Cuba rechazó donación del gobierno de Biden de vacunas contra el COVID-19

El gobierno cubano rechazó una donación del gobierno de Estados Unidos de un millón de dosis de una vacuna contra el COVID-19 porque la oferta llegó demasiado tarde y tenía demasiados requisitos, dijo el canciller de la isla en una reunión con diplomáticos acreditados en La Habana.

Bruno Rodríguez dijo que el viernes de la semana pasada, el Departamento de Estado se comunicó con la embajada cubana en Washington para hacer la oferta que él calificó de “última hora” y “oportunista”.

El ministro hizo público el intercambio durante una reunión inusual el miércoles en la que se quejó de los supuestos planes de Estados Unidos para desestabilizar al gobierno comunista y la falta de asistencia humanitaria durante la pandemia, publica El Nuevo Herald.

“Están ofreciendo vacunas a una población ya vacunada, incluso cuando está avanzando el programa de la dosis de refuerzo, pero además plantean requisitos estrictos e injerencistas, como la obligación de realizar estudios clínicos en Cuba con esas vacunas”, dijo el ministro. Las autoridades cubanas respondieron “respetuosamente”, dijo Rodríguez, explicando por qué la donación “no contribuiría a mejorar la salud de los cubanos”.

No mencionó qué producto específico el gobierno estadounidense tenía intención de suministrar. Los funcionarios estadounidenses, continuó Rodríguez, mencionaron “mecanismos internacionales que hasta ahora han sido ineficientes y excluyentes”, un comentario que parece referirse a Covax, un programa administrado por la Organización Mundial de la Salud para proporcionar vacunas donadas o a precios más bajos a los países en desarrollo.


 Cuba es el único país de la región que optó por no participar en el programa. En cambio, decidió desarrollar sus propias vacunas.

Actualmente, el gobierno está en conversaciones con la OMS para obtener la autorización de emergencia para poder vender sus vacunas a través de esa organización.

 Pero mientras el país todavía estaba desarrollando y probando sus productos, la variante Delta provocó una ola mortal de casos durante el verano que empujaron al sistema de salud al borde del colapso.

Algunos pacientes murieron sin atención en medio de una escasez generalizada de medicamentos y oxígeno debido a una pieza rota en la principal planta de producción de oxígeno medicinal de la isla a fines de mayo.

Las autoridades cubanas no dieron a conocer el problema durante más de dos meses hasta que los informes de los medios independientes y de algunos cubanos en las redes sociales dispararon las alarmas.

Poco después, el gobierno movilizó a los militares para producir oxígeno y enviarlo a lugares remotos.

El embargo estadounidense permite la venta de medicamentos a Cuba, pero el ministro se quejó de que las autoridades estadounidenses no emitieron licencias específicas para exportar oxígeno a la isla durante la crisis.

No dijo si hubo algún esfuerzo por parte del gobierno cubano para obtener oxígeno medicinal en los Estados Unidos. Varias organizaciones a favor de mejorar las relaciones con Cuba pidieron a las administraciones de Trump y Biden que levantaran algunas sanciones a Cuba durante la pandemia.

La administración de Biden ha dicho que estaba agilizando las autorizaciones para brindar ayuda humanitaria a la isla.

 El presidente Biden dijo el 15 de julio de este año que estaría “preparado para dar cantidades significativas de vacunas,” a Cuba si se le “asegurara que una organización internacional administraría esas vacunas”.

Pero Cuba “ha elegido no unirse a COVAX”, dijo una portavoz del Departamento de Estado al Herald.

El Departamento de Estado no proporcionó detalles sobre la oferta de donación a Cuba ni explicó por qué hizo un seguimiento de la oferta de Biden varios meses después.

Poco después de la declaración de Biden, funcionarios y científicos cubanos hicieron declaraciones públicas rechazando la oferta, diciendo que Cuba no necesitaba la donación porque estaba desarrollando sus propias vacunas.

Pero no está claro si hubo algún intercambio oficial sobre el tema en ese momento. Posteriormente, Cuba aceptó vacunas donadas por China, un aliado político.

La propuesta de donativo de Estados Unidos coincide con la promulgación de nuevas reglas de viaje por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que prohíben entrar al país a los viajeros extranjeros que no estén vacunados o que hayan recibido vacunas que no tengan la autorización de emergencia de la OMS.

La mayoría de los cubanos, que recibieron las vacunas locales Soberana y Abdala, no pueden entrar en Estados Unidos bajo tales requisitos.

La portavoz del Departamento de Estado dijo que la propuesta hecha a Cuba era parte del compromiso de la administración Biden de proporcionar 1,100 millones de dosis a socios internacionales, “sin ataduras políticas”.

“Compartimos la preocupación del pueblo cubano por los efectos devastadores de la pandemia en Cuba”, dijo la funcionario.

 

POR NORA GÁMEZ TORRES

 

Vía: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

Resumen de la prensa independiente cubana, noviembre 13 de 2021 (podcast)

sáb Nov 13 , 2021
Gracias por la gentileza de informarse con nosotros. Cada hora en punto presentamos un resumen de las noticias más importantes de Cuba, basado en las publicaciones de medios independientes o […]
blank