Iglesia histórica de San Juan que acogió a esclavos libertos ahora recibe haitianos migrantes

La Iglesia San Mateo de Cangrejos, una iglesia católica de color melocotón en Santurce, un barrio de San Juan, parece cualquier otra parroquia. Una cruz blanca corona el edificio.

Pasa la mayor parte del día en silencio en su esquina residencial, cobrando vida a la hora de la misa, cuando recibe un flujo de feligreses que entran y salen. Un vitral colorido y dos palmeras en tiestos enmarcan sus puertas grandes de madera.

Como fiel centinela, la iglesia ha sido testigo de la evolución de su comunidad desde los altos de una colina.

Santurce, que alguna vez fue un asentamiento selvático fundado en el siglo XVIII por esclavos negros liberados — que llegaban de otras islas por edictos españoles que les otorgaban la libertad — ahora es un distrito urbano densamente poblado en el núcleo de las batallas por la gentrificación y el desplazamiento, publica El Nuevo Herald.

Gran parte de la comunidad ya es irreconocible para los santurcinos originales, muchos de los cuales prefieren que los llamen cangrejeros, por el nombre original de la comunidad, también San Mateo de Cangrejos.

Sin embargo, la iglesia, como lo hizo Santurce en sus orígenes, brinda refugio físico y espiritual a las personas afrocaribeñas que vienen a Puerto Rico en busca de mejores condiciones de vida.

Desde que un devastador terremoto de magnitud 7.0 sacudió cerca de Puerto Príncipe en 2010 y mató a más de 300,000 personas, la iglesia sirve como refugio para los inmigrantes haitianos que huyen de las crisis en su país de origen.

A su mando está Olin Pierre-Louis, un sacerdote nacido en Haití que les ayuda a navegar la vida en un nuevo país, desde comprender el laberinto de las políticas de inmigración de Estados Unidos hasta buscar un cambio de ropa.

“El trabajo que hago es ayudar a mis hermanos y hermanas”, dijo el padre Olin. “A veces tengo que comprar ropa interior”.

El padre Olin ha visto un aumento en llegadas que no presenciaba hace años. Entre mayo y octubre, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en Puerto Rico detuvo a 310 ciudadanos haitianos, más del total de 22 detenidos en 2020.

El asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio, un gran terremoto en agosto y un aumento en violencia propulsado por el crimen organizado, son factores que contribuyen al aumento de la llegada de haitianos a Estados Unidos, donde miles de migrantes, en su mayoría haitianos, trataron de entrar a través de México en septiembre.

Muchos haitianos que han llegado a Puerto Rico, después de varios días de viajes peligrosos por yola, se presentan en la iglesia de Santurce sin pertenencias, planes a largo plazo, dinero o vacunas contra el coronavirus.

Pero el padre Olin les da la bienvenida a todos. Un amor profundo por su patria y una fe cristiana arraigada en el servicio — junto con una conciencia de primera mano del trato histórico de los haitianos — impulsa su trabajo comunitario.

“Después de una situación como los terremotos, todos vienen a ayudar a Haití. Pero uno o dos meses después, se olvidan ”, dijo el padre Olin.

POR SYRA ORTIZ-BLANES

Foto: Internet,SYRA ORTIZ-BLANES

Vía: El Nuevo Herald.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

LeBron James deja sangrando a un rival con un sucio codazo y es expulsado del juego

lun Nov 22 , 2021
Este domingo el astro de los Lakers LeBron James sufrió la segunda expulsión en sus 19 años de carrera al propinarle un feo codazo en el rostro al centro de […]
blank