Europa no ejerce presión suficiente sobre Lukashenko, dice opositora bielorrusa Tikhanovskaya

La líder de la oposición bielorrusa, Svetlana Tikhanovskaya, pidió esta semana a los eurodiputados actuar para detener el régimen de Alexander Lukashenko.

RFI entrevistó a la opositora exiliada acerca de las sanciones económicas que reclama a Europa y de la liberación de los presos políticos, entre ellos su marido.

RFI: Ha pedido a los países europeos que hagan más esfuerzos para frenar a Alexander Lukashenko. ¿En su opinión, las sanciones ya adoptadas y las medidas tomadas contra Minsk son insuficientes?

Svetlana Tikhanovskaya: Creo que la Unión Europea reune países poderosos que podrían hacer mucho más, publica RFI.

Vemos que los países europeos están unidos. Con una coalición tan fuerte, se podría hacer mucho más para ayudarnos. El hecho de que siga habiendo tantos presos políticos en las cárceles demuestra que la presión ejercida por los europeos sobre el régimen bielorruso es insuficiente.

RFI: ¿Qué medidas espera entonces de los europeos?

Svetlana Tikhanovskaya: En primer lugar, pedimos más apoyo para la sociedad civil. Cientos de miles de personas se han visto obligadas a huir de Bielorrusia. Los medios de comunicación han sido cerrados, las ONGs han tenido que exiliarse a causa de la represión y toda esta gente necesita ayuda, una ayuda valiosa que podría venir de Europa.

En segundo lugar, creemos que la presión económica sobre el régimen puede desempeñar un papel crucial en esta lucha y creo que la Unión Europea podría aplicar una política de sanciones más fuerte.

Por último, pedimos que se haga justicia en los tribunales internacionales. Hasta ahora no se ha iniciado ni un solo procedimiento contra el criminal que está en el poder en Bielorrusia en este momento. Por lo tanto, se necesita más voluntad política para poner en marcha estas acciones.

RFI: Debido a la crisis migratoria, se han establecido contactos entre los europeos y Lukashenko. ¿Teme que estos contactos puedan conducir a una forma de negociación e incluso a un reconocimiento de facto del régimen?

Svetlana Tikhanovskaya: Probablemente se refiera a las conversaciones telefónicas entre Angela Merkel, la canciller alemana, y Alexander Lukashenko. Por supuesto, esto fue una sorpresa para nosotros, pero entendemos que sólo se hizo por razones humanitarias y que no se trata de reconocer o legitimar este régimen.

Ahora vemos que hay menos presión en la frontera, que se han fletado vuelos para repatriar a la gente y que se ha permitido que las misiones humanitarias lleguen al país. Pero me aseguraron que no habría ninguna estrategia de reconocimiento de Lukashenko.

RFI: Recientemente, el presidente ruso Vladimir Putin pidió al régimen bielorruso que abriera un diálogo con la oposición. ¿Lo considera sincero y positivo?

Svetlana Tikhanovskaya: En realidad no ha hecho ninguna petición, es sólo una declaración y no sabemos de qué oposición está hablando. Porque en Bielorrusia existe una oposición ficticia y el Kremlin puede afirmar en cualquier momento que estaba hablando de esa oposición. Sabemos lo que dijo Lukashenko sobre Navalni (Nota del editor: en una entrevista con la BBC, el líder bielorruso dijo el 19 de noviembre que “hablaría con Svetlana Tikhanovskaya cuando Putin hablara con Navalni”).

RFI: Si se abriera un diálogo con Lukashenko, ¿cuáles serían sus condiciones pasa sentarse en la mesa de negociaciones?

Svetlana Tikhanovskaya: Desde el principio, hemos tenido una sola condición para este diálogo: la liberación de todos los presos políticos. Porque hoy, en las cárceles bielorrusas, hay excandidatos presidenciales y personalidades extraordinarias que merecen sentarse a la mesa de negociaciones. Su liberación sería, por lo tanto, una señal tangible de que el régimen está dispuesto a dialogar. Pero no lo hará hasta que la presión sobre él sea lo suficientemente fuerte.

RFI: Entre estos presos políticos se encuentra su marido, Sergei Tikhanovsky, quien fue detenido en mayo de 2020 dos días después de presentar su candidatura a las elecciones presidenciales. ¿Tiene ud. algún contacto con él? ¿Qué ha podido saber sobre su salud?

Svetlana Tikhanovskaya: Lleva más de un año en aislamiento. El supuesto juicio contra mi marido ni siquiera tiene lugar en un tribunal, sino en la cárcel. Además, se está defendiendo a sí mismo, ya que su abogado ha sido privado de su licencia. De hecho, esto se está volviendo usual en Bielorrusia. No permiten que lo visiten ni familiares ni periodistas, pero sé que sigue siendo fuerte.

Sé que cree en mí, que cree en Bielorrusia y que sabe que no sacrificó su libertad en vano, sino por nuestra victoria.

RFI: ¿Sabe su marido cómo se ha movilizado? ¿Sabe por ejemple que ha ido al Parlamento Europeo para alertar a la opinión internacional?

Svetlana Tikhanovskaya: En las cárceles bielorrusas está prohibido ver la televisión o leer la mayoría de los periódicos, sobre todo para los presos políticos. Realmente se encuentran en una especie de “vacío informativo”. Por supuesto, pueden obtener información de sus abogados, pero es muy limitada, por lo que sólo pueden obtener una visión muy parcial de lo que está sucediendo.

Pero sabe que le quiero y que estoy haciendo todo lo posible, y con todas mis fuerzas, para que él y los demás puedan ser liberados.

RFI: Ud. Ha tomado una decisión muy difícil de luchar por su marido y por su país. ¿Se arrepiente a veces de esta elección?

Svetlana Tikhanovskaya: Quizá me arrepiento de no haberlo hecho antes, de haber tenido una posición apolítica durante tantos años. Antes sabía que había presos políticos, pero no les prestaba demasiada atención. Lamento haberme negado a participar cuando era muy importante para nuestro país. No asumí esta responsabilidad. Dije “decidan todo sin mí” y fui uno de esos millones de personas, de esas familias, que no prestaron atención a todo lo que estaba pasando.

Por eso estamos hoy en esta situación, porque no asumimos antes la responsabilidad. Pero ahora somos diferentes y los que están en la cárcel entienden que fue una decisión correcta, porque hemos cambiado. Así son los procesos revolucionarios. Lo que importa es el cambio de mentalidad, y eso es lo que ocurrió con los bielorrusos.

Una entrevista realizada por Daniel Valot

 

Vía: RFI

Entrada siguiente

Bélgica detecta un caso positivo en el país de la variante sudafricana

vie Nov 26 , 2021
Las autoridades sanitarias de Bélgica detectaron el pasado 22 de noviembre un caso de la nueva variante sudafricana del covid-19, informó este viernes el ministro de Salud Pública, Frank Vandenbroucke, […]
blank