Sanciones deportivas contra Rusia: otro método para ejercer presión

Además de los castigos políticos y económicos contra Rusia, el mundo del deporte ha seguido la ola de sanciones iniciada por los organismos occidentales.

Sin Mundial de Fútbol, ni competencias internacionales de todo tipo de deportes, los rusos quedan excluidos por boicots que, ya habían sucedido antes, pero que no siempre se han aplicado a todos los países cuestionados por sus acciones contra los derechos humanos.

“Deporte y política se vienen mezclando desde tiempos ancestrales”, así inició su intervención el popular periodista deportivo argentino Gonzalo Bonadeo en conversación con France 24.

Es la puntualización que hace antes de entrar a valorar las sanciones emitidas en el mundo del deporte contra Rusia. Y también contra sus deportistas.

“Si es una presión contra Vladimir Putin, para que mediante la opinión pública afloje la intensidad del conflicto, las sanciones están bien; si van más allá en el tiempo, sería una injusticia”, dijo Bonadeo sobre los embargos deportivos, quien además recordó el ejemplo de las sanciones contra deportistas sudafricanos por el ‘Apartheid’, que tuvieron efectos positivos.

Vladimir Putin, practicante de judo, fue suspendido como presidente de honor y embajador de la Federación Internacional de judo. © Mikhail Klimenteyev / SPUTNIK/AFP

Siguiendo ese ejemplo, este lunes 28 de febrero, la FIFA expulsó a Rusia del Mundial 2022 de fútbol de Qatar, pero también el Comité Olímpico Internacional (COI) recomendó expulsar a todos los deportistas rusos de las competiciones. A continuación, un repaso a las sanciones más destacadas:

Sin Mundial de fútbol, pero tampoco competiciones internacionales deportivas

Pese a haber organizado el último mundial de 2018, Rusia ha sido excluida por la Federación Internacional de Fútbol para participar en la edición de Qatar que se disputará entre el 21 de noviembre y el 8 de diciembre.

La FIFA, en un comunicado conjunto con la UEFA, anunció la suspensión de los equipos y selecciones rusas “hasta nueva orden”.

Esto se produjo después de la presión del equipo nacional de Polonia, que debía jugar la repesca para el Mundial el 24 de marzo contra el conjunto ruso, en un partido que se negaba a disputar.

En la Europa League, competición de clubes de fútbol, la eliminación del Spartak de Moscú, clasificó al alemán Leipzig para cuartos de final. Por su parte, la final de la Champions League se disputará en París, en substitución de la ciudad rusa de San Petersburgo.

El conflicto desatado por Rusia también ha afectado a los patrocinios: la UEFA rompió con el gigante ruso, Gazprom, uno de los principales patrocinadores desde 2012.

También lo hizo el equipo alemán Schalke 04 con el mismo sponsor, y, por su parte, el inglés Manchester United rompió con la aerolínea rusa Aeroflot.

De forma sorpresiva, el multimillonario ruso, Roman Abramovich, entregó “la gestión y la administración” del Chelsea a la fundación caritativa del club inglés.

Además del fútbol, el bloqueo ha llegado hasta la Fórmula 1; la prueba automovilística del Gran Premio de Rusia, que se disputa en Sochi, fue suspendida.

Mientras que la escudería Haas decidió que no va a lucir los colores rusos de su patrocinador Uralkali. Por su parte, Nikita Mazepin, piloto ruso del equipo, podría ser expulsado.

También el lunes, el COI había recomendado excluir a rusos y bielorrusos de las competiciones deportivas, además de retirar la Orden Olímpica al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Las instituciones internacionales de boxeo y natación suspendieron todas las competiciones que debían disputarse en Rusia; en los mundiales de voleibol, que se deben disputar entre el 26 de agosto y el 11 de septiembre, Francia y Polonia amenazaron con no competir si Rusia se mantiene en la competición.

Por su parte, la Federación Internacional de Hockey suspendió a los equipos rusos y bielorrusos. Mientras que Vladimir Putin, practicante de judo, fue suspendido como presidente de honor y embajador de la Federación Internacional de judo.

Pero también ha habido oposición contra las sanciones ya que perjudican a deportistas que no tienen nada que ver con el presidente Vladimir Putin.

De hecho, algunos como el tenista Andrey Rublev, el futbolista Fedor Smolov, el ciclista Pavel Sivakov, e incluso la estrella del hockey hielo, Alex Ovechkin, se han manifestado en contra de la guerra.

Para Gonzalo Bonadeo, en su análisis para France 24, en algún momento se deberá volver a optar, como en el pasado, por deportistas que puedan competir sin himno, ni bandera y que lo hagan como apátridas.

A pesar de que el deporte internacional ha presumido históricamente de neutralidad y geopolítica, las sanciones no son nuevas: “Instituciones como la FIFA y el Comité Olímpico Internacional (COI) tienen antecedentes que me permiten dudar de estas decisiones, no son coherentes con el pasado”, aseguró Bonadeo.

Durante la transmisión de France 24, el analista ha recordado el boicot a los JJ. OO. de Moscú 1980, cuando la URSS invadió Afganistán y países como Argentina no envió deportistas.

También, el Mundial de fútbol de 1970, jugado en México: participó Israel, y por ello, Corea del Norte decidió no jugar. Después de eso, Israel dejó de disputar las competiciones asiáticas y pasó a las europeas.

Son algunos ejemplos de boicot. Sin embargo, Bonadeo también ha señalado como en los JJ. OO. de invierno de 2014 en Sochi, o en el Mundial de fútbol de 2018 en Rusia, Vladimir Putin era también el presidente que ya había participado en la guerra de Georgia, en Chechenia y en la invasión de Crimea, entre otros conflictos…….

Foto: sportingnews

Vía: France24

 

Entrada siguiente

Cuba: Guardacostas choca con lancha de traficantes; 1 muerto

jue Mar 3 , 2022
Una lancha de traficantes de personas chocó con una embarcación de guardacostas cubanos durante una operación de salida ilegal de la isla, dejando como resultado una persona muerta, informaron el […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: