Español dice que Cuba lo usó para tapar responsabilidad en muerte de Payá

El político español Ángel Carromero, condenado en Cuba por la muerte en un supuesto accidente de automóvil de los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, aseguró este martes que el juicio al que fue sometido en la isla fue “una farsa” para tapar la responsabilidad del régimen.

Carromero, quien vive en España, fue uno de los testigos de la audiencia virtual celebrada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la denuncia de los familiares de Payá y Cepero contra el Estado cubano por su presunta responsabilidad en lo ocurrido el 22 de julio de 2012 en una carretera cubana.

Ese día Carromero, del conservador Partido Popular, manejaba a toda velocidad un automóvil, con Payá, Cepero y un político sueco, Jens Aron Modig, como pasajeros, que se salió de la carretera y chocó contra un árbol, según la versión del Gobierno cubano, publica EFE.

Sin embargo, el español dijo este martes que durante todo el viaje estuvieron vigilados por vehículos de la “seguridad del estado”, que los siguieron y que uno de ellos los sacó de la carretera con un golpe, que ocasionó un choque.

Imagen tomada de un video suministrado por el Gobierno cubano el lunes 30 de julio de 2012, en la que aparece el vehículo donde viajaba el opositor Oswaldo Payá, , conducido por el español Ángel Carromero, quien afirmó hoy que se trató de un accidente de tránsidto. —- EFE

Recordó que ese día Payá había identificado por el color de las placas que se trataba de vehículos “de la comunista”, es decir, del régimen.

“Nos iban siguiendo cada vez más cerca, nos golpearon y nos sacaron de la carretera, me sacaron del coche, me llevaron, perdí el conocimiento”, recordó.

Manifestó que despertó golpeado en la cabeza y rodeado de militares e incomunicado en un hospital y que después le hicieron leer una confesión en la que se declaraba culpable del accidente.

En la audiencia ante la CIDH también testificaron, entre otros, Ofelia Acevedo, viuda de Payá, fundador del Movimiento Cristiano Liberación e ideólogo del Proyecto Varela, y Rosa María Payá, hija de ambos.

Ambas urgieron con lágrimas en los ojos que se haga justicia mediante el reconocimiento de que el régimen de los Castro “asesinó” a ambos opositores, como según dijeron, demuestran las evidencias presentadas.

Subrayaron que antes y después de la muerte de Payá, la familia era hostigada y amenazada por la “seguridad del Estado”.

La viuda de Payá contó que incluso antes del “asesinato” en varias ocasiones aflojaron las tuercas del vehículo en que se movilizaba la familia y que gracias a lo cuidadoso que era el líder opositor al manejar pudieron evitar los accidentes.

 Por su parte, el español dijo que su juicio en Cuba fue una “farsa”, un “montaje contra dos de los opositores principales contra el gobierno”.

Señaló que en Cuba no contó con un abogado independiente porque todos están suscritos al Estado y que durante las visitas que le hacía el cónsul español “nunca logró estar a solas” con el diplomático, pues siempre estaban acompañados de un teniente.

“No podía hablar con él libremente (…). No podía comunicarme de forma privada con nadie”, precisó. Subrayó que tampoco tuvo oportunidad de hacer un peritaje independiente de las pruebas, ni siquiera del vehículo, que era lo más importante.

Carromero señaló que “estuvo secuestrado por el régimen (…) seis meses tremendos” y que él nunca hizo una confesión sino que fue “obligado” a leerla en cámara, incluso con palabras y jerga que no se utilizan en España.

El español fue acusado de conducción temeraria con resultado de muerte y condenado a 4 años de prisión en Cuba, aunque la mayor parte de su pena la cumplió en España merced a un acuerdo entre Gobiernos. “Nunca olvidaré lo que fueron esos días en el calabozo”, recalcó.

Además señaló que también ha sido amenazado y hostigado en España, entre otros, por movimientos políticos afines al régimen cubano.

Funeral de Oswaldo Payá.
Funeral de Oswaldo Payá.Reuters

“Al poco tiempo de regresar a mi país, estaba siendo objeto de ‘posibles acciones’, fue muy desagradable”, relató.

Carromero también contó que tuvo un encuentro después del accidente con el político sueco que viajaba con ellos en el que comentaron que pensaban que los iban a matar.

Pero a Modig, dijo el español, “a los dos o tres días lo dejaron ir” gracias a un pacto de silencio.

Durante la audiencia, la familia de Payá reiteró que se trató de un atentado y señaló que hasta el momento no han tenido ningún informe oficial por escrito del Gobierno cubano sobre los hechos.

La familia de Payá, junto a la de Cepero, planteó la denuncia ante la CIDH, que tardó nueve años en convocar la primera audiencia pública.

Payá anticipó a Efe el lunes que la audiencia de hoy era la ocasión para la presentación de los alegatos finales de las partes y auguró que la CIDH no tardará en pronunciarse. La CIDH aclaró durante a vista de hoy que el Estado cubano todavía tiene oportunidad de presentar su parte, si lo desea, de forma escrita.

Cuba, que no se ha pronunciado ante la organización, está sujeta a la CIDH pese a estar suspendida de la Organización de Estados Americanos (OEA) desde hace décadas.

No ocurre lo mismo con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), motivo por el cual el caso Payá no dará lugar a un juicio en ese tribunal.

Foto: Internet

Vía: EFE

 

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

Asfixia mecánica, el motivo de la muerte de Verónica Forqué

mié Dic 15 , 2021
El pasado lunes conocíamos la noticia. Verónica Forqué acababa de ser hallada sin vida en su domicilio de Madrid, a donde minutos antes se habían desplazado los servicios de emergencia […]
blank