Código de la familia: otra vez silenciada la diversidad de pensamiento en Cuba


Por Marcos Rangel


El profesor cubano Alex Sal denunció en su perfil de Facebook que en los meses previos al inicio de la llamada “consulta popular” del Código de Familia (CdF) desde los medios oficiales “todo debate ha sido a favor” de ese cuerpo legal.

“Solo en las redes sociales y en otros espacios no oficiales han existido opiniones diferentes”, escribió el joven decano del Seminario Teológico Los Cedros del Líbano.

El régimen totalitario cubano ha volcado una fuerte campaña propagandística a favor del CdF a través de su maquinaria mediática y la academia oficialista, con conversatorios, paneles y spots televisivos en los horarios de mayor audiencia. A esa promoción se ha sumado el grueso de los portales presuntamente independientes como Tremenda Nota.

Sal reflexionó que si bien desde la oficialidad se ha hecho popular la frase con ecos colectivistas “pensemos como país”, él tiene una postura más centrada en el individuo: “yo pienso en mi familia, la cual es mi responsabilidad, mi regalo, mi tesoro”.

La analista Rafaela Cruz calificó de “falla imperdonable” del CdF el “degradar la patria potestad”, pues si “ya la estatalización y politización de la educación, más la obligatoriedad —de momento aparcada— de las escuelas al campo o las becas, son crímenes de lesa paternidad, ahora se ahonda en ello”.

“Aprobado el Código de las Familias, los padres ya no serán quienes decidan con quien se relacionan sus hijos -continuó la columnista de Diario de Cuba. Ahora, va a protegerse el ‘derecho’ de los menores a interactuar con otros miembros de la familia ‘para que términos como madrastra, padrastro y abuelos, tengan mayor alcance legal en nuestras vidas'”.

“Según este derecho a la comunicación con los niños de abuelos y otras personas —incluso sin vinculo consanguíneo—, los padres tendrán que admitir que sus hijos se relacionen con personas que ellos preferirían alejados de su prole”, añadió.

El post de Alex Sal, muy en frecuencia con el artículo de Rafaela Cruz, iba acompañado de una foto de una presunta reunión barrial para discutir el CdF en una localidad de Pinar del Río, donde reside. Sobre ese evento específico opinó: “¿Cómo es posible que nadie tenga un tabloide en mano? ¿Cómo es posible que informen que se imprimió un millón de tabloides, y al otro día comienzan las consultas y la ausencia de estos materiales tan necesarios se hace notar?”. “He seguido hasta aquí las tres versiones que han salido en las redes, (versión 22, 23 y ahora la 24), me pregunto: ¿los que están al frente de esta comisión electoral creen que el cubano en general ha tenido tiempo para leer y estudiar vía Internet los 471 artículos con su extenso Glosario de términos y se encuentra preparado para conocer qué es lo mejor o lo peor para su familia y el futuro de su nación?”, continuó el joven, originario de Ciego de Ávila.

 

Cosas más importantes necesitan debate y cambio

Sal recordó en su post como un amigo le decía que el momento actual de Cuba es el “menos indicado para tener al pueblo debatiendo este tema”, porque “hay cosas ahora mismo que necesitan más énfasis, que sí necesitan debate y sobre todo cambios”.

Bloomberg, el gigante de noticas financieras, evaluó recientemente al peso cubano como la moneda más depreciada el mundo, al calcular una depreciación del CUP de 95.83% en el período comprendido del 1 de enero de 2021 al 5 de enero de 2022. La inflación y la crisis económica van de la mano y en ascenso.

Depreciación del peso cubano

“La verdad que ahora mismo muchos jóvenes están más preocupados en cómo llegar a los volcanes de Nicaragua, que cómo el interés del niño y la dignidad de la madre se pone a un lado con la gestación solidaria -compartió Sal. Me preocupa que muchos están participando en estas reuniones mirando más el reloj para no perderse la novela que debatiendo el tema de su Patria Potestad y como este derecho no necesita cambios”.

El éxodo de cubanos desde noviembre de 2021, cuando el régimen de Daniel Ortega abrió sus fronteras con libre visado para los cubanos, es una realidad. Una reciente investigación de Nicaragua Investiga y Conectas, afirmó que “no son pocos los cubanos que vienen manifestando desde fines de noviembre en las redes sociales sus intenciones de llegar a Managua, como parte de un largo trayecto que los podría llevar hasta Estados Unidos a través de la frontera con México”.

“Me sigue preocupando que mientras escribo estas letras, esa reunión duró unos 30 minutos aproximadamente y en ese mismo espacio de tiempo han puesto cuatro videos en la TV defendiendo el contenido de este tabloide escurridizo. -ironizó Sal. Claro está que decir sí a este Código es un derecho, como también decir no es un derecho, el problema es no conocer algo y decidir solo por la opinión de otros o por el simple hecho de que eso no me afecta a mí o a los míos”.

Los principales reclamos desde la sociedad civil cubana están enfocados en la defensa del derecho de los padres a elegir de modo preferencial la educación de sus hijos (derecho negado desde la nacionalización de la enseñanza en 1961) y el no reforzamiento del adoctrinamiento con formas neomarxistas como el feminismo radical, en el único sistema legal en el país, el estatal.

Sal considero que es “bien clara” la influencia desde el Estado a favor de implementar estos temas. Expertos consideran que es un modo de lavar el rostro del castrismo a nivel internacional, aprobando cuestiones como el matrimonio gay o la adopción homoparental, mientras mantiene más de 800 presos políticos, practica la tortura y esconde a terroristas internacionales.

Frente a ello, Sal defendió la libertad de expresión y su patria potestad: “pero yo también tengo mis hijos, y me corresponde hablar por ellos y a favor del futuro de ellos. Cómo me hubiese gustado un debate real en la TV, donde alguien diera razones y argumentos diferentes a los ya tan repetidos a favor, donde al menos por una vez un padre dijera: ¡A mis hijos los cuido yo!, ¡este artículo daña mi integridad, mis principios!, bueno, cosas que, aunque aquí se escriban no salen por los medios oficiales”.

De acuerdo con el historiador, periodista y narrador César Vidal, el régimen cubano sufrió un viraje desde los años 1990 hacia nuevas formas de marxismo (indigenismo, antirracismo al estilo Black Lives Matter o ideología de género), obligado por el desplome del Campo socialista, aunque sin dejar de lado la mano dura de Fidel Castro.

De esos años es el inicio del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), liderado por la sobrina del fallecido dictador, Mariela Castro, quien se convirtió en adalid de la comunidad LGTBI en la isla.

 

Defender la verdad

“No obstante Dios me ha dado la encomienda de cuidar, proteger y defender la VERDAD -posteó Sal. Al final miraré a mis hijos a los ojos y les diré: ‘siempre les defendí’. A Dios ruego que mi nación se humille y arrepienta de sus pecados y se arrepienta por intentar legislar lo malo como bueno y desechar lo bueno diciendo que es malo”.

“Cuando pienso en mi familia, cuando defiendo la verdad, cuando pido a Dios por la salvación de los que me rodean, cuando pienso en Dios y en cumplir su Palabra, estoy no solo pensado en mi país, sino que estoy haciendo lo mejor por mi país”, concluyó el académico bautista.

La voz de padres y madres de familia como Sal se ha multiplicado a través de la campaña nacional “A la escuela, pero sin ideología de género”. El pasado 25 de enero también cuestionó mediante un Editorial en su página de Facebook que, casi al comenzar las Consultas Populares del Código de las Familias, los cubanos no contaban con las habituales copias en forma de Tabloides. “¿Se debatirá algo tan importante para la familia que no se ha leído? ¿Qué tipo de Consulta Popular es esa?”, interrogó el post a la presidenta del Consejo Electoral Nacional, Alina Balseiro Gutiérrez, y recordó que en el anterior proceso de la Reforma Constitucional, “se comenzó la venta del tabloide casi 15 días antes del debate, y se vendieron más de 3 millones de ejemplares”.

Los encargados de la Campaña, que reúne en Facebook a más de 2 mil padres, jóvenes y abuelos cubanos contra el totalitarismo, mostraron su preocupación por que, el anteproyecto de la ley que se debatiría, “es más denso en cuanto a contenido, por tanto, el pueblo necesita prepararse con más tiempo, y el tabloide brilla por su ausencia”.

A continuación, refirió que se trata de un “atentando en la calidad y transparencia del debate”, y alegó que no se puede asumir “como única vía de lectura y capacitación las herramientas digitales, pues la población de más de 60 años, es alrededor del 20 % de la ciudadanía, y no tienen acceso a las redes sociales, y necesitan un documento impreso para leer y hoy se les está privando de ese derecho”.

Hacia el final el post sugirió que se garantizara un ejemplar para cada elector o al menos para cada familia, y recordó lo dicho por Simón Bolívar: “Más fácil se domina a un pueblo por la ignorancia, que por la fuerza”.

La campaña de la sociedad civil “A la escuela, pero sin ideología de género” logró un hito en la historia cubana bajo el totalitarismo: la recogida de 140 mil firmas “físicas” a favor del derecho de los padres a elegir, de manera preferente, la educación de sus hijos.

Aún así el Ministerio de Educación del régimen cubano se negó a recibir los pliegos firmados que, uno encima de otro, ocupaban dos cajas, según evidenciaban imágenes que circularon en redes sociales.

A su vez, en una inédita coincidencia con el régimen totalitario en los últimos 63 años, la prensa y el activismo independientes en la isla ignoraron esa acción cívica, cuyo precedente más cercano fue el Proyecto Varela, que solo recogió 25 200 firmas entre 2002 y 2004.

En septiembre de 2021 el Mined declaró que aplazaría el paquete de ideología de género en el currículo escolar, ante lo cual el perfil Por la familia cuestionó: “140 000 firmas de padres y cubanos preocupados fueron recogidas contra la Resolución 16/2021 que busca implementar el ‘enfoque de género’ en la educación. ¿Por qué no fueron ni siquiera mencionadas en las recientes declaraciones sobre el aplazamiento de dicha resolución?”

La carta enviada al MINED expresaba el rechazo de padres y familiares de menores de edad en Cuba “a la ideología de género que ataca al matrimonio y a la familia, pues sostiene que las diferencias entre varón y mujer no se deben a una naturaleza fija, sino que son construcciones culturales que responden a estereotipos impuestos a lo largo de la historia”.

También atacaba otros postulados neomarxistas como el “feminismo radical, igualitarismo, anticristianismo y homosexualismo, relativismo ético y hedonismo, ejerciendo presión política y económica a través de los medios de comunicación masiva, la legislación y la educación”.

En tercer lugar, condenaba “toda base jurídica que quiera introducir en los diferentes niveles de enseñanzas, el aprendizaje de la ideología de género con el fin de “reeducar a nuestros niños”; por medio de una educación inclusiva y de  género como parte del PROGRAMA DE EDUCACIÓN INTEGRAL EN SEXUALIDAD CON  ENFOQUE DE GÉNERO Y DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS EN EL SISTEMA NACIONAL DE EDUCACIÓN, sin contar con la aprobación de la familia”.

 

 


Marcos Rangel es colaborador del Iclef y el boletín Nuevo amanecer. Reside en Manzanillo, provincia Granma.


 

 

.

Entrada siguiente

Un gran incendio daña una importante fábrica de tabaco de Cuba

lun Feb 7 , 2022
Un gran incendio dañó este domingo la estructura y parte del producto de una importante manufacturera de tabacos de la localidad cubana de San Antonio de los Baños (occidente). Las […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: