Arranca el G20 con el cambio climático y la recuperación pospandemia en el centro de la agenda

Los líderes del G20 iniciaron en Roma, Italia, este 30 de octubre su primera cumbre presencial desde que estalló la pandemia. La lucha contra el Covid-19, la recuperación económica y el clima, lideran las discusiones.

Se espera que los representantes de las principales economías acuerden compromisos de cara a la COP26, que comenzará el domingo en Glasgow, Escocia, considerada clave para frenar el calentamiento global.

Una ambiciosa cumbre de las 20 principales economías del mundo. Aunque la reunión del G-20 en Roma, Italia, no es un encuentro dedicado exclusivamente al cambio climático, el tema ambiental ocupa el primer orden del día, tras la apertura del anfitrión, el primer ministro italiano, Mario Draghi, publica France24.

Según el borrador del comunicado final que será emitido al término del encuentro de dos días, el grupo de los 20 se compromete a limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius. Se trata del nivel que los científicos señalan necesario para evitar nuevos patrones climáticos desastrosos.

Los líderes políticos de las naciones que representan el 80% de la economía mundial y de las emisiones contaminantes se apresuran a fijar acuerdos clave en esta materia antes de trasladarse a la COP26, que inicia en Glasgow, Escocia, desde este domingo 31 de octubre. Es considerada la última oportunidad significativa para mitigar la que ya es considerada la gran crisis mundial: el cambio climático.

“Fallar en la Cop26 podría significar una migración masiva y escasez de alimentos, lucha por el agua, por la comida, grandes desplazamientos de personas (…) Si aumentas las temperaturas del planeta en cuatro grados o más, como se predice que lo harán sin piedad, entonces se producirán estos eventos geopolíticos realmente muy difíciles”, aseguró este sábado en una ronda de entrevistas, el primer ministro británico Boris Johnson.

Sin embargo, advirtió que el mundo se encuentra contra reloj para frenar las consecuencias que serán difíciles de controlar. “No vamos a detener el calentamiento global en Roma ni en esta reunión de la COP (…) Lo máximo que podemos esperar es frenar el aumento” de las temperaturas, admitió.

En vísperas de la cumbre, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, indicó que se corre el riesgo de fallar en los compromisos aún tibios de los grandes contaminadores y desafió a los líderes del G-20 a superar los “niveles peligrosos de desconfianza” entre ellos y con los países en desarrollo.

“Seamos claros: existe un grave riesgo de que Glasgow no cumpla”, afirmó Guterres al indicar que los compromisos formales actuales de los gobiernos “todavía condenan al mundo a un funesto aumento de 2,7 grados” en las temperaturas globales.

Cerca de dos años después de que irrumpiera la pandemia del Covid-19, cómo superar la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas también abarca el foco del G-20. Sin embargo, las prioridades divergen y la lucha es dispareja.

El presidente Vladimir Putin, quien participa del encuentro de forma virtual, abogó por “el reconocimiento mutuo de las vacunas”. El Mandatario ruso se refirió a la negativa de las autoridades sanitarias en Estados Unidos y Europa; así como por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a avalar su biológico contra el nuevo coronavirus: Sputnik V.

La inyección rusa contra el Covid-19, sin embargo, ha sido aceptada en varios países de América Latina como Argentina y México.

Previamente, el Fondo Monetario Internacional ha dejado claro que la máxima prioridad para la recuperación económica es sencilla: acelerar la vacunación de la población mundial.

No obstante, en el marco de la cumbre Guterres culpó a las divisiones geopolíticas de obstaculizar el plan mundial de inmunización, pues “ha pasado a un segundo plano frente al acaparamiento y el nacionalismo de las vacunas”, sostuvo.

El representante de Naciones Unidas explicó que mientras en los países más ricos las personas reciben una tercera dosis de los fármacos, solo el 5% de los africanos han sido completamente inoculados.

En este contexto y horas antes de su llegada a Roma, Johnson prometió que el Reino Unido donaría 20 millones de dosis de AstraZeneca a los países en desarrollo.

Pero el incumplimiento de este tipo promesas retrasan la meta. Las dosis donadas llegan a una mínima fracción de lo que se necesita. La semana pasada, una investigación de People´s Vaccine Alliance reveló que solo el 14% de los fármacos prometidos por las potencias han llegado a las naciones más pobres.

Otra de las principales preocupaciones de los líderes mundiales gira en torno a la crisis energética. En momentos en que los problemas en la cadena de suministro y el aumento de los precios de la energía eléctrica amenazan a varios países, incluidos los más desarrollados

Salman bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudita, uno de los principales productores de gas y petróleo en el planeta, aseguró que seguirá “apoyando la estabilidad y el equilibrio de los mercados petroleros”.

Asimismo, y durante su intervención de forma remota en el primer día del encuentro, afirmó que respalda los esfuerzos para suministrar energía limpia al mundo.

También se espera que el mandatario estadounidense, Joe Biden, plantee preocupaciones sobre un desequilibrio en la oferta y la demanda en los mercados energéticos mundiales.

Biden subrayaría la importancia de encontrar una mayor estabilidad en la comercialización de los carburantes, por el bien de una economía global que ha sido gravemente golpeada por la pandemia.

Hasta ahora, la OPEP, liderada por Arabia Saudita y sus aliados, incluida Rusia, han ignorado los constantes llamados de Biden a aumentar la producción, a un ritmo más acelerado del actual, de 400.000 barriles por día cada mes, hasta el próximo año.

Foto: Reuters

Vía: France24

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Richardson hace historia como primera mujer jefe del Comando Sur de EEUU

sáb Oct 30 , 2021
La general de cuatro estrellas, Laura J. Richardson asumió este viernes como la primera mujer a cargo del Comando Sur (Southcom) de EE.UU., con sede en el sur de Florida, […]
blank