escasez de suministro y la vacilación para inyectarse, y los esfuerzos internacionales como COVAX siguen siendo lentos en la entrega de las dosis prometidas.

Vía: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Cifra de niños cruzando el Darién alcanza máximo histórico

lun Oct 11 , 2021
Niños en brazos de sus padres, algunos de pocos meses de nacidos, se siguen enfrentando diariamente a la inhóspita selva del Darién, que separa a Colombia y Panamá Entre enero […]
blank