Kim promete reforzar ejército y mantener medidas antivirus

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, prometió reforzar más aún su capacidad militar, mantener las draconianas medidas contra el coronavirus y presionar para mejorar la economía durante un discurso en una conferencia política clave celebrada esta semana, reportaron medios estatales el sábado.

La noticia sobre el discurso de Kim en la reunión plenaria de cinco días del gobernante Partido de los Trabajadores no incluía menciones específicas a la relación con Estados Unidos y Corea del Sur.

Algunos expertos dicen que esto implica que el líder no tiene interés en reanudar el diálogo con Washington y Seúl en un futuro próximo y que prefiere mantener las fronteras del país cerradas mientras busca una economía más fuerte y autosuficiente para superar las dificultades relacionadas con la pandemia, publica AP.

“El entorno militar cada vez más inestable de la península de Corea y la política internacional nos han instado a impulsar enérgicamente nuestros planes de refuerzo de defensa nacional sin demora”, dijo Kim según fue citado por la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés).

Kim ordenó la producción de armamento potente y moderno para mejorar sus fuerzas militares y pidió la “lealtad y fidelidad” absoluta al partido gobernante liderado por él, de acuerdo con KCNA.

Según la agencia, la reunión del plenario planteó “direcciones tácticas” para las relaciones exteriores del país, incluyendo con Corea del Sur, pero no ofreció más detalles al respecto ni mencionó a Estados Unidos.

La reunión, que debía revisar proyectos antiguos y determinar nuevas políticas, se celebró coincidiendo con el 10 aniversario de la llegada de Kim al poder el mes pasado.

Desde que heredó el control del país tras la muerte de su padre en diciembre de 2011, Kim Jong Un ha establecido un poder absoluto a nivel nacional y reforzó sus arsenales nuclear y de misiles.

Pero la economía norcoreana ha sufrido importantes reveses en los dos últimos años a causa de cierre de fronteras derivado de la pandemia, de las persistentes sanciones de Naciones Unidas y de las secuelas de desastres naturales.

No hay indicios de inestabilidad política en el país, pero algunos expertos dicen que la estabilidad del liderazgo de Kim en el largo plazo podría verse cuestionada si las dificultades actuales persisten.

Conferencias políticas de alto perfil como el plenario dan a Kim la oportunidad de consolidar la unidad en torno a su liderazgo y mostrar su firme control del gobierno.

Pero no está claro que este tipo de eventos arrojen soluciones fundamentales a los problemas del país, que se atribuyen principalmente a décadas de mala gestión, a un aislamiento autoimpuesto y a su programa nuclear, que lo ha convertido en una de las naciones más sancionadas del mundo.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, durante las celebraciones. El desfile, celebrado en la madrugada del miércoles al jueves, llega con el hermético país encarando la peor crisis económica de los últimos 25 años por culpa de la pandemia.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, durante las celebraciones. El desfile, celebrado en la madrugada del miércoles al jueves, llega con el hermético país encarando la peor crisis económica de los últimos 25 años por culpa de la pandemia.AFP

En un congreso del partido el pasado enero, Kim admitió que sus planes de desarrollo económico previos habían fallado y señaló que su país vive su “peor momento de la historia”.

Pero durante la cumbre de esta semana, Kim reivindicó los avances en los nuevos planes de desarrollo, señalando que el año pasado fue “un año de grandes victorias” y que los objetivos de este año son “una gran lucha a vida o muerte” que debe ganarse.

Kim citó avances en agricultura, construcción electricidad, minería, forestales y muchos otros sectores, datos que no pudieron confirmarse de forma independiente.

De acuerdo con las estimaciones de Corea del Sur, el comercio entre Pyongyang y Beijing, su mayor socio comercial y salvavidas económico, se contrajo en alrededor de un 80% en 2020 y volvió a perder dos tercios de si valor en los nueve primeros meses del año pasado.

En 2020, la economía norcoreana sufrió su mayor contracción desde 1997 mientras que su producción de grano bajó también a su nivel más bajo desde la llegada de Kim al poder.

Según los funcionarios de Seúl,la producción de grano mejoró ligeramente en el último año.

Foto: AP

Vía: AP

 

¿Qué opinas al respecto?

Entrada siguiente

 El ministro británico de Sanidad considera que hay que aprender a convivir con la covid-19

sáb Ene 1 , 2022
El ministro de Salud británico, Sajid Javid, ha afirmado este sábado que en Inglaterra solo se impondrán nuevas restricciones “como último recurso”, pese al espectacular aumento de casos, ya que […]
blank