La guerra de Putin en casa; más de 7000 detenidos en Rusia por protestar contra la invasión a Ucrania

El 3 de marzo, un importante comité parlamentario ruso aprobó un proyecto de ley que impondría penas de prisión de hasta 15 años por difundir información “falsa” sobre operaciones militares rusas.

El mismo día, la junta directiva de la legendaria estación de radio Eco de Moscú (Ekho Moskvy) votó a favor de liquidar el canal y su sitio web bajo una intensa presión del gobierno ruso por su cobertura de la invasión a Ucrania.

La estación fue sacada del aire y su sitio bloqueado el 1 de marzo, al igual que la estación de televisión liberal Dozhd.

También el 3 de marzo, el Ministerio de Educación de Rusia realizó una “lección en línea” para explicar a los escolares y sus maestros “por qué era necesaria la misión de liberación en Ucrania”.

Con la guerra sin motivos del presidente Vladimir Putin contra la vecina Ucrania entrando ya en su segunda semana, su gobierno ha intensificado su batalla interna, buscando no solo controlar la narrativa sobre la guerra y las consecuencias de las sanciones occidentales sin precedentes, sino también imponer una unanimidad nacional al estilo soviético, publica Radio TV Martí.

Una protesta contra la invasión de Rusia a Ucrania en San Petersburgo, Rusia.
Una protesta contra la invasión de Rusia a Ucrania en San Petersburgo, Rusia.. Reutets

“Esta guerra está cambiando a Rusia de una manera muy mala”, escribió en Twitter Sergei Utkin, jefe de la Sección de Evaluación Estratégica del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia Rusa de Ciencias. Sam Greene, director del Instituto de Rusia en el King’s College de Londres, ha escrito que Putin está “librando efectivamente dos guerras”, una en Ucrania y otra en casa.

“Putin está librando una acción de retaguardia para evitar que la economía y la guerra caigan en la mente de demasiados rusos comunes”, escribió en una publicación de blog.

Ivan Zhdanov, exdirector de la proscrita Fundación Anticorrupción del político opositor Aleksei Navalny que abandonó Rusia en 2021, expresó su urgencia en comentarios a Current Time, televisora en ruso dirigida por RFE/RL en cooperación con la VOA.

“O Rusia cambia ahora, o nunca lo hará”, dijo. “Este es el momento después del cual será demasiado tarde. O todo cambia ahora, en los próximos días y semanas, o Rusia se convertirá en otra Corea del Norte, sin Internet, sin acceso al mundo exterior”.

Navalny ha llamado a los rusos a protestar diariamente contra la guerra. Según OVD-Info, una organización no gubernamental que monitorea la represión política, más de 7.600 personas han sido detenidas por protestas contra la guerra desde la invasión del 24 de febrero. Más de 800 personas fueron detenidas por actividades contra la guerra en 36 ciudades el 3 de marzo.

Quizás no sea coincidencia que Ekho Moskvy se fundó en 1990 y la única otra vez que se cerró fue brevemente en agosto de 1991, cuando cientos de miles de rusos salieron a las calles para oponerse al golpe de estado inspirado por la KGB contra el presidente soviético Mikhail Gorbachev. Los periodistas de la estación prometieron continuar informando utilizando las cuentas de redes sociales de Ekho Moskvy.

Anteriormente, la agencia estatal de monitoreo de prensa Roskomnadzor ordenó a los medios que dejaran de usar palabras como “guerra” y “asalto” para describir la invasión de Ucrania y amenazó con bloquear muchos medios de comunicación independientes, incluidos Current Time y RFE/RL, ambos sitios en lengua rusa.

El primer editor adjunto en jefe de Ekho Moskvy, Sergei Buntman, dijo a RFE/RL que el gobierno, de hecho, está imponiendo “censura militar en ausencia de una guerra o un estado de emergencia” porque el Kremlin insiste en calificar la invasión de Ucrania de ” operación militar especial.”

El analista de seguridad ruso Pavel Luzin le dijo a Current Time poco después de que se lanzara la invasión de Ucrania que la decisión de intervenir era parte del “cambio ideológico” más grande, perceptible en Rusia desde 2020 e impulsado por el Servicio de Seguridad Federal (FSB), heredero a la KGB soviética.

“Estoy más que convencido”, dijo el 25 de febrero, de que “estamos viendo una situación política interna en la que el FSB no solo está participando en el debate ideológico, sino que ha comenzado a actuar”. Operativos (actuales y retirados) del FSB, no solo están presentes en abstracto entre las élites gobernantes. Están en el Estado Mayor y en todas las juntas corporativas.

Putin fue oficial de la KGB durante mucho tiempo y dirigió el FSB en 1998-1999.

“En general, tal como yo lo veo, han decidido hacer realidad su idea de una Rusia desglobalizada”, agregó Luzin. “La idea de que es hora de detener todos estos juegos de los últimos 30 años y simplemente poner todo el antiguo espacio soviético bajo su control y, en resumen, meterse en su caparazón y vivir por su cuenta”.

Reprimir a Ekho Moskvy y otros medios de comunicación fue “un paso completamente esperado por parte de las autoridades”, dijo el economista y exfuncionario del banco central ruso Andrei Cherepanov.

“Si les permitieran seguir transmitiendo tales programas, entonces el público habría sabido la verdad sobre lo que está sucediendo en la guerra de Putin en Ucrania”, dijo al Servicio Ruso de RFE/RL. “Y tan pronto como se enteren, se producirán revueltas pidiendo el fin de la guerra”, declaró Cherepanov.

Al mismo tiempo, la televisión rusa controlada por el estado y otros medios de comunicación están impulsando las risibles afirmaciones del Kremlin de que Ucrania está gobernada por “nazis y drogadictos” siguiendo las órdenes de la OTAN y cometiendo un “genocidio” contra los rusoparlantes.

“Hablo con mucha gente”, dijo el crítico de televisión Aleksandr Melman.

“Hasta hace poco, antes de la guerra de Ucrania, me sorprendía que todos ellos -personas con diferentes niveles educativos, edades, moscovitas y no moscovitas- apoyaran a Putin, pero podíamos conversar normalmente. Ahora, hablando con las mismas personas, veo lo alto que ha subido el nivel de agresión, cómo simplemente exigen que hay que apoyar a Putin, apoyar la guerra”.

“Me hace pensar, lamentablemente, no en [el dictador soviético Josef] Stalin, sino en cómo en 1933 más o menos el pueblo alemán, el pueblo más culto del mundo, se convirtió en la imagen de su líder, Adolf Hitler”, agregó………

Foto: Internet, infolat

Vía: Radio TV Martí

Entrada siguiente

Los migrantes irregulares devueltos a Cuba suman 895 durante el año

sáb Mar 5 , 2022
Las autoridades migratorias de México devolvieron este sábado a Cuba a 34 migrantes irregulares, con lo cual suman los 895 deportados durante este año, incluyendo también los provenientes de Estados […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: