Europa se blinda ante ómicron, la nueva preocupante variante

La Unión Europea suspende los vuelos con siete países del sur de África y endurece sus restricciones para evitar la expansión del virus.

La OMS clasificó a la nueva variante detectada en Sudáfrica como “preocupante” y la denominó “Omicron”, en medio de las alarmas crecientes de la comunidad internacional.

Una pesadilla sin fin. La nueva variante de la COVID-19, ómicron, introduce un nuevo elemento de incertidumbre y caos en la recuperación mundial, publica RFI.

Europa, que ya venía siendo de nuevo el epicentro de la pandemia durante las últimas semanas con nuevas medidas restrictivas en países como Austria o Países Bajos, ha decidido ahora suspender los vuelos con los países del sur de África (Sudáfrica, Leshoto, Botsuana, Zimbabue, Mozambique, Namibia y Suazilandia), donde se ha informado de la nueva variante, la B.1.1.529 bautizada como ómicron.

También exigirán cuarentenas y test para los viajeros que excepcionalmente puedan llegar de estos países.

Seguían así la senda indicada por la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, que señalaba en su cuenta de twitter: “Sabemos que las mutaciones podrían llevar a una expansión del virus […].

Es importante que toda Europa actúe con rapidez, decisión y unidad”.

Antes de que hablara Von der Leyen este viernes, Bélgica daba a conocer que la nueva variante ha llegado a Europa al detectar el caso de una joven que había viajado a Egipto a través de Turquía.

La reacción europea esta vez difiere bastante de lo sucedido cuando se detectó la variante delta, cuando varios países frenaron la desescalada pero las respuestas fueron menos contundentes.

EE.UU. ha tomado medidas similares a las europeas en este sentido. La Casa Blanca informó este viernes que ordena la restricción de entrada al país a viajeros de Sudáfrica y de otros siete Estados de la región.

61 pasajeros de los vuelos procedentes de Sudáfrica dieron positivo a su llegada a Amsterdam y se están examinando sus resultados para ver si se trata de la nueva variante Omicrón, anunciaron las autoridades sanitarias holandesas.

Un equipo del servicio de salud municipal (GGD) acudió ayer por la tarde al aeropuerto Schiphol de Ámsterdam, donde había aterrizado un vuelo procedente de Johannesburgo y otro de Ciudad del Cabo, para someter a sus 600 pasajeros a un test, en aplicación de una restricción neerlandesa del tráfico aéreo procedente del sur de África por temores a la nueva cepa.

Todos los pasajeros habían quedado retenidos en una zona de la terminal, separados del resto de personas que estaban en el aeropuerto.

El balance actual son 61 personas contagiadas, aunque todavía no se sabe si están infectadas con la variante omicrón, y se encuentran alojadas en un hotel en la zona de Schiphol bajo vigilancia de las autoridades locales

La procedencia de esta mutación de África da argumentos a quienes piden que se priorice la generalización de pinchazos en todo el mundo antes de empezar a hablar de inyectar más dosis en los países desarrollados como por ejemplo en Francia, que esta misma semana la generalizó para todos los adultos.

De hecho, los países afectados por la prohibición de los vuelos tienen tasas de vacunación bajísimas, van del 11% de Mozambique al 38% de Botsuana.

Hasta ahora el continente africano ha recibido un impacto menor que otras zonas del mundo por el coronavirus, teniendo en cuenta que los datos oficiales pueden tener una fiabilidad menor que en otros lugares por la debilidad de sus Estados.

Foto: Internet, CNN

Vía: RFI

 

 

Entrada siguiente

Cubanos temen nueva ola de contagios por el arribo de turistas

sáb Nov 27 , 2021
Desde el 15 de noviembre el gobierno cubano reabrió sus fronteras al turismo internacional y, según un informe del Ministerio de Turismo (MINTUR) en la isla, ya se reciben vuelos […]
blank