Gatsby turco, lavador de dinero para Irán que disfruta de una vida fastuosa en Miami

Enfrentado a 130 años de prisión, el tristemente célebre lavador de dinero turco-iraní Reza Zarrab aceptó un acuerdo de culpabilidad en 2017 aceptando testificar en los tribunales de Estados Unidos.

Desde entonces, funcionarios federales lo han mantenido alejado de los reflectores, al tiempo que le han permitido llevar una vida de lujo sancionada por el gobierno bajo una identidad falsa en Miami.

Pero el hombre que hizo su fortuna limpiando las utilidades de la evasión de sanciones y haciendo tratos con empresas vinculadas al trabajo esclavo y al crimen organizado ha estado todo menos ocioso. Una investigación realizada por el Organized Crime and Corruption Reporting Project,

Law&Crime y el Miami Herald descubrió que Zarrab sigue conectado a su antigua red criminal y ha recibido múltiples transferencias bancarias inusuales desde Turquía. Utilizando identidades falsas, ha invertido en caballos de pura sangre y en una instalación ecuestre palaciega, entrando en una industria plagada de fraudes y lavado de dinero.

Las autoridades estadounidenses declinaron hacer comentarios cuando se les preguntó si estaban preocupadas por sus actividades o si había entregado un centavo de su fortuna, publica El Nuevo Herald.

Apodado “El Gatsby turco” por los medios de comunicación de ese país debido a su estilo de vida de playboy, Zarrab dirigía una vasta operación de lavado de dinero que canalizaba fondos a Irán en violación de las sanciones de Estados Unidos contra el país del Golfo Pérsico.

Los fiscales estadounidenses ofrecieron una estimación conservadora de que su red movió al menos $20,000 millones solo entre 2010 y 2015.

Zarrab se declaró culpable de varios cargos relacionados con el fraude y el lavado de dinero.

Los periodistas siguieron la pista de Zarrab, de 38 años, hasta Coconut Grove, en Miami, donde ha estado viviendo en un condominio de $3.6 millones en un lujoso rascacielos que ofrece vistas panorámicas de los yates que se juntan en la orilla de la Bahía de Biscayne.

En julio, los reporteros del OCCRP y de Law&Crime observaron a Zarrab mientras se paseaba por el estacionamiento del edificio de condominios Park Grove, hablando turco en voz alta por su teléfono celular.

Después de dar varias vueltas por la zona –vigilada por un trío de estatuas doradas de hombres con poses de “No veas el mal”, “No oigas el mal” y “No hables el mal”– se lo llevaron en un Cadillac Escalade con chófer.

Turquía ya ha incautado algunos de los bienes de Zarrab, y se espera que renuncie a otros cuando sea condenado.

Sin embargo, eso no ocurrirá hasta después del juicio del banco estatal turco Halkbank, y no está claro cuándo será eso.

Mientras tanto, Zarrab puede permitirse un lujoso estilo de vida, en parte financiado por las transferencias bancarias desde Turquía.

“Hace tiempo que me preocupa la forma en que el Departamento de Justicia ha manejado este caso, y la apariencia de que la interferencia política de Turquía ha influido en la toma de decisiones del departamento”, dijo el presidente del Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos, el demócrata Ron Wyden, refiriéndose al proceso de Halkbank, donde se espera que Zarrab testifique.

“Este ha sido el mayor plan de evasión de sanciones en la historia de Estados Unidos, y la posibilidad de que el sistema financiero estadounidense esté siendo utilizado para facilitar transacciones indebidas para Reza Zarrab y otros co-conspiradores implicados en la estratagema merece la atención inmediata de los funcionarios estadounidenses”.

Dos abogados defensores de Zarrab –uno de los cuales ha permitido a Zarrab utilizar su coche y su tarjeta de crédito– dijeron que su cliente está cumpliendo su acuerdo de culpabilidad y que “todos los aspectos materiales” de sus actividades son conocidos por el gobierno. Zarrab no respondió a las solicitudes de entrevista realizadas a través de su equipo legal.

 

POR KELLY BLOSS, TOM STOCKS , KEVIN G. HALL, DANIELA CASTRO, KARINA SHEDROFSKY, ADAM KLASFIELD, ALLIE PITCHON

Foto: Anti lavado dinero

Vía: El Nuevo Herald

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Confirman el primer caso de la variante Ómicron en Florida, según médicos

mié Dic 8 , 2021
El Hospital de Veteranos James A. Haley en Tampa confirmó su primer caso de la nueva cepa que ahora ha llegado a 20 estados. En un comunicado, el hospital dijo: […]
blank