China acosa a Taiwán con incursiones aéreas en zona gris

Los cazas aéreos chinos se multiplican en los radares de Taiwán. Es la última estrategia de Pekín para presionar a esta isla, pero existe el temor de que un error convierta este conflicto latente en una guerra en toda regla.

Este territorio autogestionado vive bajo la amenaza constante de una invasión de China desde el fin de la guerra civil de 1949. Desde entonces, los 23 millones de taiwaneses se han acostumbrado a convivir con el ruido de sables.

Pero el fuerte incremento de aviones militares chinos que penetran en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés) de la isla ha puesto los focos en el estrecho de Taiwán, con temores de que se convierta en un punto de conflicto global.

AFP elaboró una base de datos que recoge todas las incursiones desde septiembre de 2020, cuando el ministro de Defensa de Taiwán empezó a publicarlas abiertamente. En ella queda claro que los vuelos van en aumento tanto en frecuencia como en cantidad, publica AFP.

El clímax de esta estrategia tuvo lugar a comienzos de mes, mientras China celebraba su fiesta nacional. En apenas cuatro días, 149 cazas y bombarderos penetraron en la zona de identificación aérea del suroeste de Taiwán.

Chiang Kai-shek y Mao
Chiang Kai-shek y Mao en 1945 poco antes de convertirse en líderes de dos gobiernos rivales.. Foto: AP

Las incursiones son más agresivas, incluso personales. En una emisión de radio publicada en internet se escucha a un piloto chino insultando a la madre de un controlador del tráfico aéreo de Taiwán.

Solo en esos cuatro días se superó en un 28% el total de 117 vuelos en septiembre que, hasta la fecha, era el mes con más incidentes registrados.

El año anterior, Taiwán registró 380 entradas en el suroeste de su zona de identificación. Este año ya van por 692, casi el doble.

También evoluciona el tipo de avión enviado. Cada vez hay más aviones que China podría usar en caso de invasión, como el bombardero H6, con capacidad nuclear.

En septiembre de 2020, el mes anterior con más incursiones, Taiwán localizó 32 cazas y tres bombarderos. Este mes detectó 124 cazas y 16 bombarderos.

Aun así, los analistas instan a no exagerar la amenaza que suponen estas entradas. La ADIZ no corresponde al territorio aéreo de Taiwán, sino que es más extenso y en algunas partes se sobrepone con la China continental.

Pero hasta 2020, China raramente enviaba sus aviones al sector suroccidental.

“Esto es lo que llamamos tácticas de ‘zona gris’. Mantienen la presión psicológica en Taiwán”, dijo a AFP el almirante retirado Lee Hsi-min, que dejó la dirección de las fuerzas armadas de Taiwán en 2019.

“Zona gris” es un término usado por analistas militares para describir acciones agresivas de un Estado pero sin entrar en una guerra abierta, lo que el secretario de Defensa británico Ben Wallace describió como un “limbo entre la paz y la guerra”.

Taiwán sufre un aumento de este tipo de presiones desde la elección en 2016 de la presidenta Tsai Ing-wen, que considera la isla soberana de facto y no parte de “una China” como propugna Pekín.

Entre estas medidas de “zona gris”, el almirante cita ciberataques, campañas de desinformación o la presencia de dragas chinas que toman arena de las cercanas islas de Kinmen y Matsu, pertenecientes a Taiwán pero cerca del continente.

Las incursiones aéreas, además, permiten a China “mejorar el entrenamiento de los pilotos”, incluyendo ocasionales vuelos nocturnos, y mantienen en constante estrés la anticuada flota de Taiwán, añade.

China, públicamente comprometida a recuperar Taiwán un día, apenas dice nada de sus incursiones aéreas.

Para los analistas, son mensajes dirigidos a tres públicos: el gobierno y el pueblo de Taiwán, la creciente base nacionalista china y los poderes occidentales.

Los vuelos de este mes ocurrieron tras unos ejercicios navales en el Pacífico en los que participaron buques de Estados Unidos, Reino Unido y Japón.

También se había firmado poco antes el acuerdo de Washington con Australia para suministrarle submarinos de propulsión nuclear y se conoció que fuerzas especiales estadounidenses entrenaban tropas en Taiwán.

China vs. Taiwán: la disputa de más de 60 años que divide al país más grande de Asia - BBC News Mundo
Foto: BBC

“Pekín quiere demostrar que no se intimidará por alianzas de seguridad regional que aliados de seguridad regional en curso, que sin duda están dirigidas a China”, dijo J Michael Cole, experto del Global Taiwan Institute en Washington.

“También demuestra al público local que no es complaciente con los eventos que favorecen Taiwán”, agregó a AFP.

Durante largo tiempo, Estados Unidos desplegó una política de “ambigüedad estratégica” hacia Taiwán, suministrándoles armas pero evitando comprometerse explícitamente a acudir en ayuda de la isla.

Pero ahora el presidente Joe Biden ha declarado en dos ocasiones que su ejército defendería a Taiwán si es atacado por China.

Aunque las incursiones aéreas no se acercan a tierra, muchos temen que un accidente, una colisión o un error pueda desencadenar una guerra abierta.

El presidente Xi Jinping ha hecho de Taiwán una prioridad en su intento de asegurarse un tercer mandato el próximo año. Estados Unidos y Taiwán advierten que Pekín podría estar lista para invadir en la isla en pocos años.

Jia Qingguo, experto de relaciones internacionales en la Universidad de Pekín que aconseja al gobierno, publicó un contundente informe recientemente alertando que una “tormenta perfecta” se avecinaba en el estrecho de Taiwán.

La agresividad de Pekín estaba “determinada por su creciente capacidad militar y el incremento de las demandas internas para la unificación”, explicó.

Además, Pekín está presionada para actuar contra la creciente relación entre Taipéi y Washington.

“Las tres partes ven sus interacciones atrapadas en un espiral vicioso, haciendo de la confrontación militar y una guerra abierta un escenario cada vez más probable”, advirtió Jia.

Su Tzu-yun, experto del Instituto de Investigación de Defensa Nacional y Seguridad de Taiwán, opina que Taipéi “debería estar más atento y no estar tan preocupado”.

Un desembarco anfibio por el estrecho de Taiwán sigue siendo “la operación militar más compleja y si cualquier parte del proceso se ve comprometido, la operación fracasa”, explica a AFP.

“China puede empezar una guerra, pero que pueda ganarla es otra cosa”, añade.

 

Vía: AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Amnistía Internacional denuncia intolerancia del régimen cubano y les advierte: Estaremos vigilando

vie Oct 22 , 2021
La organización Amnistía Internacional afirmó este viernes que la respuesta negativa del gobierno cubano a las peticiones de la sociedad civil para llevar a cabo la Marcha Cívica por el […]
blank