Se presenta con su equipaje en el Palacio Real de Milán y reclama que es su casa

Un turista australiano de 37 años se presentó este miércoles en el Palacio Real de Milán (Italia) declarando ser descendiente de la Casa de Saboya, antigua propietaria del edificio, ahora de posesión municipal, y reclamando su titularidad.

Como se negaba a desistir en su empeñó, acabó teniendo que ser desalojado por los bomberos y varios agentes, según informa La Stampa.

Los hechos ocurrieron este jueves a la una de la tarde. El hombre se personó en el edificio, situado a la derecha de la catedral de Milán y al otro lado de la plaza donde se ubica la popular Galleria Vittorio Emanuele II, reclamando que era suyo, publica Yahoo Noticias.

El Palacio Real de Milán acogió a la Casa de Saboya en su momento. (Foto: Getty Images)
El Palacio Real de Milán acogió a la Casa de Saboya en su momento. (Foto: Getty Images)

Según argumentaba ante los incrédulos trabajadores del lugar, es un heredero de los Saboya y, por lo tanto, legítimo propietario del Palacio.

Hizo una primera incursión, en la entrada, y después es marchó. Volvió una hora después, cargado con sus maletas e instalándose en la zona donde está colocado el control para pedir el pasaporte Covid a los visitantes.

Y de allí no quiso moverse. Pese a las peticiones de los trabajadores y pese a que estaba obstaculizando el paso a los visitantes de la exposición del pintor español Joaquín Sorolla que alberga el Palacio.

Primero intentaron desalojarle de allí los bomberos que se encuentran en lugar, propiedad actualmente del Ayuntamiento, pero no lo consiguieron.

El hombre no dejaba de mostrar una documentación que según él demostraba que es heredero legítimo de los Saboya. Ante la imposibilidad de hacerle desistir de su empeño por quedarse allí, acabaron llamando a la Policía. Hasta diez efectivos, señala el citado medio italiano, le acompañaron hasta la salida tras proceder a su identificación y tomarle los datos.

Según relata La Repubblica en su crónica del suceso, los presentes se mostraron entre preocupados y sonrientes ante lo ocurrido que, añaden, recordará a muchos italianos a la popular escena de la película Tototruffa ’62 en la que el personaje de Totò intentaba vender la Fontana di Trevi, en Roma, a un turista haciéndole creer que era suya.

El Palazzo Reale acogió durante siglos la sede del sede del gobierno de la ciudad de Milán y sirvió de residencia a varios regentes, entre ellos los de la casa de la que aseguraba este turista australiano ser heredero.

En 1920 pasó a ser propiedad del Estado, se abrió a las visitas de los ciudadanos y se ha convertido en uno de los espacios culturales más importantes de la ciudad donde se celebrar exposiciones y actos.

El aspecto exterior que puede observarse hoy en día, explican en la web del Palacio, que se le debe a los Asburgo, cuando arrebataron el poder a los españoles a mediados del siglo XVIII.

Piermarini hizo desaparecer con su reforma los restos de arte lombardo desapareció y dotó al edificio de su aspecto neoclásico actual.

Foto: Getty

Vía: Yahoo Noticias

 

Entrada siguiente

Cuba confirma 628 casos de covid-19 en las últimas 24 horas

dom Feb 20 , 2022
El Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) informó este domingo de 628 nuevos casos de covid-19 y un fallecido por complicaciones asociadas a la enfermedad en las últimas 24 […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: